Opinión

Los que se quedaron por el camino

El ministro De la Serna estuvo pocos meses en el cargo pero se hizo notar, y uno de los asuntos que dejó encarrilados fue el Proyecto Chamartín, la mayor iniciativa urbanística de Europa, que para entonces se daba por perdida. De la Serna emplazó a Carmena a una reunión y a partir de ese momento se resolvía lo que no se había resuelto en los 23 años anteriores, en los que el proyecto para urbanizar el noroeste de Madrid rodaba de despacho en despacho sin llegar a concretarse.

Nada de eso hubiese sido posible sin la tercera pata, la impulsora de la iniciativa, Castellana Distrito Norte (CDN), propiedad del BBVA y la Constructora San José, cuyo presidente era Antonio Béjar.

Dos años después, la Operación Chamartín, que dará lugar, entre otras cosas, a 10.500 viviendas y 1,5 millones de metros cuadrados de oficinas, ha quedado aprobada y lo llamativo es que ninguno de los tres impulsores permanece en el cargo para sacar pecho. De la Serna cayó como consecuencia de la moción de censura del PSOE a Mariano Rajoy;Carmena ganó las elecciones municipales pero sin mayoría suficiente y ha sido apartada por un pacto entre PP, Ciudadanos y Vox; y Antonio Béjar ha sido fulminado por el BBVA tras declarar en el Caso Villarejo.

Son las circunstancias de la política y de los negocios, en las que la gestión, buena o mala, no tiene gran importancia. A la vista está.

Reciba la revista de cada mes en su domicilio
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar