Algunas de las inversiones más recientes en el sector alimentario

En el medio rural se dan muy pocas actividades que no estén vinculadas al sector agroalimentario. Cuando la pérdida de rentabilidad de la ganadería redujo las inversiones, se produjo una huida masiva del campo hacia el entorno costero, el único con perspectivas de empleo. Sin embargo, el progresivo aprecio de los consumidores por los productos cántabros y un nuevo concepto de la alimentación, más vinculada a las producciones sostenibles, están haciendo despertar las iniciativas, que ya no se limitan a la transformación de leche o a las semiconservas de pescado. Primero fueron las queserías y más tarde se han ido sumando otras alternativas, que van desde los vinos y licores (orujos, ginebras, e incluso vodkas), a los procesados de carne, los arándanos, los caracoles o los postres. Aquí se reflejan algunas de las principales inversiones realizadas en el sector alimentario en los últimos cuatro años.


Inversión de 14 millones en Andros La Serna

El grupo Andros La Serna ha acometido una inversión de 14 millones de euros para ampliar la capacidad de su planta de yogures de Iguña, con el objetivo de añadir dos nuevas líneas de producción y modernizar las instalaciones. Con ello tenía previsto crear 30 empleos.

Las mejoras tienen previsto aumentar en un 80% el almacenamiento y abastecimiento de leche y en un 60% la producción para este ejercicio. La Consejería de Alimentación ha ayudado a esta compañía francesa, que opera en España bajo la marca Dhul, con una subvención de 3,2 millones de euros.

La familia Huerta rescata Conservas Fredo

Estrella del Norte no pudo resistir los efectos de la crisis económica y entró en liquidación el año pasado. Entonces apareció el Grupo Horizont, propiedad de la familia Huerta, dispuesta a reflotar e impulsar esta empresa enclavada en el Polígono de Laredo. Para ello, ha realizado una inversión inicial de 5,5 millones de euros, y ha adquirido 150 toneladas de anchoas del Cantábrico.

Siderit inaugura una nueva destilería

Los fundadores de Siderit, David Martínez y Rubén Leivas, pusieron en marcha esta destilería de bebidas premium que ha lanzado el éxito en mercados tan controlados por las multinacionales como los de ginebras, vodkas o vermuts.

De las 6.000 botellas que producían al año en una nave de 80 m2 han pasado a 250.000, en su nueva planta de Puente Arce, comercializándolas en más de 35 países.

La empresa ha empleado 450.000 euros en la maquinaria de la nueva planta, donde ya se fabrican más de veinte referencias y su objetivo más inmediato es el whisky, con el que pretende alcanzar el mismo éxito que con la ginebra.

Barquillos para 35 países

La empresa pasiega Barquillos Gonzalo Ríos se dedica desde 1958 a la elaboración de galletas para helados. En sus comienzos, distribuía conos a clientes de la zona y ahora, dirigida por Jesús Ríos, de la tercera generación, llega con sus productos a 35 países, aunque sus principales compradores están en Europa.

La empresa ha hecho una importante inversión para modernizar su fábrica de Nueva Montaña para hacer frente a esta expansión comercial, y la Consejería de Alimentación le ha facilitado una ayuda de más de 640.000 euros.

Sobaos Joselín construye una nueva fábrica en Selaya

El sobao es uno de los productos más representativos de la región. En su difusión tiene bastante que ver la empresa familiar Sobaos Joselín, encabezada ahora por María Ángeles, que acaba de iniciar una nueva etapa tras invertir cuatro millones de euros en una nueva fábrica en Selaya con la que podrá triplicar su producción.

Casa El Macho, otra empresa del sector muy conocida, también ha realizado inversiones significativas por las que ha percibido  una subvención de cerca de 176.000 euros.

Panusa alcanza los 225 trabajadores

H an pasado diez años desde que Panusa abrió su fábrica de masas de pan del Polígono de Morero y desde entonces ya ha acometido tres ampliaciones, con las que se ha conseguido aumentar su producción en 88 millones de barras de pan anuales. En 2006, contaba con una plantilla de 120 trabajadores y ahora alcanza los 225. La empresa no solo ha incrementado su capacidad sino que ha multiplicado la variedad de panes que fabrica y suministra a buena parte del país.

En la última ampliación, destinada a atender el crecimiento de la demanda empleó once millones de euros y el Gobierno de Cantabria le concedió una ayuda de 1,3 millones.

Ampliación de la sala de despiece de Camarsa

Después de trabajar en Cuher, Pedro Díaz, de Bárcena de Pie de Concha, puso en marcha hace treinta años esta compañía dedicada al despiece y venta de carne de vacuno, ovino, porcino, huevos y embutidos al por mayor, destinados al sector hotelero, colegios y otros centros públicos.

Camarsa ha tenido un rápido crecimiento en los últimos años y ya está entre las 70 empresas cárnicas más importantes del país, con siete centros de trabajo repartidos por Cantabria y Vizcaya. La compañía ha puesto en marcha un proyecto para construir unas nuevas instalaciones en el Polígono de Trascueto, que incluirán salas de despiece y de elaboración cárnica, en una nave anexa a las actuales instalaciones, una inversión que ha sido subvencionada por el Gobierno de Cantabria con una aportación económica de 568.000 euros.

Agrocantabria fabricará también queso y yogur

Cada año disminuye el número de ganaderos productores de leche. Al inicio de 2018 había 1.247 y al final del mismo ejercicio, 72 menos.

La mayor cooperativa ganadera, Agrocantabria, no se resigna a esta evolución y ha acometido un programa a tres años destinado a aumentar la producción de piensos en su fábrica de Tanos, que pasará de 71.000 toneladas a 110.000. Su estrategia también va dirigida a obtener productos de mayor valor añadido y, a partir de ahora transformará parte de la leche de sus asociados en queso y yogur. La Consejería de Medio Rural le ha concedido una ayuda de 48.000 euros.

El Buen Pastor moderniza sus instalaciones

La empresa lechera El Buen Pastor ha modernizado su fábrica, para mejorar la logística, introducir una nueva línea de producción, demoler alguna nave en desuso y reacondicionar la de leche en polvo. Para apoyar su inversión, la Consejería de Medio Rural le ha concedido una subvención de 283.000 euros.

Esta industria láctea recoge leche de 28 granjas del Pas y alrededores.

La planta de Altadis se convierte en la única de la compañía en España

Cantabria tuvo suerte en los planes de reestructuración de las fábricas de Altadis, propiedad de la británica Imperial Brands. Después de cerrar la factoría de la Rioja, la fábrica cántabra, situada en el Polígono de Entrambasaguas, se ha convertido en la única de la compañía en España que produce cigarros. Se trata de una industria moderna que también ha concentrado la producción de las fábricas de Imperial Tobacco de Estrasburgo (Francia) y Bristol (Reino Unido), que cerraron entre 2009 y 2010.

Debido a estas absorciones, la fábrica de cigarros de Cantabria ha visto incrementada notablemente su producción y su exportación, siendo los principales mercados Alemania, Francia y Reino Unido.

El cultivo de arándanos se consolida

Una actividad casi desconocida hace diez años, la recogida de arándanos, se ha convertido en una de las más relevantes de la agricultura local, gracias al impulso de compañías como Campoberry o Aranberry. Esta última, ubicada en Rasines, comenzó en 2012 a cultivar variedades como ochlockonee y aurora, con las que produce zumos, licores y mermeladas por métodos artesanales.

Campoberry, por su parte, ya tiene tras de sí una larga experiencia, al exportar a los países nórdicos, Suiza y Alemania, y ha plantado para terceros 150 hectáreas, por toda la Cornisa Cantábrica.

Patatas fritas en bolsa de Valderredible

Cuando David Fernández dejó el mundo de la construcción, encontró una oportunidad de negocio en las patatas de Valderredible, que siempre había comido. Una idea que materializó en junio del año pasado, al salir al mercado sus bolsas de patatas fritas artesanas de Valderredible, con la marca ‘Vallucas’.

La fábrica, instalada en Villanueva de la Nía, produce 4.000 bolsas de patatas fritas al día, un volumen que está a punto de doblar.

La inversión inicial para poner la empresa en marcha fue de 220.000 euros, de los que el Gobierno regional aportó 63.000 a través de Sodercan y la consejería de Medio Rural.

Ampliación de capacidad de Sobaos Vega Pelayo

La empresa Vega Pelayo (La Constancia) ha aumentado la capacidad de producción de su planta de sobaos de Guarnizo en un 19% con lo que prevé alcanzar una facturación de diez millones de euros este año. En la actualidad, su volumen de fabricación es de 1.200 kilos de masa a la hora, lo que equivale a 44.000 sobaos.

Una de las metas de esta compañía familiar es realizar proyectos en I+D para elaborar sobaos más saludables, orgánicos y libres de aceite de palma. La Consejería de Alimentación ha apoyado la inversión con una ayuda de 56.000 euros.

Los primeros helados ecológicos

La primera heladería ecológica de Cantabria se encuentra en Servillas (Campoo de Yuso) y comenzó a fabricar helados artesanos en 2015, cuando su gerente, David Saiz, apostó por llegar al público final con su producción lechera, para lo que también instaló máquinas expendedoras de leche pasteurizada. Un año después, la empresa decidió ampliar su oferta con yogures naturales.

Para impulsar el crecimiento de esta empresa, la consejería de Medio Rural financió el proyecto con 120.000 euros en esta legislatura.

Resucita con brío la piscifactoría de Tinamenor

Tras el concurso de acreedores de Tinamenor, que acabó en liquidación de la empresa, la compañía de Guadalajara Naturix se hizo cargo de las instalaciones y de los 42 trabajadores de la plantilla. La nueva propietaria ha puesto en marcha un proyecto innovador, de acuicultura ecológica, con una inversión de cinco millones de euros.

Recientemente, el Gobierno cántabro ha subvencionado con 500.000 euros la remodelación de la piscifactoría, que incluye la ampliación de la unidad de producción de alevines, una instalación de producción de alimento vivo de mayor capacidad y un almacén frigorífico para materias primas. La mitad de la subvención procede del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca.

Somarroza se convierte en un referente en sidra

En 2010, el lagar de Somarroza decidió vender al público una parte de la sidra que producía. Era el primero de Cantabria que lo hacía. Desde entonces se ha convertido en una marca conocida dentro y fuera de la región; ha ganado un pleito sonado (el derecho de uso de la botella verde tradicional, que los asturianos reclamaban como propia) y ya produce seis tipos de sidra artesanal de alta calidad, elaboradas con manzanas de Cantabria, que en parte proceden de huertos propios.

La empresa de Jesús Gómez Solórzano ha recuperado una actividad que fue tradicional en Cantabria, tierra de manzanos, y ya es conocida fuera de la región.

Nace una supergranja de caracoles para alimentación y cosmética

La granja ‘Helicious’, ubicada en Loredo, ha empezado a vender sus caracoles, con el objetivo de colocar en el mercado 60 toneladas cada mes y medio, utilizando para ello un régimen de producción intensivo que cuadruplica o quintuplica el rendimiento de la extensiva.

Las instalaciones ocupan una hectárea, con una zona de servicios de otros 4.000 metros. Tiene una capacidad de 96 parques, cubiertos de la intemperie por invernaderos, en los que se pueden criar simultáneamente hasta 25 millones de caracoles.

La producción se inició el año pasado y va dirigida al mercado alimentario nacional e internacional, donde la demanda de caracoles crece a un ritmo sostenido, y a la cosmética, donde es muy apreciada la baba que segregan.

Nestlé reduce drásticamente el consumo de agua en la fabricación

Nestlé ha invertido más de 12 millones de euros en la mejora medioambiental de su fábrica ubicada en La Penilla de Cayón (Cantabria) desde 2010. Entre las inversiones recientes más relevantes destaca la instalación de un calentador de aire para la torre de secado de leche, así como la renovación de la turbina de la planta de cogeneración, a la que ha destinado más de cuatro millones de euros y que proporciona el 85% de la energía que necesita la planta.

Asimismo, entre 2012 y 2015 invirtió 1,5 millones de euros en la instalación de circuitos cerrados en los sistemas de refrigeración de los procesos productivos, con los que ha conseguido reducir en un 83% del volumen de agua por tonelada de producto fabricado.

Iparlat da un impulso a su fábrica de Renedo

El grupo Iparlat, fabricante de la leche de Mercadona, ha realizado unas inversiones de 7,9 millones de euros en la fábrica cántabra de su filial Andía Lácteos, con una subvención de 1,4 millones por parte del Gobierno regional. La inversión ha ido destinada a la compra de equipos para la elaboración de leche sin lactosa; la instalación de una línea nueva de UHT con envase aséptico; la modernización de otra línea de esterilizado continuo y la mejora de la ventilación y la climatización de varias salas.

La fábrica cántabra, especializada en leches básicas y batidos que envasa en botella y slim ya había hecho otras mejoras anteriormente y ha empleado 16,3 millones en la modernización de la fábrica, de los que en torno a 2,8 procedieron de ayudas públicas.

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar
Cerrar