TURISMO ACTIVO

Un mercado en auge

El turismo activo se ha convertido en una buena opción, no sólo para los fines de semana o las vacaciones, sino también para celebrar originales despedidas de solteros o para incentivar a los empleados de una empresa, al tiempo que se fomenta el trabajo en equipo.
Esta nueva forma de entenderlo, asociada más a la aventura que a los deportes de riesgo, y su fácil difusión a través de Internet, ha provocado una fuerte demanda. Los operadores turísticos han comenzado a incluir viajes de multiaventura dentro de su oferta y la fabricación de equipos e indumentaria específica para la práctica de estas actividades, también está influyendo en su crecimiento.
Ahora bien, los profesionales cántabros se quejan de la falta de regulación de un sector que, en muchos casos, está en manos de personas que desconocen el medio y que no invierten lo suficiente en material o no suscriben los seguros obligatorios.
Pese a que Cantabria tiene recursos naturales de sobra para albergar estas actividades, últimamente se han limitado los espacios y hay un exceso en la oferta, especialmente en una de las propuestas con mayor demanda, el descenso de barrancos. Y es que, tras impedir su práctica en el Ebro y en el Saja, sólo hay un río –el Deva– disponible para las 55 empresas que están dadas de alta en Cantabria.
Aunque es evidente que la demanda de turismo activo será cada día mayor, sólo una parte de estas empresas se consolidarán, aquellas que tomen ejemplo de las que tan bien están funcionado en el Pirineo Aragonés o en la vecina Asturias, con una gestión muy profesionalizada.

Suscríbete a Cantabria Económica
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar