Cantabria elabora un plan para minimizar el efecto del coronavirus en las empresas

Según las autoridades, el objetivo del plan es prever y evitar que el coronavirus obstaculice la economía cántabra

El consejero de Innovación, Industria, Transporte y Comercio, Francisco Martín, ha presentado ante el Comité de Vigilancia del coronavirus el plan de contingencia elaborado para minimizar el impacto de esta infección en las empresas cántabras.

Martín ha señalado que este plan obedece a queel problema de esta enfermedad excede de los peligros sanitarios y puede obstaculizar las relaciones comerciales de la economía cántabra, algo que se debe «prever y evitar».

El consejero y presidente de Sodercan, sociedad que llevará a cabo la coordinación del plan y del comité de vigilancia, ha informado que el plan consta de cuatro líneas principales basadas en la información de las exportaciones, coordinación con organismos oficiales, creación de servicios de apoyo y programación de iniciativas para diversificación de mercados, teniendo en cuenta la situación en países como China, Italia y con menos incidencia, Corea e Irán.

Martín ha presentado el plan en la sede de Sodercan ante los miembros del comité de vigilancia, cuyo objetivo es el de informar a las empresas de las dificultades que puede ocasionar la enfermedad y al mismo tiempo ofrecer herramientas y recursos para la búsqueda de mercados alternativos.

El comité está formado por todas las entidades y organismos implicados directa o indirectamente en el comercio internacional, es decir, las Cámaras de Comercio, ICEX, CEOE, Asociación de la Empresa Familiar, clústeres, ATA, Dirección General de Industria, Dirección General de Comercio, Autoridad Portuaria de Santander, aduanas, entidades bancarias y los sindicatos UGT y CCOO.

El consejero ha señalado que lo «más importante» es ofrecer a los exportadores, importadores y empresas potencialmente afectadas (cadena de logística y suministro, así como las que fabriquen en las zonas de mayor influencia del coronavirus) las herramientas más adecuadas para afrontar este reto, que pasa primero por disponer de la información «más fiable» sobre la evolución de los mercados más amenazados; y segundo, por poner en marcha herramientas que les ayuden a solventar las dificultades esencialmente la búsqueda de posibles mercados alternativos.

CUATRO LÍNEAS DEL PLAN DE CONTINGENCIA

La primera línea del plan se centra en la información de las exportaciones y la organización de un sistema de intercambio junto al ICEX que transmitirá toda la información disponible al tejido empresarial regional.

Según el Ejecutivo, las estadísticas no muestran aún los problemas que el coronavirus podría estar causando porque las últimas cifras oficiales son de diciembre de 2019, por lo que la información oficial se complementará con la de carácter «más cualitativo» procedente de las empresas a través de asociaciones, cámaras y contactos directos con aquellas.

El segundo eje, dada la amplitud de la crisis y como vigilancia de las medidas que implante la Unión Europea y la Administración General del Estado, es la coordinación con los organismos estatales en Madrid (ICEX, Ministerio, etc.) y con las directivas que emanen de Bruselas.

El contacto se realizará fundamentalmente a través de la Dirección Territorial de Comercio que trasladará toda la información que recopile y pondrá a disposición de las empresas un teléfono de contacto en Madrid con información actualizada de todas las actuaciones programas por el ICEX que puedan verse afectadas por el coronavirus.

Como tercer eje, se diseñarán una serie de servicios de apoyo a las empresas perjudicadas para que puedan solventar las dificultades que puedan tener en la exportación, cadena de logística, suministro o fabricación in situ. De momento, la principal problemática procede del sudeste de Asia y de China, pero también de otros mercados afectados como Italia, además de la cancelación de ferias o congresos internacionales en otros mercados como EEUU o Marruecos.

Sodercan tiene previsto en 2020 ayudas específicas para empresas exportadoras en su diversificación de mercados y está estudiando incluir dentro de las bases y convocatorias el factor de causa de fuerza mayor para poder subvencionar actuaciones que hayan sido pagadas con anterioridad a la publicación de las bases y que hayan sido canceladas con motivo del coronavirus.

La cuarta medida se centra en la programación de iniciativas y acciones en el marco del plan de actuaciones conjuntas, misiones y ferias 2020, que Sodercan desarrolla en colaboración con la Cámara de Comercio para alcanzar la diversificación de mercados, así como ejecutar acciones promocionales específicas una vez que la crisis actual se haya superado.

Se trata, de seleccionar otros mercados alternativos que no estén afectados por el coronavirus en 2020 y de cara a 2021 reforzar nuevas acciones en esos mercados para suplir las no realizadas en 2020.

Para la búsqueda de nuevos mercados, Sodercan lanza un programa de asesoramiento externo y estrategia comercial que subvencionará los costes de consultoras especializadas para búsqueda de nuevos clientes relacionado tanto con la exportación como con suministro. También se está estudiando conceder un porcentaje mayor de ayuda a empresas afectadas por el coronavirus.

También se plantea informar y facilitar el acceso a instrumentos de financiación en condiciones preferentes o ventajosas. Además, a través de la Enterprise Europe Network se reforzará el servicio de búsqueda de nuevos proveedores alternativos que será una de las prioridades, especialmente, si las dificultades se prolongan en el tiempo.

PANORAMA DE LAS IMPORTACIONES DE CHINA E ITALIA

Según el Ejecutivo, la preocupación más importante es la relación comercial con China, donde según una encuesta interna de los asociados de la Cámara de Comercio de España, más del 89% de las compañías españolas que opera en Shanghai admite que el virus afecta a sus negocios.

Los últimos datos estadísticos del ICEX (diciembre de 2019) señalan que Cantabria importó productos de China por valor de 135 millones de euros, con un incremento del 14% respecto a 2018, siendo 857 empresas las que importan.

China es el cuarto mercado de importación en volumen, por detrás de Alemania, Francia y Japón, pero el primero en el porcentaje de empresas importadoras que es del 30 por ciento.

De las 857 empresas que importaron en 2019 productos de China, 200 lo hacen de manera regular (durante más de 4 años consecutivos), y de ellas, 53 importan de manera regular más de 50.000 euros al año.

Por sectores, lo que más se importa son productos industriales y tecnologías con un 53% del total, seguido de bienes de consumo con un 40 por ciento. En concreto, se trata de artículos de cocina, mesa y hogar, equipos, componentes y accesorios de automoción, electrodomésticos, productos de fundición de acero, maquinaria, etc.

Con respecto a Italia, es el tercer mercado de exportaciones de Cantabria, con un 7,4% del total registrado en 2019. Las empresas cántabras exportan a este país casi 200 millones de euros, sobre todo productos industriales (fundición y acero) y conservas de pescado.

Italia es el segundo mercado más importante para Cantabria en el sector agroalimentario y en importaciones es el sexto, con 93 millones de euros en 2019, con una balanza comercial positiva para la región.

En los mercados de Corea e Irán el impacto en Cantabria sería menor, ya que Corea mantiene una relación comercial residual y en Irán ya bajaron nuestras exportaciones tras la ruptura del pacto y la imposición de sanciones de los Estados Unidos.

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar
Cerrar