LAS FUNERARIAS TAMBIÉN PIERDEN CON EL COVID

En un año en el que va a morir mucha más gente de lo habitual, a las funerarias no les salen las cuentas. Frente a todo lo que cabía imaginar, en el primer semestre les ha ido francamente mal, y no por falta de actividad. Han trabajado más que nunca, pero la facturación ha caído en 400 millones por la enorme reducción de gastos que han hecho las familias en los sepelios. Además, han incurrido en costes mucho mayores, por las medidas de prevención impuestas y las muchas horas extras que han tenido que pagar a su personal, especialmente en Madrid, donde se acumulaban los cadáveres y no bastaban las 24 horas del día, hasta el punto que también tuvieron que alquilar camiones frigoríficos para guardarlos hasta poder gestionarlos. Y este es el único sector al que aparentemente le estaba yendo bien…

Suscríbete a Cantabria Económica
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar
Cerrar