AEXCA y el Gobierno regional reclaman al Estado inversiones para Cantabria

Reciba la revista de cada mes en su domicilio

La tibia reacción que se apunta en algunos ámbitos de la economía cántabra, como el turismo o el comercio, está aún muy lejos de llegar a sectores especialmente dañados por la crisis. Es el caso de los excavadores, para los que la perspectiva de otro año más en blanco, ante la falta de inversión en obra pública, les genera un gran desánimo.
Esta sensación se la han trasladado al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, que ha coincidido con la Asociación de Excavadores de Cantabria (AEXCA) en la necesidad de reclamar al Estado la puesta en marcha de inversiones y obras en la comunidad que favorezcan el desarrollo regional y dinamicen el sector de la construcción y la excavación.
Aunque son muchas las grandes infraestructuras ya ejecutadas, en Cantabria siguen quedando objetivos en los que AEXCA ha puesto el foco, al entender que su puesta en marcha puede devolver la vida a un sector en el que las pocas empresas que todavía aguantan se ven en trance de desaparecer.
En concreto, AEXCA ha transmitido al presidente regional que considera necesario reclamar al Estado actuaciones en el Puerto de Santander, la puesta en marcha de la variante Torrelavega-Gornazo y, especialmente, una conexión ferroviaria de pasajeros y mercancías moderna que una Santander y Bilbao.
Las urgencias de excavadores y constructores requieren mucho más volumen de inversión del que pueden ofrecer los escuetos recursos con que cuenta la autonomía. Para este año, la Consejería de Obras Públicas y Vivienda dispone de una capacidad de inversión de 68 millones de euros, de los 85,6 que suma su presupuesto, que se emplearán en carreteras, obras municipales y puertos, con la idea de concentrar en el segundo semestre el mayor esfuerzo en licitación de obra pública.
Los principales objetivos son la conservación de carreteras (8,9 millones de euros) y obras como un nuevo vial entre Viveda y Duález, para aliviar los atascos de Barreda, o el acceso del polígono industrial de Morero por el Crucero de Boo, que facilitará la salida del tráfico pesado hacia la Autovía.
Otra parte significativa del presupuesto de Obras Públicas (6 millones de euros) se dedicará a la mejora de las infraestructuras y equipamientos en los puertos pesqueros de la región. Entre esos trabajos destaca la construcción de una nueva lonja de pescado en Colindres, de un almacén en Laredo y el inicio de un nuevo puerto deportivo en San Vicente de la Barquera.
AEXCA también ha solicitado al presidente regional que las obras, a la hora de ser adjudicadas, se dividan por lotes de menor tamaño, de forma que generen actividad y empleo en un mayor número de empresas.
En cualquier caso, se trata de pequeñas actuaciones que no bastan para compensar la ausencia de inversiones estatales. Ya el pasado año, según datos del Ministerio de Fomento, la licitación oficial cayó en Cantabria un 39% de enero a noviembre, hasta los 107 millones de euros, mientras que en España, la disminución sólo fue de un 11%.

Implicar al Ayuntamiento de Santander

La ausencia de obra pública no es el único problema que preocupa a los excavadores. Desde hace mucho tiempo, su Asociación viene manteniendo una lucha infatigable para que se garantice el pago a los subcontratistas en los plazos previstos por la ley. En su reunión con Revilla, AEXCA le trasladó la necesidad de extender las cláusulas de agilización de los plazos de pago a contratistas y subcontratistas que ya aplican las Consejerías de Obras Públicas y Medio Ambiente, a otros departamentos y empresas públicas autonómicas. Ya se han dado algunos pasos en ese sentido y la Consejería de Presidencia ha enviado una circular a las restantes para que incluyan estas cláusulas en sus pliegos de licitación.
El Gobierno regional es solo una de las administraciones que pueden adoptar estas medidas; también pueden hacerlo las municipales, y la Asociación de Excavadores de Cantabria ha remitido un escrito a todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Santander para pedirles que el Consistorio tome medidas para que las empresas subcontratadas puedan tener garantizado el cobro de sus servicios en unos plazos razonables.
Según señalan los excavadores, el Ayuntamiento de Santander es “el que más obra productiva contrata en Cantabria” y el plazo que tiene de pago a proveedores es de 10,6 días de media. Por ello, AEXCA ha pedido a todos los grupos municipales que apliquen en los pliegos de condiciones de las obras las medidas que estudia el Gobierno de Cantabria.
A la espera de la reunión que van a tener con el grupo municipal socialista, la respuesta más contundente ha sido la del PRC. Su representante, José María Fuentes-Pila, ha manifestado que no puede entender que la Administración municipal haga oídos sordos a una reclamación que está dentro de las obligaciones del Consistorio y va a exigir al equipo de gobierno que los pliegos de contratación incluyan estas cláusulas de agilización de los plazos de pago a los subcontratistas.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close