Torrelavega inicia el proceso de licitación de la Tarjeta Ciudadana, que empezará a funcionar en 2021

ervirá para mejorar la comunicación entre Ayuntamiento y ciudadanos y para "premiar" a los empadronados con el fin de aumentar la población

El Ayuntamiento de Torrelavega iniciará el proceso de licitación para la puesta en marcha de la nueva Tarjeta Ciudadana una vez estén publicados los pliegos de condiciones para las empresas que quieran presentarse al desarrollo del proyecto, lo que se espera para finales de la próxima semana «a más tardar», con la previsión de que pueda entrar en funcionamiento en el 2021.

El presupuesto de licitación es de 484.000 euros -que serán cofinanciados al 50% por el Ayuntamiento y por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional en el marco del Programa Operativo de Crecimiento Sostenible 2014-2020- y la duración es de
4 años.

El pliego de condiciones que se prevé publicar la semana que viene para la licitación incluye, dentro de ese presupuesto, la creación de una oficina de atención al ciudadano para informar sobre el funcionamiento de la tarjeta y la creación del software para su puesta en marcha.

Así lo han anunciado este martes en rueda de prensa el alcalde, Javier López Estrada, y los concejales de Dinamización Poblacional y Asuntos Europeos, Jesús Sánchez y Berni Bustillo.

Tal y como han explicado, los fines de esta tarjeta son permitir una relación bidireccional entre el Ayuntamiento y los ciudadanos para comunicarse en tiempo real y poder enviarles notificaciones -como cortes de agua o tráfico, avisos, restricciones, etcétera–, y contribuir al crecimiento de la población de la ciudad, dentro del objetivo de no bajar de los 50.000 habitantes.

Por ello, es una «pieza clave» de la Concejalía de Dinamización Poblacional y servirá para «premiar» a los ciudadanos empadronados en Torrelavega, quienes a través de ella podrán gestionar su acceso a instalaciones deportivas y culturales, al transporte urbano o al aparcamiento regulado en superficie que se pretende poner en marcha.

Para cumplir estos dos objetivos y las funcionalidades mencionadas, la tarjeta será física pero también digital, pudiéndose usar a través de una aplicación móvil.

El alcalde y los concejales han explicado que pretenden poner en marcha una tarjeta «funcional» que permita esa mejor comunicación entre el Consistorio y los vecinos y que «mejore las condiciones de vida» de los empadronados.

En este sentido, el regidor ha destacado que éste ha sido el primer año de los últimos diez en el que ha crecido el número de habitantes en el municipio, algo que, según ha dicho, ha sido gracias al esfuerzo de comunicación realizado estos últimos meses.

El titular de Dinamización Poblacional ha añadido que, a las gestiones que permitirá realizar la tarjeta, también se suma el objetivo de proyectar una «imagen de futuro» de la ciudad. Y ha ensalzado que será una herramienta que plantea usos «bastante sencillos», pero «de gran alcance».

Por su parte, el edil de Fondos Europeos ha destacado que la Tarjeta Ciudadana es uno de los proyectos «importantes y bonitos» de su área, y ha confiado en que los usos y las facilidades que proporcionará ayudarán a fijar población y concienciar de la importancia de empadronarse en la ciudad.

CARACTERÍSTICAS DE LA TARJETA

En concreto, algunas de sus funcionalidades serán ser medio de pago para determinados servicios municipales o permitir la identificación del titular ante la Administración, permitiéndole tanto el acceso a instalaciones y edificios (acceso físico) como el acceso a aplicaciones y sistemas a través de medios electrónicos.

Además, la tarjeta deberá permitir la posterior incorporación de firma electrónica mediante certificado digital para el caso de que el Ayuntamiento decidiese, en su caso, añadir dicha funcionalidad.

Así, por ejemplo, según se recoge en el pliego, el proyecto inicial se concretará en el despliegue de la tarjeta en los siguientes servicios y equipamientos municipales: servicio de transporte urbano, acceso a instalaciones deportivas, teatro municipal, bibliotecas, cargadores de coches eléctricos, acceso calles con bolardo automático, centros cívicos.

Y otros servicios a considerar a futuro como: regulación aparcamiento en superficie, alquiler bicicletas/patines, parkings públicos y privados, servicios turísticos, etcétera.

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar
Cerrar