Nada es como parece

ENDEUDADOS.– Cada español debe ya a los bancos 17.977 euros. El asunto comienza a ser preocupante y no sólo en España. En Francia ya se ha legislado para impedir el sobreendeudamiento de las familias, pero siempre es difícil establecer cuál es el tope razonable y, más aún, el limitar un derecho. Con todo, las circunstancias son muy distintas incluso dentro del país. Un extremeño debe 9.233 euros de media, mientras que un madrileño adeuda 32.195. Entre medio está Cantabria, donde la deuda por habitante es de 13.737 euros que, a la vista del horizonte de pagos que tienen los madrileños, parece una nimiedad.

UN ARMA ELECTORAL MAS.– No hay nada como las elecciones para resolver problemas y acelerar gestiones. Este año podrá pedirse la devolución rápida del IRPF a partir del 1 de marzo, tras solicitar a Hacienda el borrador de declaración. El Gobierno ha debido pensar que si el mundo siempre se ve mejor con la barriga llena, la devolución del dinero también puede dejar un rictus de satisfacción a los votantes que acudan a las urnas el día 14. Nada que objetar, excepto que los impuestos quizá empiezan a estar demasiado manoseados electoralmente.

LOS TURISTAS MAS GASTADORES.– ¿Quienes son los turistas más rentables? La respuesta no es, como podía imaginarse, los japoneses, ni los norteamericanos, sino los argentinos. A pesar de la gravísima crisis económica que ha sufrido el país austral y de las espectaculares devaluaciones de su moneda, los datos de devolución del IVA en las compras a que tienen derecho los extranjeros demuestran que quienes más se gastan en su visita a España son los argentinos (580 euros por persona) y, a cierta distancia, los rusos (465) y los japoneses (441).
EL TERCER MUNDO, CANTERA DE LA INFORMATICA.– Si alguien pensó que apuntarse a las nuevas tecnologías garantizaba su futuro profesional, debió hacerlo en un país del Extremo Oriente, porque en el resto del mundo las cosas empiezan a ser muy distintas. El conglomerado industrial alemán Siemens ha decidido que los 15.000 informáticos que tenía en Europa Occidental y en EE UU sean sustituidos por otros tantos en India, China y Europa del Este, donde la programación es mucho más barata. No es la primera compañía occidental que toma esta decisión y la India y Paquistán ganan cada vez más enteros para convertirse en los suministradores mundiales de software.

SECUESTROS OCULTADOS.– Ha tenido que pasar un año hasta enterarnos del nuevo sistema de recaudación puesto en marcha por ETA a través de secuestros rápidos de empresarios. La divulgación por una revista nacional de que el pasado año la banda terrorista hizo diez de estos secuestros ha obligado al Gobierno a reconocer al menos cinco de ellos. No parece coherente que un Ejecutivo que utiliza con profusión el argumento genérico de la amenaza terrorista, oculte hechos tan concretos. Lo cierto es que, aunque no hayan tenido consecuencias luctuosas, los secuestros rápidos en los que el empresario se compromete a pagar una vez liberado son muy preocupantes, por la sensación de impunidad que generan. Y, desde luego, una muy mala noticia para la economía vasca y para la eficacia de la lucha antiterrorista el saber que los empresarios, una vez en su casa, no se sienten lo bastante seguros como para negarse a pagar.

LOS ULTIMOS, SERAN LOS PRIMEROS.– En la última crisis cíclica del automóvil, el mundo de la economía daba por cierta la caída inevitable de las marcas europeas –sobre todo las francesas, ligadas todas ellas al Estado– frente a la poderosa industria automovilística estadounidense y, en menor medida, ante la japonesa. Sin embargo, la evolución ha sido muy distinta. Renault, una de las supuestas perdedoras, devoró a Nissan –una de las supuestas ganadoras– y las marcas norteamericanas cada vez bajan más en las preferencias de los consumidores europeos. En el último año, sólo en el mercado español consiguieron un cuarto lugar del ranking de los modelos más vendidos, mientras que en Francia no entraron entre los diez primeros y en Alemania sólo pudieron conseguir un octavo puesto.

LUJOS AUTONOMICOS.– La Generalitat valenciana está exultante porque su Ciudad de las Artes y las Ciencias sólo perdió 30 millones de euros en el último ejercicio, frente a los 47 del año anterior. Lo cierto que el espectacular complejo, a pesar de su éxito turístico, se ha convertido en una sangría tan grave como el parque Terra Mítica. Todas las autonomías empiezan a acumular este tipo de problemas, pero ninguna cede a la tentación de embarcarse en proyectos faraónicos que perpetúen a sus promotores, aunque sólo sea en la memoria de los que en un futuro tengan que pagar las deudas acumuladas.

Reciba la revista de cada mes en su domicilio
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar