Nada es como parece

Reciba la revista de cada mes en su domicilio

EL REINO DE LAS PATRONALES.– Si algo no falta en Cantabria son asociaciones empresariales. Cada disidente de una, crea otra. Los que perdieron la votación en la que se modificaban los estatutos de la CEOE reforzando el poder del presidente, han salido de la organización para crear una nueva federación, Cecan. La impulsa Miguel Angel Cuerno y su Federación de Comercio Coercan, que nunca se ha sentido cómoda en la CEOE, y se adherirá a ella la Federación de Empresarios de Cantabria (FEC), promovida por José Gómez Otero (Pymetal) y Fidel González Cuevas (Asociación de Promotores y Constructores), que no había podido demostrar su representatividad para participar en las mesas de concertación. Ahora, la suma de ambas organizaciones podría conseguir ese objetivo. Con esta nueva salida, Mirones se ha quedado definitivamente sin disidencia interna en CEOE, pero ha visto como se consolida la externa, que parecía en vía muerta. La nueva federación, en cualquier caso, aún tiene que pasar una prueba de fuego: el reparto de cargos.

SAUNIER, DEL CIELO AL INFIERNO.– El que un equipo ciclista cántabro deslumbrase en el Tour frente a otros con el doble de presupuesto era un motivo de orgullo para la región. El Saunier Duval estaba haciendo historia con sus triunfos pero las cosas pueden cambiar de la noche a la mañana y ha hecho historia con su forzado abandono. Después de ser detectado el dopaje por EPO de uno de sus corredores más brillantes, Riccó, ganador de dos etapas, el Saunier ha tenido que dejar la carrera y el mundo parece hundirse para el equipo. Ahora que la marca francesa de calderas ha decidido retirar el patrocinio, tendrá que encontrar otros valedores para conseguir la continuidad. De lo contrario, será otra empresa cántabra que sumar a las caídas por la crisis.

LAS AUTONOMIAS QUIEREN DINERO CONTANTE Y SONANTE.– La nueva financiación autonómica va a esperar. Las regiones poco pobladas, como Cantabria, no aceptan el criterio de población para el reparto y tanto las comunidades socialistas como las populares rechazan la propuesta de Solbes, que no ofrece más dinero sino que se limita a autorizar que las autonomías puedan presupuestar con déficit este año y el próximo, algo que por otra parte ya daban por hecho, puesto que la ley lo admite siempre que el PIB crezca menos del 2%. Pero de dinero concreto, nada. El Estado, que también empieza a estar escaso de fondos, se limita a condicionar la suficiencia autonómica –esa cantidad extra que reparte cada año entre las regiones– a su propia disponibilidad presupuestaria y, como es evidente que no tiene mucha disponibilidad, las comunidades autónomas, no tragan. Ellas quieren hablar de dinero y no de números rojos.

CIERRA UNA PLANTA QUIMICA EN GUARNIZO.– Kemira Ibérica, una empresa de capital finlandés que fabrica aditivos químicos para el tratamiento de aguas y para la industria papelera, va a cerrar su planta de Guarnizo y solo mantendrá en Cantabria la que tiene en Torrelavega. La multinacional ya anunció en junio que tenía problemas económicos debido al aumento de los costes de producción.
EL SANTANDER, CADA DIA.– El Banco Santander es una fuente inagotable de noticias. En el mismo mes, Chaves le fuerza a venderle su filial venezolana; decide desprenderse de dos importantes divisiones de negocio y, cuando otros intentan capear la crisis como pueden, hace una demostración de fuerza y compra el banco británico Alliance & Leicester, que está entre los diez mayores de Inglaterra. Es cierto que el Alliance no pasaba por buenos momentos y su cotización se estaba hundiendo, pero el banco cántabro cree que no corre peligro y menos cuando le inyecte1.250 millones de euros, una cifra que tendrá que sumar a los 1.500 que ha pagado por él. Una vez fusionado con el Abbey, el Santander tendrá casi mil oficinas y 23.000 trabajadores en el Reino Unido, lo que le convierte en el quinto banco del mercado británico.

LOS COCHES DE JUGUETE SON MAS NEGOCIO.– General Motors ha sido durante muchos años la empresa más potente del mundo, pero el gigante americano ya ha dejado de ser el mayor constructor de coches, superado por Toyota, y su valor en bolsa está cayendo en picado, tanto que ha sido superado por el fabricante de coches de juguete Mattel y eso que también ha tenido pérdidas. La paradoja no es pequeña. Que los inversores crean que producir cochecitos de metal va a ser más rentables a medio plazo que hacer Cadillacs, Pontiacs, Hummer, Opel o Chevrolets de verdad (algunas de las muchas marcas de General Motors) es para detenerse a pensar. Y mucho.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close