Ocho empresas cántabras, entre las ‘gacelas’ con una evolución más veloz

Son las que tienen menos de un lustro y crecen más de un 20% cada año

España cuenta con 834 ‘empresas gacela’, ocho de las cuales están en Cantabria. Tienen en común el haberse creado hace menos de cinco años, superar el medio millón de euros de facturación, con crecimientos continuados superiores al 20%, y una plantilla de al menos diez empleados. De las ocho empresas cántabras que cumplen esta condición, una se dedica al tendido de redes (Symtel); otra al mantenimiento industrial (Mademan); hay una distribuidora de energía (Aldro), otra empresa de software (Fieldeas), tres de construcción (Coremasa 21, North Gawa y Construcciones y Rehabilitaciones de Santander) y una de comercio textil (Bezana Moda).


Las gacelas son antílopes de tamaño medio, ágiles y de patas largas. Pueden alcanzar velocidades de casi cien kilómetros a la hora y no duermen más de una hora al día, en períodos muy cortos, de cinco minutos o menos. En el ámbito económico, se conoce como empresas gacela a aquellas de reciente creación (menor de cinco años) que son capaces de alcanzar un nivel de crecimiento muy elevado, impropio de las compañías jóvenes.

Para pertenecer a este selecto club, las compañías deben haber logrado generar más de diez empleos y facturar por encima del medio millón de euros, acumulando crecimientos anuales superiores al 20% en cada uno de los tres últimos ejercicios.

La empresa Iberinform, del grupo Crédito y Caución, ha elaborado un informe sobre las ‘empresas gacela’ que hay en España y ha determinado que son 834 las que avanzan a esta velocidad. Cantabria está representada en esta lista con ocho compañías, repartidas entre el puesto 118 y el 780. Entre todas sumaban casi 240 millones de facturación en el año 2018 y más de 300 trabajadores.

Expositor de Fieldeas en una feria de logística. La empresa de software del grupo CIC Consulting está especializada en este sector.

Las gacelas cántabras solo representan el 1% del censo nacional, en el que Madrid concentra el 22% (muchas más que su peso en el PIB), seguida por Andalucía (16%), la Comunidad Valenciana (15%) y Cataluña (10%).

El informe muestra que, aunque sería lógico esperar que, en pleno boom de las startups tecnológicas, las iniciativas empresariales más exitosas surgiesen en el mundo digital y tecnológico, no es así. Las gacelas españolas siguen operando en sectores tradicionales. Solo una minoría trabaja en los más innovadores, como el comercio electrónico, las TIC o la biotecnología

De hecho, siete de las ocho empresas cántabras que entran dentro de esta consideración trabajan en sectores tan tradicionales como la construcción, el mantenimiento industrial o el comercio.

Tres pertenecen a grupos empresariales ya consolidados, como Fieldeas (CiC Consulting), Aldro Energía y Soluciones (Pitma) y Mantenimiento de Maquinarias del Norte (Mademan). El resto, son nuevos actores que han conseguido un éxito muy rápido y tienen grandes previsiones en su horizonte.

Aldro Energía y Soluciones

El grupo Pitma se ha consagrado en muy poco tiempo como uno de los más potentes de la región. No solo ha creado una gran red de empresas aprovechando sus propias necesidades sino que ha conseguido que la mayoría de ellas tengan crecimientos muy rápidos.

Ninguna tanto como Aldro Energía y Soluciones, una comercializadora de energía eléctrica y gas que Pitma lanzó en 2014. Aunque nació como comercializadora de electricidad para el sector residencial y profesional, en 2015 incorporó a su oferta el gas y los servicios energéticos complementarios para ambos sectores.

Aldro Energía cerró 2015 con cerca de 14 millones de facturación, cifra que cuadruplicó en el siguiente ejercicio, en el que alcanzó los 56 millones.

En 2017, siguió creciendo exponencialmente, hasta conseguir unas ventas de 108 millones de euros. También fue el año en el que decidió abrirse al mercado ibérico, con la apertura de una oficina en Portugal que se haría realidad en 2018, año en el que duplicó de nuevo la facturación, superando los 223 millones.

En 2019, según ha trasladado la compañía, han superado sus previsiones, al haber facturado 590 millones de euros, una cantidad que no solo le permite situarse entre las empresas gacela, sino que también la incluye entre las mayores empresas de Cantabria. Aldro se ha convertido, además, en una de las comercializadoras de luz y gas de más rápida evolución en España, con una cartera de más de 200.000 clientes en estos momentos.

“2019 ha sido un año muy bueno, en el que superamos todos nuestros ambiciosos objetivos, gracias al trabajo de nuestro equipo y al canal de venta”, afirman desde la compañía energética.

El número de trabajadores ha crecido en consonancia con la propia empresa. En 2014, Aldro estaba formada por tres empleados, que trabajaban en una pequeña oficina de la avenida de Palencia (Torrelavega). Un año después, la plantilla ya estaba compuesta por 24 personas, que aumentaron hasta 47 al siguiente.

La cifra siguió creciendo hasta alcanzar los 62 empleados en 2017 y los 75 un año más tarde. Actualmente, Aldro cuenta con un equipo de más de cien profesionales y un edificio propio en el Paseo del Niño, de Torrelavega.

“Aunamos el know-how en comercialización y trading de energía eléctrica, y los conocimientos en eficiencia e ingeniería energética para poner en marcha soluciones que optimicen la gestión de la energía”, apostillan desde Aldro.

Con unos ratios tan difíciles de igualar de cara al futuro, Aldro se plantea “seguir creciendo con todo tipo de clientes, pero centrarnos especialmente en las pymes, un nicho donde tenemos muchas fortalezas”, dicen. También es el momento de consolidar el modelo de negocio y fortalecer la compañía. Su objetivo es lograr 300.000 clientes y 6 TWh de cartera de energía.

Mademan

En marzo del año 2015 se fundó la empresa Mantenimiento de Maquinarias del Norte (Mademan), con la finalidad de comprar las instalaciones de una empresa que estaba en liquidación y su plantilla inmensa en un ERE de extinción. Se trataba de un taller de Maliaño dedicado al mantenimiento de plantas industriales, en la rama de la mecánica industrial, con una veintena de trabajadores.

Tras unos primeros meses complicados, en los que la nueva compañía se centró en conservar los clientes que quedaban y tratar de recuperar los perdidos, cerró el año con una facturación de 630.000 euros. “Este es un sector maduro y el hueco que deja uno cuando se va lo ocupa la competencia rápidamente; por ello, el principal objetivo fue recuperar la confianza en el nuevo proyecto empresarial”, explica David González, CEO de la empresa.

Aldro Energía y Soluciones cuenta ya con 100 empleados en sus instalaciones de Torrelavega.

La evolución fue muy positiva desde el principio. En 2016, Mademan superó facturó 1,1 millones de facturación y en 2017 superó los 1,7. Ese año pudo trasladarse a sus instalaciones actuales, en el Polígono de Parayas, donde dispone de cerca de 3.000 m2 para desarrollar su actividad.

En 2018 facturó casi 2,6 millones de euros, cifra que llevó a la compañía a entrar en el puesto 604 de este ranking nacional.

“Pienso que toda empresa puede seguir creciendo de manera importante si desde la dirección se tiene ese gen emprendedor que lleva a seguir evolucionando. El sector es lo de menos”, expone David González al analizar la trayectoria de su empresa. En su opinión, “lo que verdaderamente importa es la ilusión y el inconformismo permanente”.

Paralelamente a este crecimiento orgánico, Mademan decidió ampliar el abanico de servicios que venía ofreciendo, para lo que comenzó un proceso de compra de empresas, hasta convertirse en la matriz de un grupo que ya no solo hace mantenimiento, sino que también realiza mecanizados, calderería y estructuras metálicas. Recientemente, ha añadido a sus servicios la  consultoría de recursos humanos y la selección de personal técnico para terceros.

Mademan ha creado un grupo de empresas y ya supera el centenar de trabajadores

Cinco años después de adquirir el taller de mantenimiento industrial quebrado, Mademan se ha convertido en grupo global de servicios auxiliares para la industria, que opera en varios sectores, factura más de cuatro millones de euros y empieza a expansionarse por el resto de España. “Queremos seguir creciendo en nuevos servicios y ser cada vez más globales. Por eso, analizamos permanentemente nuevos proyectos que puedan complementarnos, bien desarrollándolos internamente o valorando la compra de empresas que ya lo hayan hecho”, apostilla González.

El grupo da empleo en estos momentos a más de cien personas, entre las que hay una gran variedad de perfiles: ingenieros de distintas ramas, electromecánicos, soldadores, caldereros, tuberos, torneros, montadores de estructuras… “La clave como empresario ha sido rodearme de un equipo de personas con muchas ganas de hacer cosas distintas en un sector tradicional como este”, resume David González.

María Quintana

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar
Cerrar