Empresas

Redytel, de una pequeña empresa a las redes telemáticas de Petronor

La compañía de Maliaño ha crecido durante la crisis con la ampliación de su ámbito de negocio

Redytel es una pequeña empresa cántabra que pretende dar solución a los retos tecnológicos que se le plantean a cualquier tipo de compañía: crear páginas web y apps, diseñar la red informática, asegurar sus datos, los controles de seguridad y de protección contra incendios… Su mayor proyecto lo han desarrollado en la planta Petronor de Muskiz, en el País Vasco.


Redytel abrió sus puertas en Maliaño en 2004, de la mano de Juan Manuel Jiménez y Jorge Gómez. Empezó siendo una tienda, un punto de venta y de soporte técnico enfocado a la pequeña y mediana empresa, a la que ofrecía tanto ordenadores como software. Pero poco tiempo después, los dos socios comenzaron a interesarse por la instalación de redes.

Ya en 2008 se habían especializado en el campo de la transmisión de voz y datos, así como en cuestiones de seguridad y protección contra incendios, convirtiéndose en integradores de instalaciones. “Con la llegada de la crisis económica, los contratos de mantenimiento de ordenadores pasaron a un segundo plano, pero nosotros podíamos ofrecer un servicio tan necesario o más, la instalación de redes”, explica Juan Manuel Jiménez.

Parte de una de las instalaciones realizadas por Redytel.

En 2014, Redytel dio otro salto al entrar en el campo de la consultoría, convirtiéndose en una empresa especializada en la implantación de soluciones tecnológicas: proyectos de comunicaciones, seguridad, sistemas y software, así como servicios en la nube, seguridad informática, etc.

A día de hoy, Redytel mantiene sus vinculaciones iniciales con la informática pero su campo de actuación está más orientado al sector industrial. Prueba de ello es el trabajo que ha llevado a cabo en la planta Petronor, de Muskiz (País Vasco), el servicio del que se sienten más orgullosos.

Con un potencial productivo de 12 millones de toneladas al año, Petronor es la mayor refinería de España. Da trabajo directo a 945 trabajadores y se calcula que el empleo inducido llega a 6.200 personas, entre ellas los 18 empleados de Redytel.

La planta encargó a esta pequeña empresa cántabra que detectara aquellos riesgos y vulnerabilidades tecnológicas de sus instalaciones que pudieran poner en peligro la estabilidad y continuidad de su trabajo.

“Al contratar a una empresa de telecomunicaciones, las grandes industrias buscan desprenderse de cautividades, de verse maniatados durante años”, explica Manuel Pellón, director comercial de la empresa, al justificar los motivos por los que Petronor apostó por ellos.

Redytel ha estrenado oficinas recientemente en la Avenida Menéndez Pelayo, de Maliaño. En la imagen, uno de sus técnicos trabajando.

Además, frente a grandes compañías tecnológicas multinacionales, que tienen un negocio más dirigido a un solo ámbito de actividad y son menos adaptables, Redytel ofrece un servicio completo y trata de ajustarse a las necesidades de cada cliente. Eso dio lugar a que, al poco de llegar a Petronor alertaran sobre la necesidad de mejorar la protección contra incendios de la planta y desarrollaran las medidas al efecto. Desde la ingeniería inicial para la mejora e integración de los sistemas de protección contra incendios hasta las pantallas audiovisuales colaborativas de las Salas de Control de la refinería de Muskiz llevan la firma Redytel.

En total han actuado en cuatro áreas: la protección contra incendios y la seguridad; las comunicaciones de la refinería (fibra óptica y redes); el soporte de prototipos para el programa de I+D Petronor Innovación; y la implantación de una Plataforma de Integración Safety 4.0 que está siendo objeto de atención por parte de otras divisiones del grupo Repsol.

Gracias a su buen hacer, la empresa cántabra puede presumir de haber sido nombrada ‘Mejor Implantador Digital’ de la planta y de trabajar para unos doce departamentos de Repsol, lo que les ha ido abriendo las puertas de grandes empresas de ingeniería, como IDOM, LKS (Grupo Mondragón), EIA21 o Invall, que les plantean consultas para la implantación de diversas tecnologías. Recientemente han realizado un proyecto para mejorar los sistemas audiovisuales de ADIF Zaragoza. 

Su filosofía, tanto para grandes como para pequeñas empresas es clara: “Queremos que tengan inquietud por evolucionar y que empiecen a apostar por pequeñas inversiones y auditorías para localizar los daños que tienen o pueden tener como, por ejemplo, no contar con redes de comunicación adecuadas”. Ahí es donde Redytel podrá ayudarlas.

María Quintana

Reciba la revista de cada mes en su domicilio
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar