Nada es como parece

LO QUE REALMENTE AFECTA AL TURISMO.– Que suban los precios de los hoteles es malo para el turismo. Que suba el precio del alcohol, es peor. Así de sorprendente. Un estudio reciente demuestra el tirón que tiene España para muchos turistas europeos por el simple hecho de que las bebidas alcohólicas son baratas. De hecho, el consumo de bebidas es uno de los conceptos de gasto turístico más importantes, al concentrar el 13% del dinero que los extranjeros emplean en España. Con estos datos se intenta defender la patronal de bebidas alcohólicas para convencer al Gobierno de que no debe subir los tipos fiscales que se aplican al alcohol.

CUANDO LAS BARBAS DEL VECINO…– Las cosas no marchan bien en Asturias. La decisión simultánea de tres multinacionales de cerrar otras tantas plantas ha creado un notable nerviosismo en una comunidad donde nunca acaba de desaparecer la sensación de crisis. Y es que no resulta fácil admitir simultáneamente una reducción de más de 1.500 empleos en Aceralia propietaria de la planta de la antigua Ensidesa, el cierre de una de las plantas de DuPont, concretamente la dedicada a la fabricación de THF, uno de los componentes de la lycra, y la amenaza de Suzuki de trasladar su fábrica de motos de Gijón a la provincia de Madrid.

MUCHOS MENOS PROVEEDORES.– Canon ha decidido racionalizar su política de aprovisionamientos y reducir el número de proveedores a 3.000. Muchos menos de los que parecen si se tiene en cuenta que en sus fábricas maneja nada menos que 840.000 componentes distintos para su amplia gama de aparatos, una cifra que quiere reducir a 100.000. Pero el secreto de esta política no está exclusivamente en recortar los costes. Canon pretende tener mucho más controlada la producción de componentes y hacer por sí misma en Japón todos aquellos que resultan decisivos para diferenciarse de la competencia. De esta forma quiere evitar que todas esas piezas circulen libremente y estén al alcance de cualquier competidor, como ocurre ahora. Una forma de poner coto a las crecientes dificultades que tienen las grandes marcas para defenderse de las copias.

129.000 millonarios.– Con la llegada del euro, el club de los millonarios se hizo mucho más selectivo, pero eso no ha impedido que España sea el tercer país del mundo y el primero de Europa donde el grupo de los ricos crece más deprisa. De atenernos al estudio realizado por el banco Merrill Lynch, en nuestro país hay ya nada menos que 129.000 personas con más de un millón de dólares sólo en activos líquidos. El banco asegura que el rapidísimo crecimiento de estos grandes patrimonios ha estado motivado por la evolución de la Bolsa primero y por las inversiones en vivienda más tarde. Pero no se puede tener todo. El 70% de ellos ya no cumplirá los 55 años.
LOS ESPAÑOLES, MUY RETICENTES.– Los españoles no sólo somos los europeos más críticos con la política exterior de Bush sino que superamos en reticencias a los propios musulmanes, lo cual merecería ser analizado. El 75% de los españoles cree que el presidente norteamericano no ha sido sincero al emprender la guerra contra Irak, un porcentaje que supera al de los marroquíes (66%), turcos (64%), paquistaníes (58%) y jordanos (51%). Curiosamente, sólo se da un porcentaje tan crítico como en España en Arabia Saudí, el aliado más férreo de EE UU. Y no es tan claro que la actitud española esté vinculada exclusivamente al posicionamiento ideológico, dado que sólo el 18% de los españoles son “comprensivos” con Bush, un porcentaje muy inferior a los que apoyaron al partido que en España secundó la aventura militar norteamericana.

TODO ES PRIVATIZABLE.– Las privatizaciones han llegado a la guerra y, como los reyes medievales, EE UU se vale de una fuerza añadida de mercenarios en Irak que suman nada menos que 30.000 personas y algunos de los cuales tienen salarios de 300.000 euros al año, aunque es verdad que el riesgo lo merece. Pero lo que resulta más insólito es que el denigrante episodio de las torturas ha desvelado que también hay una empresa contratada para hacer interrogatorios a los presos iraquíes y, al menos en este caso, no es una filial de alguno de los negocios del vicepresidente Cheney. Gane o pierda las elecciones, Bush habrá demostrado que no hay ningún aspecto de la actividad pública que no pueda ser subcontratado.

Suscríbete a Cantabria Económica
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar
Cerrar