Sin categoría

HOTEL SAN JUAN

Nuevo Lexus UX

Las expectativas que despierta el sector turístico en Cantabria ha impulsado vocaciones empresariales en personas que hasta ahora no estaban vinculadas a esta actividad. Así ocurre en muchos de los hoteles abiertos en los últimos años, donde un grupo de emprendedores sin tradición hostelera familiar han tomado la iniciativa de poner en pie nuevos establecimientos, confiados en el futuro que aguarda a Cantabria como destino turístico en alza.
Como en otras sagas familiares que les han precedido, la familia González Gutiérrez es un buen ejemplo del entusiasmo con el que irrumpen en el sector estos empresarios. Aunque el núcleo del negocio familiar sea la construcción y promoción inmobiliaria, tres de los hijos, Arancha, Juan José y Oscar, han optado por abrir sus propios establecimientos hoteleros. El camino emprendido por Arancha con la apertura de los hoteles Sandra I y Sandra II en Suances ha sido continuado por sus hermanos Juan José y Oscar. El primero de ellos como propietario del Hotel Camargo, en Igollo, y en el caso de Oscar, y tras adquirir experiencia en la gestión hotelera trabajando en ambos establecimientos, con la apertura el pasado mes de abril del Hotel San Juan, un establecimiento de tres estrellas situado en Revilla de Camargo.
El edificio, de nueva construcción y traza sencilla y acogedora, consta de 34 habitaciones, cuatro de ellas individuales, distribuidas en tres plantas. La estructura agaterada de las habitaciones de la bajocubierta les confiere un atractivo especial. Todas ellas cuentan con un equipamiento que asegura su confortabilidad: climatización, mini-bar, caja de seguridad, TV con radio incorporada, antena parábolica y teléfono directo.
El hotel se levanta sobre una parcela de 3.200 metros cuadrados, de los que 500 se han destinado a crear una zona verde que circunda el edificio y que se completa con una piscina de 14 metros de longitud y seis de anchura y una zona de aparcamiento capaz de albergar 45 automóviles.
Una cafetería, un restaurante y un recoleto salón social completan la gama de servicios con los que el establecimiento aspira a convertirse en un referente hotelero en el valle de Camargo.

Un marco rural

Uno de la rasgos que singularizan Cantabria es la posibilidad de encontrar a escasa distancia de su capital rincones y lugares que, a pesar de la presencia de nuevas construcciones no han perdido aún ni el encanto ni la capacidad de sugestión de un paisaje semirrural no demasiado desnaturalizado.
La elección del sitio en el que se levanta este nuevo hotel responde en gran medida al deseo de ofertar a los viajeros que se desplazan a la región un alojamiento que a la par que les sitúa muy cerca de Santander, les permite disfrutar del sosiego de un entorno no urbano.
La proximidad de la carretera nacional Santander-Burgos facilita un rápido desplazamiento hacia cualquier punto de la región y especialmente hacia lugares con un especial atractivo para el turista como el Parque de la Naturaleza de Cabárceno. La tranquilidad, la ausencia de ruidos y un entorno en el que predomina la verde presencia del paisaje, forman parte de los alicientes de esta nueva oferta hotelera que también se apoya en precios muy competitivos.

Las previsiones turísticas

Con apenas dos meses de actividad, el promotor del Hotel San Juan y único propietario, Oscar González, ha conocido ya los inconvenientes que puede deparar a su nuevo sector la climatología de Cantabria, sobre todo si coincide con un largo puente como el que a principios de mayo disfrutaron los madrileños –un turismo con especial incidencia en la región–. La escasa afluencia de visitantes se pudo ver afectada, además, por la optimista predicción que situaba en un 80% la ocupación que se esperaba. “Es verdad que el tiempo nos jugó en mayo una mala pasada –señala Oscar González–, pero también lo es que ese tipo de predicciones puede acabar desincentivando a los turistas, que piensan que no van a encontrar sitio o que les va a resultar más caro”. El reciente comunicado de la Asociación de Hostelería pidiendo a las autoridades de Turismo que se abstengan en el futuro de realizar previsiones de ocupación, indican que ésta es una convicción compartida por el sector.
El turismo de fin de semana, una modalidad en auge, es uno de los objetivos del Hotel San Juan, cuyos precios en julio y agosto se moverán entre las 8.000 y las 14.000 pesetas. En temporada baja, el precio del alojamiento no excede de las 6.000 pesetas la habitación doble y 30 euros (5.000 pesetas) la individual, con una oferta especial para comerciales y empresas situada en 24 euros (4.000 pesetas).
La dedicación a este proyecto ha apartado momentáneamente a Oscar González de su actividad como promotor inmobiliario, una ocupación que piensa compatibilizar en el futuro con esta nueva faceta hotelera; un impulso empresarial que no se agota en el Hotel San Juan dado que piensa ya en nuevos proyectos hosteleros en otras localidades de Cantabria.

Reciba la revista de cada mes en su domicilio
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close