A fondo

El nuevo parque de tiendas de Maliaño refuerza la S-10 como el eje comercial regional

La construcción de Bahía Real supone una inversión de 50 millones y estará finalizada el último trimestre de 2020

La marisma de Alday fue una parte significativa de la bahía de Santander hasta el siglo pasado. Las escombreras de Nueva Montaña Quijano y Cros; el Polígono de Raos; la autovía y la construcción del centro comercial Valle Real y de El Corte Inglés acabaron por convertir este espacio intermareal en una zona de servicios. A finales del próximo año se abrirá en esta zona un tercer área comercial, Bahía Real, que acabará por consolidar el eje de la S-10 como el gran polo comercial de Cantabria. La marisma a la que nadie daba valor alguno, utilizada como escombrera, se ha convertido en una mina de oro.


El nuevo parque comercial y de ocio Bahía Real abrirá sus puertas en Maliaño en el último trimestre de 2020. Este mismo mes de abril empezarán las obras en el único espacio de la antigua fábrica de fertilizantes Cros que aún quedaba sin uso, a espaldas de Valle Real.

Los promotores han optado por no arriesgar en nada, ni en el emplazamiento (absolutamente testado por el éxito de sus rivales) ni por el nombre, que busca aprovechar la notoriedad pública de quienes ya están (Valle Real y el Centro Bahía de Santander), y se abona a la confusión al titularse Bahía Real, que dará lugar a no pocos equívocos para el cliente.

El futuro Bahía Real estará a solo unos cientos de metros del Centro Comercial Valle Real y en las inmediaciones del aeropuerto y del centro comercial Bahía de Santander –El Corte Inglés–. Una ubicación “absolutamente estratégica”, como reconoció el director de Desarrollo del grupo Citygrove –promotor de la construcción–, Manuel Gonzalo. Si se tiene en cuenta que en la Avenida de Parayas se encuentran también gran parte de los concesionarios de automóviles y algunas medianas superficies de hogar y decoración, es evidente que la S-10 se consolida como el polo comercial de la región.

Mercadona ocupará uno de los locales y la empresa de exhibición cinematográfica Ocine abrirá nueve salas. FOTOS: CITYGROVE

Manuel Gonzalo admite que las comunicaciones existentes resultarán vitales para el nuevo centro, “a pesar de no tener mucha visibilidad”, ya que se edificará detrás de Valle Real. Además de la cercana autopista, compartirá con Valle Real la estación de tren, y se valdrá del servicio de autobuses ya existente, lo que facilitará el acceso de los menores atraídos por su oferta de ocio.

El enclave de Alday le facilitará un ámbito de influencia de unas 600.000 personas (parte de ellas en Vizcaya), de las cuales 200.000 se encuentran a menos de de diez minutos –aquellas que residen en Santander, Camargo y Astillero–. Pero, sobre todo, se verá beneficiado por la capacidad de atracción de público de su vecino Valle Real, por el que pasan unos nueve millones de personas al año.

Bahía Real dispondrá de una superficie bruta alquilable de 20.000 metros cuadrados repartidos en dos alturas, lo que le proporciona espacio para 20 grandes tiendas y locales de ocio, con superficies que oscilarán entre los 300 y los 3.300 metros, además de 750 plazas de aparcamiento.

Buenas perspectivas

La promotora Citygrove y su socio Burlington, ambos anglosajones, esperan movilizar una inversión privada próxima a 50 millones de euros para poner en marcha el proyecto. Los representantes de ambas empresas se han mostrado muy satisfechos con la acogida que ha tenido la iniciativa entre las marcas de retail. El nuevo espacio se está comercializando “muy bien y muy rápido”, aseguran. Una prueba de ello es que con las obras aún sin empezar, ya está comprometida –y con contratos– el 60% de la superficie.

Una de las locomotoras será Mercadona. Los supermercados de Joan Roig no han querido desaprovechar esta oportunidad, aunque ya tenían suficientemente cubierta la zona, probablemente para evitar que se asiente un tercero.

Los cinéfilos de la región también van a estar de enhorabuena, ya que la empresa catalana Ocine pondrá a su disposición nueve salas de exhibición de última generación, que estarán acompañadas por varios locales destinados al ocio familiar y una gran oferta en materia de restauración.

Por su pequeño tamaño, el nuevo área comercial de Maliaño se especializará en medianas superficies.Otra de las que han confirmado su presencia es la cadena de tiendas de animales Kiwoko, que ya está asentada en el centro comercial El Alisal.

Mejora para Camargo

Puede que para Santander la apertura no sea una buena noticia, porque desplaza aún más al sur la actividad, ni para los comerciantes de la ciudad, que reciben a un competidor, pero el nuevo centro comercial es un regalo para Camargo, que sigue ganando protagonismo, y le permite resolver un viejo problema. Los promotores se han comprometido a rehacer el vial de acceso al polígono de Cros, hasta Makro, cuyos cráteres hacen casi imposible la circulación. Las obras deben ejecutarse en nueve meses y, necesariamente, exigirán una retirada de las escorias blancas que en su día se utilizaron como firme de la calzada, sin tener en cuenta que su capacidad absorbente de humedad provocaría en poco tiempo la pérdida de cualquier viso de horizontalidad y lo haría intransitable.

El edificio de Bahía Real tendrá dos plantas y un moderno diseño.

La operación urbanística también va a suponer la cesión al Ayuntamiento de los terrenos del Centro Municipal de Formación de Cros y el aparcamiento de La Vidriera, donde se crearán nuevas plazas de aparcamiento. Los promotores también asumen el derribo de unas naves de esa zona, cuyo desmantelamiento ha comenzado ya y concluirá este mismo mes.

Dentro del paquete de compensaciones, el Ayuntamiento ingresa 800.000 euros al monetarizar el aprovechamiento municipal.

Aunque la mayor parte de los intervinientes en el proyecto son empresas nacionales e internacionales, los promotores también han querido contar con firmas regionales, como las ingenierías Dynamis y Urbem o el bufete Sierra Herrera. Las obras también las realizará un contratista local, aunque aún no se ha formalizado el contrato.

El diseño le ha sido encomendado al estudio internacional Chapman Taylor; Dokei asumirá las labores de project management; Eversheds llevará el asesoramiento jurídico, y Gentalia, especialista en la gestión de parques comerciales y de ocio, ha sido encargada de comercializar los locales del centro y asumirá la gestión del complejo cuando se abra.

La estimación que hacen los promotores es que generará 400 empleos directos y 150 indirectos, en los que incluyen los temporales vinculados a la obra y los que se crearán una vez esté en funcionamiento el centro.

María Quintana

Reciba la revista de cada mes en su domicilio
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar