A fondo

‘No están los tiempos para incrementar las tasas’

La vicepresidenta regional se queja de la falta de respuesta del Ministerio a la paralización del Subfluvial de Laredo y con la alternativa a Vuelta Ostrera

Reciba la revista de cada mes en su domicilio

La responsable de las infraestructuras hidráulicas de Cantabria es la vicepresidenta del Gobierno. Con ella va a concluir la Autovía del Agua, una obra histórica que garantiza el abastecimiento en toda la región, y queda prácticamente completada la red de depuración, pero con varias incertidumbres sobrevenidas. Eva Díaz Tezanos se queja de que el Gobierno nacional no dé ninguna explicación sobre lo que está ocurriendo con la obra del Subfluvial entre Santoña y Laredo, que impide la depuración de la mitad de la cuenca del Asón, y de que Madrid siga sin dar un emplazamiento alternativo para la EDAR de Vuelta Ostrera.


Pregunta. –Usted, como responsable de Medio Ambiente, va a ver prácticamente ultimada en este ejercicio una de las grandes inversiones históricas, la Autovía del Agua, y la legalización del Bitrasvase del Ebro se acaba de publicar en el BOE. ¿Está satisfecha?

EVA DÍAZ TEZANOS.– Pues sí, tengo una gran satisfacción, porque son temas muy importantes para Cantabria. La puesta en marcha de la Autovía del Agua en esta legislatura ha servido para suministrar a los ayuntamientos de la costa 8 Hm3 de agua que se capta en la Mies de Molleda, en Unquera, de los ríos Cares y Deva y satisface las demandas de cantidad y de calidad de agua de todos los ayuntamientos costeros. El verano y el otoño pasado, con todos los problemas que tuvimos de sequía, no faltó el agua en ningún pueblo de Cantabria.

Además, la reciente legalización del Bitrasvase del Ebro, aporta otros 26 Hm3, que hasta la fecha se han utilizado solo para abastecimiento al Ayuntamiento de Santander, y son la garantía que tiene Cantabria para su futuro desarrollo económico y social.

Por cierto, dos grandes obras hidráulicas que se cruzan en Camargo y en Polanco.

No obstante, en dos de las grandes obras de saneamiento, la del Besaya y la de las marismas de Santoña y Joyel usted ha tenido que bregar con problemas graves: Buscar una alternativa a la depuradora de Vuelta Ostrera y hacer frente a las consecuencias de la paralización del Subfluvial de Laredo. ¿En qué situación se encuentran?

EDT. –El Gobierno Central tiene que buscar una alternativa a la depuradora de Vuelta Ostrera, porque es exclusivamente su competencia. Además, como sabe, tiene una sentencia firme de derribo.

El Gobierno de Madrid ha buscado el acuerdo con ARCA y ha ofrecido distintas alternativas, pero ARCA ha pedido la ejecución de sentencia, accediendo, eso sí, a mantener la instalación hasta que se construya la nueva.

Como vicepresidenta del Gobierno y consejera de Medio Ambiente he ofrecido al Gobierno central toda la colaboración técnica y política que está en nuestras manos, para que, cuando les toque decidir, se escoja la mejor solución a este grave problema y, a poder ser, con el mayor consenso posible. Lo que sí me gustaría dejar claro es que voy a defender que el nuevo emplazamiento sea aquél que menos impacto ambiental tenga y que genere el menor inconveniente posible para los vecinos y vecinas.

Por su parte, la obra del Subfluvial de Laredo está paralizada y las empresas afectadas han llevado el asunto a los tribunales.

Se trata de una gran obra de ingeniería para conectar por debajo de la mar las aguas residuales de Laredo y de toda la margen derecha del Asón con Santoña, para conducirlas a la depuradora de San Pantaleón, que está en Arnuero.

La paralización de esta obra está generando un grave problema ambiental en la calidad de las aguas de las Marismas y de la desembocadura del Asón.

Me preocupa mucho el silencio del Gobierno Central para reanudar y finalizar las obras, porque los daños pueden ser incalculables, tanto los medioambientales como los económicos.

La verdad es que las tres grandes obras realizadas por el Ministerio han generado tres grandes problemas para nuestra región. El saneamiento del Besaya, con la demolición de Vuelta Ostrera, el Bitrasvase del Ebro, con la anulación del proyecto y del Plan General de Santander;y el saneamiento de las Marismas de Santoña, con la paralización del Subfluvial de Laredo.

Instalaciones de la EDAR de Santander

Es muy difícil que el ciudadano pueda entender que haya que derribar la depuradora de Vuelta Ostrera, que ha cambiado la cara del Besaya, para volver a construirla en otro lugar, quizá muy próximo. Eso supone más gasto y, casi con seguridad, nuevos conflictos con los vecinos de las zonas donde pueda emplazarse. ¿No hay posibilidad de alcanzar una solución consensuada entre las partes para que se quede dónde está? ¿Cree que ARCA podría llegar a aceptar que ese gasto se dedicase a otras mejoras ambientales en esa cuenca, lo que parece mucho más lógico y eficiente?

EDT. –Sé que ha habido conversaciones y que se ha intentado todo, pero si ARCA solicita la ejecución de la sentencia, no hay otra solución. La ejecución de las sentencias forma parte del Estado de Derecho y así lo tenemos que asumir, aunque de cara a la ciudadanía parezca una contradicción realizar una inversión tan importante para derribar una instalación que está funcionando y construir otra EDAR igual en una ubicación cercana.

Va a resultar muy difícil, porque esta instalación ya estaba encajada y asumida por la población, pero el Gobierno central tiene que buscar un nuevo emplazamiento.

Vayamos donde vayamos con la nueva depuradora nos vamos a encontrar el rechazo de ese ayuntamiento y de los vecinos afectados. Nadie la quiere en su municipio, pero sí que es necesario ubicarla en la desembocadura del Besaya.

Además, como exigencia del Gobierno de Cantabria, la nueva depuradora irá dotada de un emisario submarino que será la solución definitiva para mantener la calidad y la limpieza de las aguas de las playas de Suances y Miengo.

Pero insisto, las sentencias hay que cumplirlas.

La tasa de basuras no se subirá

Recientemente, la AIREF ha recomendado subir los precios de algunos servicios públicos que se prestan en Cantabria para evitar el déficit que le generan al Gobierno, como es el caso de las basuras. Dado que MARE en los últimos dos años ha presentado resultados positivos, cabe suponer que se refiere a los precios públicos que el Gobierno aplica a los ayuntamientos y que éstos repercuten a los vecinos. ¿Los subirán para ajustarlos al coste real?

EDT. –La hipótesis de trabajo de la gestión que estamos realizando en MARE se basa en mejorar los servicios manteniendo las tasas. No están los tiempos para incrementarlas.

Tenemos que admitir que recoger la basura en Valderredible, en Liébana o en Soba será siempre más costoso que recogerla en Santander y sería muy caro y muy injusto repercutir los costes reales a la población rural. Eso no lo vamos a hacer. La solidaridad nos conduce a ofrecer a la población de las zonas rurales los servicios en condiciones parecidas a las de las zonas urbanas.

El agua es uno de los grandes recursos estratégicos de la región, pero también una importante fuente de gasto, porque es necesario tratarla y, después de usada, depurarla. ¿Debería estar integrado todo el ciclo del agua, desde la captación a la depuración, en una sola unidad de gestión?

EDT. –Hemos avanzado mucho en la integración del ciclo, por la vía de los hechos.

Aunque los abastecimientos de agua son de competencia municipal, es el Gobierno regional el que garantiza el suministro de agua en alta a buena parte de la población de Cantabria, porque las grandes infraestructuras las administra el Gobierno. La depuración de las aguas residuales es competencia del Gobierno, y lo gestionamos a través de MARE. El reto es aprovechar mejor esta fuente de riqueza.

Cantabria puede ofrecer agua a procesos industriales que sean consumidores y, por otra parte, estamos decididos a instalar pequeñas turbinas para producir electricidad, aprovechando las caídas en los desniveles de las tuberías de agua.

Una red diferenciada para las aguas pluviales

La vicepresidenta en una visita a las obras de la Autovía del Agua en Villaescusa.

¿Tiene sentido que en las EDAR se traten también las aguas pluviales, al no llegar separadas de las residuales?

EDT. –En los futuros desarrollos urbanos, y siempre que tengamos ocasión, hemos de impulsar la red separativa de aguas pluviales. Ya lo estamos incluyendo en los nuevos planes generales, y para las zonas rurales y pequeños negocios estamos introduciendo fitodepuradoras, de bajo coste y de funcionamiento sencillo que depuran a través de las raíces de plantas acuáticas. Somos muy optimistas con los resultados que ya tenemos.

¿Cantabria cuenta con una red de depuradoras suficiente?

EDT. –Para las zonas urbanas y para la mayoría de la población, sí. Para la población rural, no. Como Gobierno, tenemos que asumir y gestionar las instalaciones de los pequeños ayuntamientos y completar las redes de saneamiento, tal como marca el Plan General de Abastecimiento y Saneamiento, aprobado por todos los ayuntamientos y por el Gobierno en el último tramo de la legislatura pasada.

El Gobierno nacional está intentando alcanzar con las comunidades el Pacto del Agua para el futuro Plan Hidrológico Nacional. ¿Qué pide Cantabria en ese pacto?

EDT. –El Gobierno ya ha planteado incluir en ese Pacto del Agua que el Bitrasvase del Ebro se convierta en Trasvase del Ebro, para que no tengamos que devolver el agua captada.

Actualmente, el embalse del Ebro tiene 450 Hm3. El agua para Cantabria son 26 Hm3 y es de justicia que estos 26 Hm3 no los tengamos que devolver. Eso estamos defendiendo en el Pacto del Agua y eso es lo que tenemos que conseguir.

Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close