A fondo

Una enorme red de canalizaciones y depuradoras para tratar los vertidos de la región

Reciba la revista de cada mes en su domicilio

La red pública de depuradoras trata en estos momentos prácticamente todos los vertidos de la región, a excepción de los generados en la margen derecha del Asón, que no quedarán conectados a la EDAR de San Pantaleón hasta que se construya el Subfluvial bajo la ría que separa Laredo de Santoña. Los efluentes que hasta no hace tanto iban directamente a los ríos se depuran hasta dejarlos en condiciones de ser asumidos por el medio. Esta red se complementa con la que han creado las grandes industrias para sus vertidos, de forma que en poco más de 20 años se ha resuelto un problema histórico.


EDAR DE VUELTA OSTRERA.–Pocas estaciones depuradoras españolas serán más reconocibles por su nombre que la de la cuenca baja del Saja-Besaya. Desde mucho antes de construirse resultó polémica, porque el Río Besaya era uno de los más contaminados de España y, a pesar del interés de la propia Comunidad Europea en resolver su problema de contaminación, la depuradora se demoró mucho más de lo deseable. Una vez que decidido su emplazamiento, en la Vuelta Ostrera –un recodo de la Ría de Suances– volvió a resultar polémica, porque el emplazamiento, en plena marisma, no podía ser utilizado con estos fines, una notable paradoja porque pretendía salvar esos mismos estuarios, muy degradados por un siglo de vertidos industriales y urbanos. Un recurso de la asociación ecologista Arca obligó a que el propio Consejo de Ministros de José María Aznar tratase de legalizar la ubicación, pero sirvió de poco, porque ARCA logró que los tribunales le diesen la razón. Después de todas las dilaciones posibles, el Tribunal Supremo ha dejado perfectamente clara la obligación de derribarla, quizá para reconstruirla a pocos metros, porque el futuro emplazamiento no está decidido y no hay ninguna alternativa que no cause otros problemas.

Tanto los gobiernos del PP como del PRC-PSOE han tratado de salvar por todos los medios la depuradora de Vuelta Ostrera y no solo para evitar un gasto público que parece absurdo hacer dos veces. La EDAR ha dado un servicio extraordinario y, una vez que se revertió a la marisma gran parte del suelo que se rellenó para su construcción, su afección es muy limitada, su actividad no perturba a ninguna población y no requiere impulsiones, puesto que está en la parte más baja de la cuenca, casi al nivel del mar. Eso sí, nunca se construyó el emisario marino que debía lanzar las aguas depuradas mar adentro, por lo que vierte el agua depurada al estuario.

La EDAR de Vuelta Ostrera, con sentencia de derribo, en la que se recogen y depuran todos los vertidos de la cuenca baja del Saja-Besaya.

Gracias a un sistema de colectores generales de 80 kilómetros de longitud (solo incluyendo los de mayor diámetro), le llegan las aguas residuales urbanas de Cartes, Los Corrales de Buelna, Miengo, Polanco, Reocín, San Felices de Buelna, Santillana del Mar, Suances y Torrelavega, que hasta no hace tantos años iban a parar directamente al Saja o al Besaya, sin más miramientos.

Vuelta Ostrera podría llegar a gestionar la carga contaminante de unos 300.000 habitantes, con un pretratamiento, un tratamiento biológico de alta carga, espesamiento de fangos, digestión anaerobia y deshidratación de fangos. Antes de verter las aguas depuradas, las somete también a un tratamiento de desinfección, mediante rayos ultravioletas. Por tanto, es una de las más completas y, aunque no cuente con el emisario, hay un acuerdo general en que ha venido a resolver el gravísimo problema de contaminación que padecía el curso inferior del Saja-Besaya, en lo que también han colaborado muy significativamente que las fábricas de la cuenca hayan sido obligadas a construir sus propias depuradoras, algunas capaces de dar servicio a una ciudad entera, como es el caso de las que poseen Sniace, Solvay o Moehs.

La estación está gestionada por la empresa pública Mare.

EDAR DE CASAR DE PERIEDO. El Saja tiene su propia estación, para recoger y tratar las aguas residuales de Cabezón y Mazcuerras. También la gestiona Mare y está en Casar de Periedo, donde se realiza un pretratamiento, el tratamiento biológico, una decantación secundaria y un tratamiento terciario por ozonización que se incluyó pensando en las necesidades que creaba la existencia de una industria textil en la zona (Textil Santanderina).

Está dimensionada para tratar los residuos líquidos de 22.150 habitantes

Edar de Quijano de Piélagos. (Tratamiento de la Cuenca Media y Baja del Pas). Recoge los vertidos procedentes de Santiurde de Toranzo, Corvera de Toranzo, Puente Viesgo, Piélagos, Penagos, Santa María de Cayón y Castañeda. Consta de pretratamiento, desarenado-desengrasado, tratamiento biológico por fangos activos, decantación secundaria y desinfección por rayos ultravioleta. Vierte al Río Pas.

Desde su puesta en funcionamiento se ha ampliado notablemente y aún se ampliará más, puesto que en una de las últimas fases construidas, la del Alto Pas, se produce un gran aporte de aguas blancas, que han llevado al Gobierno a aprobar una ampliación, que ya está concluyéndose.

EDAR DE SUESA. Recoge y transporta, a través de 40 kilómetros de colectores y 23 estaciones de bombeo, las aguas residuales generadas en los núcleos de población del arco sureste de la Bahía de Santander y en la cuenca baja del Río Miera (Marina de Cudeyo, Medio Cudeyo, Entrambasaguas, Ribamontán al Monte y Ribamontán al Mar.

La EDAR de Suesa está dimensionada para 93.800 habitantes y dispone de tratamiento biológico de fangos, una decantación y un tratamiento terciario basado en filtración y desinfección con rayos ultravioletas.

EDAR DE ARENAS DE IGUÑA (Saneamiento de la cuenca alta del Besaya). En esta estación que Mare gestiona por sus propios medios se hace un pretratamiento, con tamizado de finos y desarenado-desengrasado. También hay dos reactores biológicos con desnitrificación y eliminación de fósforo, dos líneas de ultrafiltración, un tratamiento físico-químico y una desinfección por rayos ultravioletas, ya que está situada aguas arriba del punto donde se capta el agua para la comarca de Torrelavega.

Aunque está dimensionada para 20.000 habitantes, esta EDAR fue la primera de España de este tamaño en disponer de ultrafiltración.

EDAR DE SAN PANTALEÓN (Saneamiento de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel). Esta estación, que gestiona la propia Mare, se encuentra en un punto crítico, una de las zonas intermareales más importantes de todo el litoral cantábrico, tanto por su productividad biológica como por ser un lugar de paso para numerosas especies de aves migratorias.

La afluencia turística a la zona multiplicó la presión urbana y produjo una pérdida de calidad de las aguas, algo que el Saneamiento General de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel tiene como objetivo recuperar. Cuando esté completado, serán doce los municipios beneficiados:Ampuero, Argoños. Arnuero, Bárcena de Cicero, Colindres, Escalante, Laredo, Limpias, Meruelo, Noja, Santoña y Voto, además de Hazas de Cesto y Solórzano, que se han unido a este sistema de saneamiento.

El monte de El Brusco, en Santoña, está atravesado por dos grandes túneles en forma de Y, que canalizan todas las aguas residuales de la cuenca del Asón hacia la EDAR de San Pantaleón y luego los conducen al mar.

La EDAR de San Pantaleón está dimensionada para 324.500 habitantes, presenta una disposición clásica de tratamiento biológico de alta carga, formada por un pretratamiento, espesamiento de fangos, digestión anaerobia y deshidratación. El reactor biológico consta de tres líneas, para adaptarse mejor a los caudales de entrada y facilitar las labores de mantenimiento.

Las aguas tratadas se canalizan a través de un enorme túnel construido bajo el monte de El Brusco hasta el emisario submarino que parte del extremo de la playa de Berria, para su vertido mar adentro. A través de este emisario también se evacúan, en episodios de lluvias, los excedentes que la planta no puede admitir, tras hacerles un pretratamiento.

EDAR DE CASTRO URDIALES. Esta estación que Mare gestiona por sí misma realiza el saneamiento de todos los vertidos de Castro Urdiales. Tiene capacidad para tratar las aguas residuales de 83.200 habitantes con pretratamiento y tratamiento biológico. El vertido al mar se realiza a través de un emisario submarino.

EDARES LAS TINAS (Rías de Tina Mayor y Tina Menor). Mediante el saneamiento de la Ría de Tina Menor se recogen gran parte de los vertidos generados en el municipio de Herrerías para su depuración en la EDAR de Camijanes, cuyo efluente tratado se vierte al río Nansa. La EDAR está dimensionada para unos 1.000 habitantes y consta de pretratamiento, tratamiento primario y biológico y de línea de fangos.

El saneamiento de estas rías se completa con los colectores que recogen los vertidos de parte de los núcleos de población de Herrerías y Val de San Vicente y los conducen a la EDAR de Tina Mayor, en Unquera, la más importante de esta zona. Está diseñada para 16.000 habitantes y dispone de pretratamiento, reactor biológico, cámaras de ultrafiltración y desinfección con ultravioletas.

EDARES DE CASTRO CILLORIGO, ESPINAMA Y AREÑOS. La infraestructura de depuración más importante de Liébana es la EDAR de Castro-Cillorigo. Está dimensionada para una población de 18.500 habitantes y recoge y depura las aguas residuales urbanas generadas en los núcleos de Camaleño,Potes, Castro y Cabezón de Liébana para su tratamiento y posterior vertido al río Deva. La planta consta de un pretratamiento con desbaste de gruesos y finos; desarenado-desengrasado; tratamiento biológico y físico-químico, decantadores secundarios y desinfección ultravioleta.

El sistema de saneamiento se completa con una pequeña EDAR en Espinama de ultrafiltración, donde se tratan los vertidos de Fuente Dé, Pido y Espinama. Existe otra EDAR similar a la anterior en Areños, con capacidad para 500 habitantes, que asiste a los núcleos de Cosgaya, Treviño y Areños.

EDAR de Santander, en San Román, la primera gran depuradora que se construyó en Cantabria.

EDAR DE SAN ROMÁN (Santander y limítrofes). El saneamiento integral de la Bahía de Santander se desarrolló en tres fases diferenciadas y dio lugar a una red de colectores que, junto a los 22 bombeos, conducen el agua residual a la EDAR de San Román, que está diseñada para dar servicio a una población de 428.294 personas.La instalación consta de un pretratamiento con pozo de gruesos, desbaste, desarenado y desengrasado, reactores biológicos de alta carga, decantadores y una línea de espesadores de fangos y digestores. Los efluentes depurados se envían al mar, en las inmediaciones, a través de un emisario submarino.

La EDAR de San Román da servicio a gran parte de los núcleos de Santander, El Astillero, Camargo, Santa Cruz de Bezana, Villaescusa y Piélagos.

EDAR DE COMILLAS. El sistema de saneamiento que se puso en servicio en 2012 trata las aguas residuales de Comillas y de parte de los núcleos de Ruiloba y Valdáliga.

La EDAR de Comillas se diseñó para una población de 35.200 personas y dispone de un pretratamiento con tamizado de finos, desarenado-desengrasado, decantación primaria, tratamiento biológico mediante biofiltros y, finalmente, desinfección del efluente. La línea de fangos dispone de espesador, estabilización aerobia y deshidratación.

Esta EDAR presenta la peculiaridad de estar totalmente cubierta, dentro de un edificio, y es la única de las que gestiona MARE con tecnología de biofiltros.

EDAR DE RAMALES (Cuenca Media-Alta del Asón). Recoge las aguas residuales de parte de los núcleos de Ramales de la Victoria y Rasines.

La EDAR de Ramales vierte las aguas, una vez tratadas, al río Asón y está diseñada para una población de 7.200 personas. Cuenta con tratamiento biológico de fangos, incluyendo los procesos de nitrificación-desnitrificación, y de balsas de filtración por membranas. Igualmente, dispone de línea de fangos con espesador y deshidratación.

EDAR DE SAN VICENTE DE LA BARQUERA. Las aguas residuales de parte del municipio de San Vicente de la Barquera son depuradas en una EDAR diseñada para 10.000 habitantes, con un pretratamiento y tratamiento biológico completado con desinfección por ultravioletas, tras lo cual los efluentes se evacúan al mar. La línea de fangos consta de espesamiento por gravedad y deshidratación mediante centrifugación.

EDAR DE GURIEZO. Está diseñada para atender los núcleos del término municipal de Guriezo y varios de los pertenecientes a Castro Urdiales, y su capacidad potencial es de 12.800 habitantes. Consta de pretratamiento, desarenado y desengrasado, tratamiento biológico mediante canales de oxidación, decantación secundaria, filtración sobre lechos de arena y desinfección con rayos ultravioletas.

EDARIS DE SANTOÑA Y LAREDO (Industria conservera). Son dos depuradoras que dan servicio a las industrias conserveras de la zona. Ambas disponen de un sistema similar, consistente en un pretratamiento para la eliminación de sólidos, tratamiento físico-químico con adición de neutralizantes, coagulantes y floculantes, y posterior decantación. Los fangos obtenidos se acondicionan y se deshidratan mediante filtro-prensa.

En la actualidad, se está ampliando la EDARI de Santoña para duplicar su capacidad y adecuarla a las condiciones actuales de la de Laredo, diseñada para atender las necesidades de hasta 116.000 personas.

Inauguración de la depuradora de Liendo.

EDAR DE LIENDO. Sirve exclusivamente a los núcleos de población de su municipio y está dimensionada para dar servicio a 4.000 habitantes, pudiendo ampliarse hasta los 8.000. Cuenta con una planta compacta de pretratamiento equipada con rototamiz, desarenados y desengrasado, tratamiento biológico de ultrafiltración por membranas.

EDAR DE CAMPOO DE ENMEDIO. A la EDAR situada en Bolmir y Requejo le llegan los colectores de parte de los núcleos de población de Reinosa, Hermandad de Campoo de Suso y Campoo de Enmedio. El efluente se vierte, una vez tratado, al río Ebro.

La EDAR está diseñada para 20.000 habitantes y consta de pretratamiento, tratamiento biológico y decantación secundaria, además de disponer de una línea de fangos.

EDARES MUNICIPALES PEQUEÑAS. Mare también tiene encomendada la gestión de más de cincuenta pequeñas EDARes y fosas sépticas cuya competencia fue municipal en origen y que han pasado a ser autonómicas tras aprobarse el Plan General de Saneamiento y Abastecimiento. La tecnología de tratamiento de la mayor parte de ellas consta de pretratamiento, tratamiento biológico mediante fangos activos. Los fangos se decantan mediante un espesador por gravedad y se extraen para ser enviados a un gestor autorizado.

Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close