Empresas comprometidas

Cantabria, una tierra de empresas solidarias en tiempos de crisis

Son muchas las compañías que se han lanzado a fabricar productos necesarios durante la pandemia

En los malos momentos es cuando toca arrimar el hombro. Así lo han demostrado un buen número de empresas cántabras y de particulares desde que el Covid-19 irrumpiera en la vida de los españoles. Las iniciativas solidarias que se han venido desarrollando en la región para hacer frente a los estragos de la crisis del coronavirus desde que el Gobierno decretara el estado de alarma el pasado 14 de marzo son innumerables. Aquí van unas cuantas, y cada día, en esta sección iremos añadiendo las que surjan.


La crisis provocada por la expansión del coronavirus ha sacado lo mejor de la sociedad cántabra, que demuestra una vez más que, a pesar de ser una comunidad autónoma pequeña, es capaz de realizar actos grandes.

La corriente solidaria por empresarios y ciudadanos se extiende a un ritmo mucho más rápido que el número de contagios de la región, lo que ayuda a los cántabros a ver esta histórica situación bajo un prisma mucho más claro.

Mientras deciden si pueden permanecer abiertas o no, porque sus ventas se resienten o sus proveedores han cerrado, muchas empresas han decidido aportar su pequeño granito de arena para frenar la crisis del coronavirus.

Protector para la cara desarrollado por los trabajadores de los talleres del Gobierno de Cantabria.

La compañía farmacéutica Cantabria Labs fue la primera en reaccionar. Ante la escasez de desinfectantes, durante los primeros días de alarma sanitaria que comenzaría a producir geles hidroalcohólicos higienizantes en su fábrica de La Concha (Villaescusa).

Para ello, la farmacéutica ha transformado las líneas de producción para dedicarlas a la elaboración de estos geles hidroalcohólicos.

La empresa ha comunicado a Sanidad su capacidad para producir, “miles de unidades” de gel hidroalcohólico en formato de 100 ml.

Por su parte, la empresa Textil Santanderina, el mayor grupo industrial textil de España, con fábrica en Cabezón de la Sal, ha sido una de las primeras empresas de su gremio en poner al servicio del Gobierno su capacidad productiva.

Una de las líneas importantes de producción de Textil Santanderina son los tejidos para aplicaciones especiales. Desde hace tiempo, la fábrica cabezonense fabrica tejidos para prendas sanitarias con prestaciones especiales.

Ante la carencia de mascarillas, la empresa también estaba dispuesta a su fabricación, pero ante la imposibilidad de una homologación tan  rápida como requieren las actuales necesidades, ha optado por ayudar a través de otro canal más informal, el de los particulares. En coordinación con los ayuntamientos de su comarca, ha preparado unos kits con el tejido y el material necesario para confeccionar mascarillas, y se entregan a aquellas personas que sepan coser a máquina y deseen colaborar.

La respuesta ha sido muy rápida y, desde el primer día, se han fabricado una media de 3.000 unidades diarias. La compañía también se encarga de desinfectar y esterilizar las mascarillas una vez confeccionadas antes de distribuirlas a los lugares de mayor necesidad.

La empresa cántabra Austral, que normalmente dedica su producción a fabricar ropa deportiva, ha querido aportar su granito de arena y durante días ha cambiado la fabricación de camisetas por la de mascarillas, para poder abastecer a los sanitarios.

La Asociación Amica es otro de los agentes cántabros que está inmerso en este proceso, para poder incrementar la fabricación de estos productos sanitarios. Amica, que confecciona y lava toda la ropa de los centros hospitalarios cántabros, ha recuperado, además, 20.000 uniformes que habían sido retirados recientemente, tras un rediseño, para que entren de nuevo en el circuito y alivien la presión que se crea en estos días, cuando los sanitarios necesitan cambiarse los uniformes más a menudo, incluso varias veces en una jornada. No hay que olvidar que su ropa de trabajo es la primera barrera contra el virus.

En sus lavanderías, Amica higieniza estos uniformes y ropa de cama a muy alta temperatura, y algunos casos también la esteriliza.

Los trabajadores del Gobierno de Cantabria también han puesto de su parte. En concreto, los empleados de los talleres regionales, que han desarrollado un protector para proteger la cara del personal sanitario y de los trabajadores de los centros de mayores. Profesores de tecnología de diversos centros educativos, la empresa cántabra DeMetacrilato y miembros de la comunidad maker –usuarios de impresoras 3D– de la región han participado en este proceso, gracias al cual se han fabricado una media de 250 cada día.

Protección para los que trabajan

A pesar de que, según ha estimado el Ministerio de Sanidad, el confinamiento en los domicilios es la forma más sencilla para tratar de parar la expansión del coronavirus, no todo el mundo ha podido dejar de trabajar o hacerlo desde sus hogares. No solo el personal sanitario se ve obligado a acudir cada día  su puesto de trabajo, exponiéndose a ser infectado, sino también otros profesionales, como farmacéuticos, trabajadores de supermercados, estanqueros y un largo etcétera.

En Cantabria, varias empresas han querido contribuir a facilitar el trabajo de estas personas.

Un buen ejemplo es la decisión que tomó Norneón a los pocos días de iniciarse la crisis sanitaria. La fábrica de rótulos y soportes digitales afincada en Astillero decidió priorizar la fabricación de pantallas protectoras para la protección directa en el sector de la alimentación y en los estancos, entre otros comercios. Una medida que ha podido evitar varios contagios.

Por su parte, los dos mayores colectivos de taxistas de Santander, Pidetaxi Cantabria y Tele Taxi Santander, se han ofrecido a trasladar de forma gratuita a los médicos en sus desplazamientos laborales durante el periodo de alarma sanitaria.

También para facilitar la llegada de los profesionales sanitarios a Valdecilla, el Ayuntamiento de Santander y Empark y Sadisa, las empresas concesionarias de los aparcamientos municipales del entorno de Valdecilla (Mercado de México y La Residencia) llegaron un acuerdo para que ofrecer bonos gratuitos de 24 horas.

Los bonos se han puesto a disposición del propio hospital para su distribución entre su personal sanitario en función de sus criterios y necesidades.

Mercancías garantizadas

Desde que esta situación puso patas arriba el país, Palibex, la empresa de logística que tiene como consejero delegado al santanderino Jaime Colsa, ha dado prioridad al transporte de mercancías de primera necesidad y sanitarias y se ha puesto a disposición de todas las empresas que necesitaran enviar productos para la gran distribución, especialmente si están relacionados con servicios esenciales para los ciudadanos.

Palibex también contactó con el Ministerio de Transportes y con las principales asociaciones del sector para ayudar en lo que fuera necesario.

A la izquierda, una de las pancartas con el lema #yomequedoencasa fabricada por Banderas Puerta de Hierro, colocada en el Ayuntamiento de Camargo. A la derecha, una válvula de repuesto para respiradores fabricada con una impresora 3D.

Respiradores artificiales

Las empresas privadas no son las únicas en demostrar su solidaridad. El Ayuntamiento de Santa Cruz de Bezana, con la colaboración de la Asociación Bezana Tech, ha puesto a disposición de las autoridades sanitarias cuatro impresoras 3D pertenecientes a la Escuela de Robótica Municipal, para la creación de piezas de respiradores artificiales, destinados a pacientes afectados por el coronavirus ingresados en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Un equipo compuesto por miembros de Bezana Tech ha participado en este proyecto de forma voluntaria y en equipos individuales para extremar las medidas de contención y prevención del virus.

Por su parte, la empresa de comunicación gráfica Serisan se ha unido a este proyecto y, para ello, ha cedido a las autoridades Sanitarias su impresora 3D y materia prima para poder producir piezas para los respiradores.

Los respiradores se han convertido en “clave” en las distintas UCI y su falta de unidades, en un reto para los médicos de todo el mundo, por lo que han surgido diferentes movimientos a nivel mundial para colaborar en la fabricación de estos respiradores artificiales. En España, los voluntarios se han unificado en una red que cuenta con más de 300 impresoras repartidas por distintas ciudades.

La suma de todos cuenta

Son muchas las personas y entidades que se han puesto a disposición de las comunidades autónomas y los ayuntamientos para cocinar en hospitales y ayudar a alimentar a los más necesitados durante esta crisis sanitaria. En Cantabria, el chef  Óscar Calleja, con dos estrellas Michelín en su restaurante Annua, también se ha sumado a este ofrecimiento, poniéndose a disposición del Gobierno.

La empresa Banderas Puerta de Hierro, situada en el Polígono de Raos, se ha encargado de elaborar pancartas con el lema #yomequedoencasa y de repartirlas de manera gratuita entre las administraciones locales que quieren sumarse a este llamamiento.

María Quintana

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar
Cerrar