Cantabria inicia un estudio en residencias que apunta que el 99% de los vacunados generan anticuerpos

La Consejería de Sanidad de Cantabria ha iniciado un estudio para medir la seroconversión de los usuarios de residencias que han recibido la vacuna contra el coronavirus, cuyos primeros resultados apuntan a que el 99 por ciento de los inmunizados generan anticuerpos tras recibir las dosis.

Así lo han informado el este lunes en declaraciones a la prensa el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, y el director general de Salud Pública, Reinhard Wallman, quien ha destacado que los primeros resultados de este estudio son «muy buenos», ya que prácticamente todos los vacunados desarrollan esa seroconversión -que consiste en la generación de anticuerpos tras la vacuna-.

Las que no la desarrollan son personas inmunosuprimidas o que tienen «alguna otra condición» especial, pero «las podemos contar con la mano», ha dicho Wallmann.

Así, el hecho de que casi todos los vacunados tengan anticuerpos después significa que «lo más probable» es que si se contagian, la gravedad de la infección sea «muy baja».

El estudio se ha realizado tomando una muestra aleatoria para obtener el dato de seroconversión en las residencias a nivel regional, con el objetivo de dejar de hacer los cribados de pruebas -se hacían de forma bisemanal y se ha ido «aflojando» hasta una frecuencia mensual- una vez que se tenga la certeza de que los usuarios están «bien protegidos» tras vacunarse.

Gracias a la inmunización las residencias están a día de hoy «muy bien» en cuanto a contagios, ya que el último se registró el día 24 de marzo. Lo mismo ocurre con el personal sanitario, que desde su vacunación «no se dan prácticamente casos nuevos», y los que surgen no son de gravedad, ha explicado el director general de Salud Pública.

VACUNACIÓN ENTRE 65 Y 70 AÑOS

Por otro lado, el consejero de Sanidad ha precisado que la población de entre 65 y 70 años será vacunada por orden de edad, tras hacer lo propio con los mayores de 70, si no se retira la limitación de las dosis de AstraZeneca, que por ahora no están recomendadas para mayores de 65.

Así ha respondido a preguntas de la prensa sobre este colectivo de 65 a 70 años, dado que por el momento queda excluido del proceso que se está desarrollando con Pfizer y Moderna comenzando por los mayores y del de AstraZeneca, que engloba a los menores de 65.

Por ello, si no se retira la limitación de AstraZeneca tendrán que recibir las dosis de las otras vacunas que actualmente están en el mercado, las de ARN mensajero, de modo que las personas de entre 65 y 70 años serían el último grupo prioritario por orden de edad con ellas, a continuación del colectivo de 70 a 79 años que se está comenzando a vacunar esta semana y que es un tramo en el que hay «bastante población».

Y preguntados por el rechazo hacia la vacuna de AstraZeneca tras la polémica en torno a sus efectos, Rodríguez y Wallmann han destacado que en el proceso de vacunación que se ha llevado a cabo desde el pasado miércoles en el Palacio de Exposiciones de Santander la aceptación ha sido «altísima» y que de todos los que han sido citados solo han faltado en torno al «uno o dos por ciento».

RITMO DE VACUNACIÓN

Por el momento este dispositivo habilitado en la capital cántabra para agilizar la vacunación «sería suficiente» y Sanidad no se plantea poner en marcha otro en otras zonas básicas de salud a no ser que llegue una mayor cantidad de dosis.

En este sentido, el consejero ha destacado que los cálculos sobre la cantidad de personas que podrán estar vacunadas para verano son «muy difíciles de hacer porque no tenemos la previsión de llegada de vacunas».

«Si tuviésemos la llegada de vacunas de aquí a junio, les podría concretar al milímetro cuántas personas iban a estar vacunadas el 30 de junio, pero el problema es que no tenemos esa previsión», ha lamentado, destacando que solo se conoce la de Pfixer para el mes de abril, que son en torno a 17.000 vacunas a la semana.

Así, ha insistido que el ritmo está «muy influenciado» por la disponibilidad de dosis, al igual que la posibilidad de llegar al objetivo de tener en verano al 70 por ciento de la población vacunada.

«Siempre he dicho que tenía la esperanza de que eso se cumpliera, pero que dependía absolutamente del ritmo de llegada de vacunas. Yo no confirmo que a primeros de julio esté vacunado el 70 por ciento de la población cántabra porque eso va a depender del ritmo de llegada de vacunas», ha insistido, asegurando que, si llegan, el Servicio Cántabro de Salud (SCS) «va poner todos los medios humanos para acelerar al proceso».

En este sentido se han hecho ya «muchos avances», gracias a los que se puede citar «de forma masiva» a la población, llamando a la vez de forma automática «a 300 o 400» personas, ha dicho Rodríguez, reiterando que «la capacidad la tenemos» tanto en medios humanos como en medidas de citación. «Lo que nos falta es que nos lleguen las vacunas», ha sentenciado.

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar