Nada es como parece

NADIE HABIA CONTADO CON LOS CHINOS.- Hasta ahora, los pequeños comerciantes tenían claros cuáles eran sus intereses: exactamente los contrarios a los que tienen las grandes superficies. Pero los comerciantes chinos asentados en España se han descolgado apoyando las reivindicaciones de hipermercados y grandes almacenes para que se permita la libertad absoluta de horarios. El asunto podría resultar anecdótico, de no ser porque los asiáticos ya tienen 20.000 tiendas en España y en el último año han abierto 6.500 sólo en Madrid y Barcelona. Así que los pequeños comerciantes españoles tendrán aún más problemas, por si tenían pocos.

AUDITORIA SOCIAL A LOS PROVEEDORES.– La presión social empieza a tener más efectividad que la de los sindicatos a la hora de controlar la competencia desleal por parte de los países subdesarrollados. La cadena norteamericana Gap, uno de los gigantes de la distribución de ropa y complementos, ya ha prescindido de 200 suministradores asiáticos porque en sus fábricas las condiciones eran inhumanas o tenían niños trabajando. En realidad, es sólo una gota de agua, porque la propia Gap reconoce, tras una auditoría a sus 3.000 proveedores, que el 90% cometen serios abusos con sus empleados y no puede cortar con todos ellos. Hay más motivos para suponer que el problema no se va a arreglar por ahora, ya que los inversores no parecen dispuestos a premiar estas exhibiciones públicas de transparencia. Al día siguiente de que Gap presentase su informe, sus acciones cayeron bruscamente.
SNIACE REVISA LAS CUENTAS.- La empresa química torrelaveguense cerró el pasado ejercicio con un beneficio de 2,4 millones de euros, pero al cambiar de auditora, ésta ha modificado las cuentas que dejó la anterior y ahora el ejercicio queda cerrado con 5,35 millones de pérdidas. Es cierto que en las cuentas consolidadas del grupo ocurre lo contrario, y las pérdidas se reducen de 1,96 millones a 1,37, pero la empresa no está nada contenta con el hecho de saldar el ejercicio pasado en rojo y ha recurrido al Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas para que aclare las diferencias de criterios entre las dos auditoras.

OTRAS SUTILEZAS CONTABLES.– Las empresas eléctricas están utilizando un sutil sistema para mejorar las cuentas, tocadas del ala desde hace algunos años por su poco afortunada política de compras en el exterior. La fórmula ha sido alargar el periodo de amortización de las centrales nucleares de treinta a cuarenta años, lo que ha liberado una importante cantidad de recursos que ahora pueden dedicarse a beneficios. En su día ya consiguieron que las centrales, que se construyeron para una vida legal de 25 años, pudieran ser utilizadas hasta los 40, pero su objetivo ahora es lograr que el Gobierno acepte dilatar su autorización hasta los 60 años. De esta forma, el consiguiente ajuste contable volvería a garantizar los beneficios de las empresas del sector durante otro puñado de años.

SALARIOS ALTOS Y SALARIOS BAJOS.– La decisión del PSOE de elevar a medio plazo el salario mínimo desde los 451 euros mensuales hasta los 600 ha creado cierta polémica, pero lo cierto es que en España se da una situación paradójica. Que sea el país europeos con menor salario mínimo, después de Portugal, puede resultar compatible con su posición económica, dado que también tiene uno de los PIB más bajos. Pero el argumento queda invalidado cuando se trata de los ejecutivos y eso provoca cierta perplejidad. Un reciente informe de la consultora Watson Wyatt indica que los consejeros delegados y directores españoles sólo son superados en salario neto por sus equivalentes suizos, ingleses, alemanes y luxemburgueses. De esta forma, España es el país con mayores diferencias entre los salarios más altos y los más bajos.

EL PROBLEMA DE TERRA MITICA.– La suspensión de pagos de Terra Mítica es mucho más que un problema económico de una empresa, es un auténtico misil para Eduardo Zaplana y para el PP, que convirtieron el parque en un reclamo político. El PP, que hizo mucha sangre con las pérdidas de la Expo de Sevilla (16.000 millones de pesetas), se encuentra ahora con que el parque alicantino hace tiempo que superó esa cifra y acumula un pasivo superior a los 300 millones de euros, pero lo peor de todo es que nadie está dispuesto a refinanciarlo a la vista de que ninguna de las alternativas de gestión ensayadas hasta ahora ha dado resultado.

Suscríbete a Cantabria Económica
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar
Cerrar