Una Bahía electrosolar

Metaltec ha formado un consorcio de empresas para abordar un ambicioso proyecto de transporte interior y ocio vinculado a la energía solar

La bahía de Santander puede convertirse en la avanzadilla de un sistema logístico basado en la energía electrosolar, que incluiría la posibilidad de llegar al aeropuerto por barco, el transporte marítimo de pasajeros y pequeñas mercancías en catamaranes ecológicos y el alquiler de apartamentos turísticos flotantes. Una iniciativa que plantea el astillero Metaltec de cara a los fondos europeos a partir de sus experiencias en este terreno y que impulsaría la industria local.


Uno de los proyectos más singulares que se han presentado desde Cantabria a las iniciativas de interés planteadas por el Gobierno de la nación lo firma la empresa de construcción naval Metaltec, en asociación con el Puerto de Santander, para hacer de la Bahía una zona experimental de movilidad sostenible basada en la energía solar. Metaltec ya ha hecho tres catamaranes solares de aluminio y ha acumulado la suficiente experiencia en este terreno como para plantear todo un modelo de transporte marítimo de pasajeros y pequeñas mercancías con barcos eléctricos que enlazarían cuatro embarcaderos situados en Gamazo, el Barrio Pesquero, Astillero y Pedreña.

En el mundo de la automoción parece casi inevitable la generalización de los coches eléctricos, pero nadie ha planteado una iniciativa semejante para el transporte marítimo de corta distancia, que podría ser atendido con embarcaciones electrosolares no contaminantes. La empresa cántabra Metaltec parece dispuesta a ser la primera, aprovechando los fondos europeos de recuperación. Su proyecto, denominado Bahía Zero, pretende convertir el entorno del actual puerto deportivo de Marina del Cantábrico, ahora poco aprovechado, en el eje de un proyecto estratégico para la movilidad sostenible, basado en sus avances en embarcaciones solares.

Habría transporte de pasajeros y pequeñas mercancías en barcos eléctricos, apartamentos flotantes, una planta solar y acceso al aeropuerto por vía marítima

La iniciativa permitiría conectar todas las localidades de la bahía de Santander con  embarcaciones de pasajeros no contaminantes y aprovechar esos servicios para el transporte de pequeñas mercancías en lo que se conoce como ultima milla, la llegada al destinatario final, combinándolo con coches eléctricos.

Lo embarcaderos del servicio de catamaranes electrosolares que contractarían por mar las localidades de la bahía.

Estas rutas intraportuarias de barcos silenciosos que unirían Santander, Camargo, Astillero y Marina de Cudeyo solo son la parte más visible de un proyecto mucho más ambicioso, siempre con la misma filosofía ambientalista, que incluye un tranvía eléctrico autónomo entre el aeropuerto de Parayas y la terminal intermodal Marina de Camargo, que se construiría junto al actual puerto deportivo. De esta forma, los pasajeros del avión podrían llegar al aeropuerto o salir de él por mar. Desde Santander o desde cualquiera de los otros puntos de embarque de la bahía, accederían con estas embarcaciones hasta la estación marítima y desde allí llegarían al aeropuerto en el tranvía. Un sistema inédito que daría un carácter muy singular a los vuelos a Santander.

Este tranvía bordearía la pista del Seve Ballesteros, en un trayecto de apenas diez minutos de duración. Es una de las ventajas de tener dos terminales (la aérea y la portuaria que pretende construir) a tan corta distancia entre sí.

Metaltec también quiere aprovechar la reserva de suelo que le ha quedado tras el derribo de la discoteca Aqua, y las que ya tiene el puerto deportivo a su alrededor para añadir otras actividades logísticas y de ocio, como un área de autocaravanas, varias actividades náuticas y un hotel flotante.

Este astillero especializado en embarcaciones de aluminio construyó hace algún tiempo un prototipo de apartamento flotante que se alquila por días, y que, una vez producido en serie, serviría para diversificar aún más la oferta de alojamientos de la región. Técnicamente se trata de embarcaciones, y como tal pueden estar amarradas en el embarcadero de Marina del Cantábrico, a disposición de los turistas.

El proyecto Bahía Zero se completa con una planta fotovoltaica con 1,8 Mw de potencia que aprovecharía la energía solar y un centro tecnológico de I+D para vehículos eléctricos, utilizando en todos los casos los espacios que rodean el puerto deportivo de Camargo.

El tren eléctrico que uniría la Estación Intermodal de Marina de Camargo con el aeropuerto, en un trayecto de diez minutos que se realizaría bordeando las pistas.

Metaltec está convencida de que su iniciativa tendría un efecto tractor muy importante sobre toda la industria auxiliar del sector naval. La inversión necesaria para poner en marcha todas las patas del proyecto ya es muy ambiciosa, y se eleva a 55 millones de euros, pero la dimensión puede escalar varios peldaños en el futuro. Hay que tener en cuenta que tanto los barcos impulsados por energía solar como los apartamentos flotantes son susceptibles de ser utilizados en cualquier otro puerto donde se realice transporte de pasajeros en cortas distancias o haya una lámina de agua disponible para el ocio.

Los promotores han formado un amplio consorcio, sumando a la iniciativa a las empresas Ecopuerto Marina del Cantábrico, Copsesa, Ámbar Telecomunicaciones, Cisga, Viavox, Sarup Motor Sport, Logos Energía y Scoobic Urban Mobility, además de la Universidad de Cantabria (Escuela de Náutica), Uneatlántico y el clúster Tera. Con este apoyo se ofrecen al Ministerio de Industria para que su proyecto no solo sirva para impulsar la economía cántabra sino también la nacional, dimensionándolo como un PERTE, uno de los planes estratégicos pensados para la recuperación y transformación del país.

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar