IRPF: En Cantabria, más barato

Todas las comunidades han anunciado cambios en los tramos autonómicos del IRPF (el 50% del impuesto), aunque solo Murcia ha optado por replicar al milímetro la estructura estatal, por lo que las diferencias a la hora de pagar a Hacienda se agudizarán a partir del próximo año. A partir de 2010, las comunidades empezaron a utilizar su capacidad normativa para elevar los tipos, aunque las modificaciones se limitaban a los tramos más altos y no afectaban a la mayoría de contribuyentes. Ahora, las variaciones ya empiezan a ser significativas para declarantes con sueldos medios o bajos.
Con la reforma fiscal, todos los asalariados que ganen menos de 12.000 euros estarán exentos de tributar, con independencia de su residencia. A partir de ese umbral, ya se registran variaciones. Por ejemplo, un contribuyente soltero y sin hijos con un sueldo bruto de 15.000 euros al año abonará 1.327 euros en Andalucía y Cataluña, la cifra más elevada. Para ese mismo sueldo, la cuota a pagar en Cantabria, Madrid, Castilla-La Mancha o Canarias será de 1.176 euros. Una diferencia de 150 euros. Dicho de otra forma, un trabajador que gana 15.000 euros pagará un 12,8% más por IRPF en Andalucía que en Cantabria.
Es así porque Madrid, Cantabria o Castilla-La Mancha han establecido que los primeros 12.450 euros de base liquidable tributen al 9,5%, porcentaje que aumenta al 19,5% al sumar el tipo estatal, fijado en el 10%. En cambio, Cataluña y Andalucía mantienen el 22% para los primeros 17.707 euros de base liquidable (la suma del 12% de la cuota autonómica y el 10% estatal). La base liquidable es el sueldo bruto tras restarle las cotizaciones a la Seguridad Social y las reducciones que contempla la reforma. Todos los contribuyentes tienen derecho a minorar su base en 2.000 euros y aquellos con rendimientos netos del trabajo inferiores a 14.450 euros gozan de una reducción adicional de hasta 3.700 euros.
Mantener un tipo inferior en el primer tramo de renta no solo beneficia a las rentas bajas, porque el sueldo de un contribuyente pasa por todas las tarifas del impuesto.
A medida que se incrementan los ingresos, también aumentan las diferencias entre comunidades. Un contribuyente que gana 30.000 euros anuales pagará 5.042 euros en Cantabria y 4.932,4 euros en Madrid. Pero no se podrá quejar, en Cataluña, Galicia y Andalucía pagaría 163 euros más y en Extremadura, 156.

Más diferencias en las rentas altas

Si nos vamos a los 60.000 euros de ingresos, en Cantabria pagarán 15.529; en Madrid, 269 menos; en Cataluña, 184 más; en Murcia, 355 más y en Extremadura, nada menos que 652 más, unas decisiones que sorprenden en comunidades gobernadas por el PP.
Para los afortunados que ingresen 300.000 euros al año, vivir en Cantabria también puede salirles rentable, aunque tengan que pagar 125.549 euros por IRPF. Es cierto que en Madrid pagarían 3.679 menos, pero en Andalucía serían 6.184 más; en Extremadura 6.030 euros más y en Asturias 5.890 más.

Suscríbete a Cantabria Económica
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar