Empresas

Metaltec construye el primer barco totalmente electrosolar de Europa

El catamarán puede transportar 120 pasajeros y se botará en marzo

Reciba la revista de cada mes en su domicilio

Una empresa cántabra, Metaltec Naval, va a ser la primera de Europa en construir una embarcación impulsada exclusivamente con energía solar. La nave, un catamarán de 20 metros de eslora con capacidad para 120 pasajeros, se encuentra en la última fase de construcción en el polígono de Raos, y será probada en las aguas de la bahía santanderina el próximo mes de marzo.


La búsqueda de sistemas ecológicos de propulsión para los buques, que sustituyan a los caros y contaminantes motores de fueloil, tiene en Cantabria un nuevo referente. Una pequeña empresa de construcción naval, Metaltec, está a punto de botar la primera embarcación de pasajeros impulsada por energía solar de Europa. Hasta ahora, se habían desarrollado motores eléctricos para modelos híbridos, similares a los empleados en automoción, y la energía solar se empleaba tan solo como complemento pero el catamarán diseñado por el astillero cántabro será la primera embarcación movida únicamente por paneles fotovoltaicos y con autonomía suficiente como para convertirse en una opción real para los armadores.

Un barco autónomo

El proyecto quería conseguir que la embarcación –un catamarán de casi 20 metros de eslora, 8 de manga y unas 26 toneladas de peso, que puede transportar a 120 pasajeros– fuese capaz de navegar durante ocho horas sin más ayuda que la energía captada por los paneles solares que recubren buena parte de su superficie. De hecho, la embarcación no lleva ningún motor auxiliar. Pero para obtener la potencia que necesita había que instalar 120 paneles, muchos más de los que caben en el techado del catamarán.

La solución ha sido incorporar un sistema neumático que despliega dos alas mientras navega, una a cada lado de la embarcación. De esta forma se logra la superficie necesaria para instalar todos los paneles. En las operaciones de atraque y desatraque, las alas quedan recogidas, para facilitar la maniobrabilidad.

La energía fotovoltaica generada por los paneles se almacena en ocho baterías de 30,5 kW cada una, alojadas en los patines del catamarán. La embarcación se mueve con dos motores de 50 kW a una velocidad de 5 o 6 nudos, suficiente para el uso al que va destinado este modelo, los recorridos turísticos en aguas abrigadas o en bahías.

Vista frontal del catamarán que se construye en las instalaciones de Metaltec Naval en Raos. Todo el techado de la cubierta está formado por paneles solares, que aportan la energía, junto con los incorporados en unas alas laterales que salen del casco una vez abandonados los muelles.

Aunque el objetivo es que las baterías se recarguen por completo con la energía que capten los paneles, el barco también se podrá enchufar a la red eléctrica cuando esté atracado en puerto.

Otra de las innovaciones del proyecto es el software que gestiona el proceso de captación y almacenamiento de la energía solar. Se trata de una aplicación desarrollada en colaboración con Torqueedo, la empresa alemana líder mundial en motorización eléctrica, la misma que ha suministrado las baterías del Ecocat, el nombre de este barco que puede revolucionar el sector de las pequeñas embarcaciones turísticas.

Un mercado con mucho potencial

Metaltec pretende hacer la botadura el próximo mes de marzo. Será el momento de comprobar, en condiciones reales, la eficiencia de este modelo solar.

Actualmente hay dos iniciativas más, el Planet Solar suizo y el francés Energy Observer, un pequeño catamarán que inició la vuelta al mundo hace un mes. Ambos están realizando pruebas para asegura la viabilidad de esta tecnología, pero el modelo diseñado en Cantabria es el primero que se va a comercializar.

Tras probarlo en aguas de la bahía santanderina, el Ecocat se llevará al Mediterráneo, para que los armadores de la zona conozcan las ventajas que aporta esta embarcación ecológica en recorridos turísticos y en aquellos lugares donde el acceso está restringido para las embarcaciones privadas, como ocurre en algunos puntos de Baleares. El uso de una nave no contaminante puede ser una gran ventaja comercial, como lo es el empleo de automóviles ecológicos en las grandes ciudades.

El respeto al medio ambiente se extiende a la propia construcción del barco. Metaltec es de los pocos fabricantes navales del país que utilizan aluminio para la estructura de la embarcación, un material totalmente reciclable, todo lo contrario que la fibra.

La firma de Raos ha invertido 1,8 millones de euros en el desarrollo del proyecto, unos costes que se reducirán muy significativamente cuando estos catamaranes electrosolares se puedan fabricar en serie. Para ello buscará aliados que le ayuden a comercializarlo.

Una empresa que se reinventa

El catamarán electrosolar culmina el camino emprendido por Metaltec en 2013 cuando, en plena crisis del sector, decidió aventurarse en la construcción de barcos, después de más de 40 años dedicada al equipamiento y la transformación de barcos, sobre todo pesqueros. Tras botar dos catamaranes, uno de los cuales es una embarcación híbrida que presta servicio a una empresa propia (Santander Bahía Tours), Metaltec se planteó que su desarrolló industrial en el sector naval debía enfocarse hacia las energías renovables.

Para continuar esta andadura necesita más espacio del que dispone en las dos naves que ocupa en el polígono de Raos. Su objetivo es triplicar esa superficie y hacerlo en ese mismo polígono para poder afrontar lo que su gerente, Enrique Arriola, define como “un proyecto de país, porque no hay nada parecido en España”.

Jesús Polvorinos

Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close