Las explotaciones de ‘Carne de Cantabria’ se duplican

En la última década

Las explotaciones con Indicación Geográfica Protegida ‘Carne de Cantabria’ han crecido un 88% en la última década, al pasar de las 251 que había en 2008 a las 474 de 2018. Este crecimiento contrasta con un pequeño retroceso del 0,8% en el último año, el primero que se registra en una década de aumento constante, y que no ha repercutido en el número de animales sacrificados.

En concreto, el año pasado pasaron por el matadero 2.885 reses con la IGP ‘Carne de Cantabria’, un 8% más que en 2017. Hace diez años los animales sacrificados con la IGP fueron apenas 890.

En Cantabria hay tres mataderos para la IGP ‘Carne de Cantabria’ (llegó a haber cinco en 2010) y tres salas de despiece.

Para que la carne de una res pueda venderse con esta acreditación, el animal debe ser de la comunidad autónoma y de las razas tudanca, monchina, asturiana, pardo-alpina o limusina. Su alimentación debe estar adaptada a las normas tradicionales de aprovechamiento de pastos, incluidos los periodos de pastoreo en el monte.

Además, los animales deben estar mamando de sus madres un mínimo de tres meses y deben consumir al menos un 50% de sus necesidades alimenticias en forma de forrajes producidos en Cantabria. La carne puede ser de ternera, añojo, novilla o buey.

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar
Cerrar