Foro Cantabria

Ahsan Ali Syed, el magnate indio radicado en Bahrein que desde principios de año es el máximo accionista del Racing, ha sido el protagonista de una nueva edición de Foro Cantabria, la cita mensual que la Cadena SER en Cantabria viene organizando en los salones del Hotel Real. Como en anteriores ocasiones, una importante representación política, empresarial, cultural y periodística se dio cita para escuchar la más larga intervención que Ali Syed ha protagonizado desde su llegada al Racing. Y no defraudó.
Pese a que en sus comparecencias públicas el empresario asiático no es dado a atarse con compromisos a corto plazo y prefiere hablar de ideas y deseos a medio y largo plazo, en su paso por el Foro Cantabria, que contó con la presentación de Javier Hoyos, director del Carrusel Deportivo de la Cadena SER, remachó su identificación con Francisco Pernía con dos afirmaciones rotundas: “Si no llega a ser por Francisco no hubiera seguido adelante en las negociaciones y no hubiera llegado al Racing” y “somos dos caras de la misma moneda: Mientras yo esté en el club, él seguirá siendo el presidente”. Otro de los compromisos rubricados por el accionista de referencia es que, en contra de los rumores, no tiene intención de rebautizar el estadio con el nombre de su empresa, WGA: “Nunca se me ha pasado por la cabeza. El estadio es parte de la identidad del club y El Sardinero es ya parte de la cultura española. Se puede cambiar de ropa pero no de identidad”, dijo.
En el aspecto deportivo, Ali, reconoció que nunca ha jugado al fútbol y que tiene problemas para identificar a sus jugadores (“el palco está demasiado lejos”, justificó), pero dijo estar orgulloso de ver que su equipo juega como una familia. Sin atarse a cifras concretas, manifestó que ayudará a reforzar el Racing en el futuro hasta “donde mi bolsillo me lo permita”.
A Ali Syed le salió su vena empresarial cuando le plantearon el muro infranqueable que para el club pueden suponer unos ingresos limitados a unos 24 millones de euros: “Todo se vende si lo sabes vender y como somos hombres de negocios vamos a hacer crecer esa cifra. Si trabajamos bien y con tiempo, lo lograremos. Otros clubes lo han hecho.”
En cualquier caso, el dirigente verdiblanco reconoció que para él el Racing no es un negocio sino que es una inversión en la que, en vez de rendimiento económico, busca satisfacciones. Ése fue el momento de hablar de sus celebraciones de los goles y triunfos racinguistas: “Vengo de otra cultura y, sencillamente, me muestro como soy. No quiero molestar a nadie pero yo soy un aficionado de mi equipo y disfruto como el resto de los racinguistas. Sé que las costumbres sociales en el palco son diferentes, pero quiero aclarar que yo no soy el presidente, lo es Francisco y él respeta perfectamente esas normas. De todos modos, pido disculpas si alguien se ha molestado”.

Los negocios
En cuanto a su perfil como hombre de negocios, Ali Syed explicó que tiene una norma en sus empresas, la de invertir allá donde le propongan un negocio que le permita beneficios por encima de la inflación, Y eso mismo está dispuesto a hacerlo en Cantabria, Ahí, a diferencia de su actitud en el Racing, aseguró que no se trata de ser generoso sino de hacer negocios. Para ello pidió ayuda a los empresarios de la región, con algunos de los más significados presentes en la sala. En ese momento surgió una pregunta sobre el convulso momento político y social que vive Bahrein, el pequeño estado del Golfo Pérsico en el que reside su familia –tiene tres hijos- y donde está la sede de su empresa. No dejó lugar a dudas: está absolutamente de parte de la familia real que gobierna el emirato: “Bahrein es un gran país, que tiene la misma estabilidad institucional que España y al que yo estoy muy agradecido. Especialmente a la familia gobernante, que ha propiciado un gran entorno para que las empresas internacionales podamos hacer negocios”, dijo.

Comillas
Ali Syed, que el día antes había acompañado a Miguel Ángel Revilla a Comillas para conocer de primera mano el proyecto de la Fundación Comillas, aprovechó los micrófonos de la Cadena SER y el Foro Cantabria para solicitar, ceremoniosamente, que: “Se me permita formar parte de ese grandioso proyecto que, literalmente, me ha dejado sin palabras. El dinero te lo pueden robar, la cultura no, por eso quiero apoyar, no se si a través del Racing o personalmente, esta iniciativa”.
También se reafirmó en su compromiso con el alcalde Íñigo de la Serna para financiar un proceso solidario, cuyo perfil concreto dejó en manos del Ayuntamiento. Además, adelantó la puesta en marcha con el municipio de un equipo de trabajo para definir las obras de remodelación tanto del interior como del entorno de los Campos de Sport de El Sardinero.

Suscríbete a Cantabria Económica
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar
Cerrar