A fondo

Un sector por debajo de sus posibilidades

Cantabria no alcanza la media nacional en la contratación de seguros, salvo en vivienda

Reciba la revista de cada mes en su domicilio

El último informe estadístico de la patronal española de las aseguradoras, Unespa, indica el amplio trecho que aún queda en Cantabria para alcanzar la media nacional en la contratación de coberturas. Solo en el seguro de vivienda la región está por encima de la media.


La contratación de seguros es uno de los indicadores más fiables de la marcha de la economía, y la evolución de sus diferentes ramos, refleja las características de cada comunidad autónoma a la hora de contratar.

Según el último estudio publicado por Unespa (la Asociación Empresarial del Seguro), con datos de 2016, Cantabria tan solo está por encima de la media española en la contratación de los seguros de vivienda, mientras que está por debajo en los ramos de automóvil, salud y decesos, con un 45% de penetración en Cantabria frente al 49,5% en España. Pero donde la diferencia es más acentuada es en el seguro de responsabilidad civil, en el que la contratación apenas llega a la mitad que en el resto del territorio nacional (un 4% frente al 8,7%).

La penetración de los distintos tipos de seguros depende de factores que inciden en la percepción de cada riesgo y en la disponibilidad de recursos económicos, pero también de aspectos que tienen que ver con el lugar de residencia.

En España, las familias dedican el 4,4% del presupuesto doméstico a la contratación de pólizas de seguro.  Buena parte de esta cuantía se la llevan al pago de las primas de los seguros de automóvil (el 46% de ese presupuesto). Le siguen, por importancia, los seguros de vivienda (21%), los de salud (19%) y los de decesos (14%). Para los de responsabilidad civil solo se dedican veinte céntimos de cada cien euros que se pagan en primas de seguro.

El seguro más extendido

La personalización del servicio es una de las mejores bazas de las corredurías de seguros.

Por su carácter obligatorio, el seguro de automóviles es el que cuenta con el mayor ratio de contratación. El 80% de los hogares españoles tiene alguna póliza de este tipo. No obstante, se pueden apreciar diferencias entre territorios que aparentemente son contradictorias. Por ejemplo, el hecho de que no sea en las comunidades más ricas donde esté más extendido este seguro. Así, los hogares donde más pólizas de automóvil se contratan son los de Extremadura (86,9%), Murcia (85,5%), Baleares (85,1%) y Castilla-La Mancha (84,7%). Y entre las comunidades con tasas de penetración más bajas se encuentran Madrid (79%) y Cataluña (78,8%).

Este dato plantea una paradoja ya que, intuitivamente, se podría considerar que la posesión de un vehículo a motor –y consiguientemente de un seguro– está relacionado con la riqueza, pero esta percepción queda desmentida por la Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF) que publica cada año el Instituto Nacional de Estadística (INE), en la que se recoge información de los gastos que realizan los hogares y familias en su día a día, entre los cuales se incluyen los principales seguros no financieros.

La razón de esa menor penetración del seguro del automóvil en territorios con renta per capita más alta posiblemente se deba a que comunidades como Madrid o Cataluña cuentan con más medios públicos de transporte, lo que hace menos necesaria la posesión de un vehículo, además de tener ciudades con mayor densidad de población. Esta explicación se confirma en el propio Informe de la patronal de seguros al analizar la composición del parque de vehículos asegurado, donde se comprueba que los territorios más ricos no son los que tienen más número de vehículos por familia.

En Cantabria la tasa de penetración de este seguro es del 77,6%, y la flota de vehículos asegurada representa el 1,3% de todos los que cuentan con esta cobertura en España.

Más seguros de vivienda que la media

Fernando Colsa, fundador de la Correduría Colsa&Crespo.

El seguro de vivienda también está muy arraigado. Su tasa de penetración en nuestro país es del 75,5%, es decir, que tres cuartas partes de las familias aseguran su casa. En Cantabria se supera holgadamente esa ratio (con un 82,7% de hogares asegurados), pero está lejos de la cifra que se alcanza en el País Vasco que llega a un 90%. El informe lo atribuye  a la gota fría del verano de 1983, unas lluvias torrenciales que sensibilizaron a la sociedad vasca sobre la necesidad de asegurar su patrimonio. No tiene en cuenta que esa misma circunstancia se produjo también en Cantabria y con mayores consecuencias catastróficas.

Las comunidades donde hay menos tendencia a proteger la vivienda mediante un seguro son Canarias (61,4%), Galicia (64%) y Baleares (65,5%).

Observando los siniestros a los que han de hacer frente las aseguradoras, el principal problema de los hogares siguen siendo las goteras producidas por fugas de agua. Le cuestan a las aseguradoras más de dos millones de euros diarios. El segundo gasto en indemnizaciones lo producen los robos. Los ladrones se llevan de las casas, según estas estimaciones, unos 850.000 euros diarios. Inmediatamente después están vidrios. Cada día, en las viviendas aseguradas españolas se declaran roturas de cristales por valor de 650.000 euros.

Por unas causas u otras, el seguro atiende pagos de unos seis millones de euros cada día por todo tipo de problemas en viviendas.

El Informe también mide el impacto que tienen los incidentes en el hogar en el PIB de las diferentes comunidades autónomas o, si se prefiere, la medida en que la existencia del seguro garantiza la conservación de la riqueza. Bajo este enfoque, Cantabria, una comunidad que por su reducido tamaño tiene un papel modesto en el número de percances y en el volumen de pagos, aparece como la región donde los pagos del seguro multirriesgo son más importantes en términos de PIB.

El seguro menos contratado

El seguro de responsabilidad civil es el que tiene una menor penetración, por la especificidad de su cobertura. Estas pólizas, que trasladan a una aseguradora el coste de los perjuicios económicos producidos a terceros, son contratadas por profesionales o por aquellas personas que practican un deporte o una actividad que requiere este tipo de pólizas.

Destaca su prevalencia en Extremadura, donde la práctica de la caza es muy habitual, hasta el punto de dar cobertura a un 37% de la población, mientras que en otros territorios apenas es contratado por un 3% de las familias, como ocurre en Asturias, Cataluña o Murcia. En Cantabria lo suscribe un 4%, la mitad que la media española, que es del 8,7%.


FIATC SEGUROS REFUERZA SU PRESENCIA EN CANTABRIA

FIATC, una de las entidades con más experiencia en la oferta de todas las modalidades de seguros para particulares y empresas, ha inaugurado una nueva oficina en Santander, donde estaba presente desde 1990 con una oficina que coordina su actividad en Cantabria. La nueva, situada en la calle Atilano Rodríguez 11, permitirá, según Gema García Merino, directora de la entidad en Cantabria “ofrecer a nuestros clientes y mediadores el servicio que merecen, ya que siempre hemos basado nuestra actividad en la atención experta y personalizada, algo clave en un sector como el seguro, que puede llegar a ser muy complejo.” FIATC Cantabria cuenta con la confianza de 8.785 clientes y colabora con más de cien mediadores de seguros.


La salud, un seguro al alza

Néstor Díaz, presidente de la Asociación de Corredores de Seguros de Cantabria. FOTO: MARIA CASUSO

El seguro de salud es el que más crece desde el inicio de la crisis y la perspectiva es que siga haciéndolo. La razón de esta pujanza es la percepción social de que se está produciendo un deterioro del sistema público de salud, reflejado en las listas de espera, así como el auge de los convenios de empresas que ofrecen estos productos a sus plantillas como parte de la remuneración. En 2016 los seguros de salud ya tenían algo más de 11 millones de clientes en España, un 3,4% más que el año anterior.

Su penetración nacional ha alcanzado ya al 27% de la población. Cantabria queda un poco alejada de ese porcentaje, con un 21,7%. En el extremo opuesto se encuentran comunidades donde los seguros de salud están más extendidos, como Extremadura, Baleares o la Comunidad de Madrid, cuyos ratios se mueven en torno al 40%. Las regiones donde la penetración es más baja tienden a ser las emplazadas en el norte (Galicia, Asturias, Cantabria, Navarra o Aragón) y en el litoral mediterráneo. En la Comunidad Valenciana apenas un 13% de las familias lo han suscrito.

Ligado también al campo de la salud está el seguro de dependencia, uno de los más novedosos y que más proyección tienen. Las razones para contratarlo las señala Fernando Colsa (Correduría Colsa&Crespo): “Con una póliza de dependencia, que son muy asequibles tanto en el coste como en la forma de pagarla, te aseguras que si te pasa algo, si tienes una enfermedad o un accidente que te causa dependencia severa o grande, percibes una indemnización vitalicia con la que puedes contratar a una persona y no condenar el futuro de tus hijos”.

Esta correduría ha creado hace un año un departamento específico de previsión social, orientado al asesoramiento en este tipo de seguros de carácter personal (de vida, riesgo, ahorro, accidentes, subsidios de baja para autónomos, dependencia, pensiones y salud).

Enrique Campos, gerente de Campos de Palacios, seńala también la necesidad de incrementar la especialización en el sector, “nosotros –indica Campos–, hemos estructurado la Correduría en distintas áreas de especialización para particulares y empresas, siendo de especial relevancia la dedicada a la previsión social complementaria a las prestaciones públicas tanto para la jubilación como para contingencias, como por ejemplo el seguro de baja laboral que permite al autónomo percibir una indemnización diaria para mantener un nivel de vida adecuado, continuando pagando su cuota de autónomos en caso de baja por enfermedad o accidente”.

Un canal independiente

Iván Ramos, Enrique Campos, Gema de Palacios y Asunción Salces, de la Correduría de Seguros Campos de Palacios.

Corredurías como las citadas son una muestra del papel que siguen desempeñando estos mediadores, con características que los distinguen de otros canales del seguro. El presidente de la Asociación que agrupa a los corredores cántabros, Néstor Díaz, resume en tres puntos estas características: independencia, objetividad y servicio. “Trabajamos para el cliente como un experto independiente –señala– porque no dependemos de ninguna compañía. Revisamos las condiciones de cobertura de al menos tres compañías de seguros, ofreciéndole al cliente la que más le conviene, y le tramitamos los siniestros, además de resolverle las incidencias que se produzcan con las aseguradoras”.

En España existen unos 5.000 corredores de seguros, de los que cerca de 70 trabajan en Cantabria, y muchas de estas firmas están procediendo ahora a un relevo generacional o ya están en manos de una segunda generación.


El fraude aumentó en Cantabria el 1,9% en 2017

La tasa de fraude al seguro en España aumentó hasta el 1,7% en 2017, lo que supone cerca de 20.000 casos detectados entre un millón de siniestros reclamados por los clientes, según el último Mapa AXA del Fraude en España, elaborado por la aseguradora.

En él vuelven a quedar patentes las diferencias. Mientras que en el interior del país la tasa se distanció poco de la media nacional, en la periferia el fraude es más evidente, con la excepción de Cataluña, Baleares y País Vasco, donde los porcentajes son del 1,4%, 1,6% y 1%, respectivamente. La ciudad autónoma de Melilla, con un 5% de casos fraudulentos sobre el total de siniestros, es el lugar más conflictivo para las aseguradoras, mientras que Madrid, con el 0,8%, es la región donde pueden estar más confiadas. Cantabria con el 1,9%, se sitúa un poco por encima de la media de fraude.

Hasta el 55% de las reclamaciones falsas son de tipo ocasional, es decir, aquellas interpuestas puntualmente y sin premeditación, y en la mayoría (65%) no sobrepasan los 600 euros.

La detección de los casos de fraude tiene un impacto en la prima que pagan el resto de clientes. Las de responsabilidad civil podría aumentar hasta un 17% si no se persiguiesen, las de accidentes un 10% y las de automóvil, un 5%.


Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close