González de Frutos (Unespa) rechaza financiar pensiones con impuestos porque “peligraría” el gasto social

Valora el sistema británico que obliga a los empresarios a inscribir a los trabajadores en algún plan de pensiones

La presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos, se ha mostrado contraria a financiar pensiones contributivas con impuestos, salvo en casos excepcionales o como fórmula provisional, porque, según ha advertido, ello haría “peligrar” el resto del gasto social, como las becas y los subsidios.

“Los impuestos están para pagar becas y subsidios de integración, no para pagar pensiones, porque si comenzamos a pagar las pensiones con impuestos, tal vez un día tengamos que dejar de pagar becas y subsidios, o tengamos que reducir drásticamente su generosidad”, ha advertido González de Frutos durante la presentación de un informe sobre el sistema británico de ahorro para la jubilación en la empresa.

La presidenta de Unespa ha afirmado que las pensiones públicas españolas están “entre las más generosas del mundo desarrollado” y también entre las que soportan una mayor presión por el envejecimiento democráfico. “Ni Francia, ni Alemania ni Reino Unido van a tener unaevolución tan explosiva del gasto en pensiones de reparto como España”, ha advertido.

Algunas alternativas “básicas” a este problema serían la de reducir la generosidad de las pensiones o la de diversificar sus fuentes de financiación y recurrir, por ejemplo, a los impuestos. Pero González de Frutos considera que la forma de abordar este problema es promocionar las pensiones de capitalización, especialmente en las empresas, tal como han hecho otros países.

“En lo que va de siglo, las familias y trabajadores de Países Bajos han destinado el 16% de su renta disponible a previsión capitalizada. Los daneses han dedicado el 11% de los recursos de que disponían para consumir o ahorrar, los británicos el 11%, los alemanes el 4,4%. Nosotros hemos dedicado el 1,9% de nuestros recursos”, ha lamentado.

González de Frutos ha señalado que esto no se explica por la diferencia de salarios y ha puesto como ejemplo el caso de Reino Unido y el sistema de adscripción automática, donde los trabajadores que ganan unas mil libras (1.172 euros al cambio actual) han aumentado su cifra de adscripción desde el 42% de 2007 al 76% en 2017, es decir, que tres de cada cuatro participan en el sistema sin tener un gran salario.

En su opinión, en España no hay previsión complementaria o no está suficientemente desarrollada “porque hay quien no la quiere”. “El sistema de reparto (…) necesita que alguien más lo acompañe en el viaje de la provisión del bienestar para los españoles, sobre todo los españoles del futuro”, ha señalado la presidenta de Unespa.

EL CASO BRITÁNICO

El informe presentado hoy en la sede de Unespa en Madrid analiza el sistema de adscripción por defecto (“automatic enrolment”) adoptado en Reino Unido a partir de 2012. Se trata de un sistema de previsión social complementaria de las pensiones públicas británicas, de adscripción por defecto.

Así, los empresarios británicos están obligados a inscribir automáticamente a todos los empleados que cumplan con unos requisitos determinados en algún tipo de plan o instrumento de pensiones cualificado al efecto. Este mecanismo se denomina “automatic enrolment” o “auto-enrolment”.

Los empresarios británicos realizan unas aportaciones mínimas a favor del trabajador, siempre y cuando éste aporte el porcentaje que le corresponda. Una vez adscrito automáticamente por defecto, el trabajador puede decidir salirse, ya que su adscripción es voluntaria.

El estudio, elaborado por el profesor Fernando Martínez-Cue, resuelve que este sistema está ayudando a ahorrar y mejorar los ingresos por jubilación de millones de personas en Reino Unido: desde 2012, diez millones de trabajadores se han incorporado a este sistema, con más de 1,4 millones de empresarios cumpliendo con esta obligación, y sólo el 9% de los adscritos por defecto optó por salirse.

El informe resalta además que el sistema ha ayudado a que todo tipo de trabajadores, no sólo los de grandes empresas, dispongan de un complemento privado adecuado para su pensión pública cuando se jubilen. “Los resultados son especialmente relevantes y exitosos en el caso de los trabajadores con ingresos bajos, los trabajadores a tiempo parcial, las mujeres y los jóvenes”, apunta el estudio.

Hasta 2012, en Reino Unido sólo los trabajadores de grandes empresas y del sector público estaban adheridos a sistemas de pensiones de empleo y tenían ahorros para su jubilación.

Share

Source: Europapress

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar