A Vitrinor se le queda pequeña la fábrica

La empresa de menaje ya ocupa los 24.000 m2 que tenía Gursa y quiere hacer una nave más

Cuando nació la cooperativa Vitrinor, con la intención de volver a dar empleo a la plantilla que tenía Gursa –la extinta factoría de menaje de cocina de Magefesa– parecía poco menos que imposible volver a ocupar los 24.000 m2 de aquellas naves y a toda la plantilla afectada por el cierre. Los comienzos fueron muy modestos pero la expansión que ha experimentado Vitrinor en los últimos años, en los que ha pasado a vender en casi 50 países, ha acabado por hacer realidad aquel escenario que entonces parecía impensable. La fábrica de Guriezo ya no tiene espacio suficiente para seguir atendiendo el creciente volumen de pedidos y ha solicitado autorización para ampliar.


El síndrome de Peter Pan hace que quienes lo sufran se resistan a crecer y se vean incapaces de asumir los roles propios de su edad cronológica. La empresa cántabra de menaje Vitrinor es un ejemplo de todo lo contrario.

Lo primeros pasos, tras hacerse cargo de las naves de Gursa en 1995, no fueron fáciles, sobre todo para una cooperativa, pero paso a paso ha vuelto a convertirse en una de las grandes fábricas de la región y en los últimos cinco años, la compañía, dirigida ahora por Fernando Garay, casi ha duplicado el volumen de ventas y ha aumentado en un 50% la capacidad productiva.

Aunque la factoría que en su día levantó Gursa en Guriezo dispone de una superficie fabril que pocas empresas tienen en Cantabria –24.000 metros cuadrados– ya no es suficiente para seguir creciendo y la cooperativa pretende construir una nave anexa de 4.000 metros cuadrados en la que produciría nuevas gamas de menaje. “Si no disponemos de esa ampliación, estos desarrollos técnicos tendrán que quedarse guardados en el cajón”, constata Garay.

Vitrinor prevé hacer una inversión de entre 1,5 y 2 millones de euros en el nuevo edificio, sin incluir el coste de la nueva maquinaria. Por el momento, no ha cuantificado el personal nuevo que empleará.

El inicio de las obras, previsto para finales de año, depende de una modificación en el planeamiento urbanístico del municipio y el visto bueno de la CROTU –Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo–. En este sentido, el Gobierno regional se ha mostrado dispuesto a que la tramitación administrativa sea lo más ágil posible.

Atender las nuevas tendencias de mercado

Los productos más vendidos del catálogo de Vitrinor siguen siendo las sartenes, por encima de las cacerolas y otras piezas de cocción, ya que, al usarse más, se deterioran antes y los clientes tienen que reponerlas con mayor frecuencia. No obstante, las gamas de productos personalizados ganan cada vez más peso en la facturación de la empresa de Guriezo. Una de estas líneas, la del acero vitrificado Eco, permite ahorrar hasta un 50% de energía en las cocinas de inducción cuando se utilizan potencias medias. Esta gama está adaptada a la nueva normativa europea, y sus piezas no llevan PFOA, un pegamento utilizado para fijar la capa de teflón que la Unión Europea acaba de prohibir, ante la posibilidad de que pueda producir daños en la salud.

Las cacerolas (arriba) y las sartenes son los dos principales líneas de fabricación de la planta de Guriezo.

El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, dependiente de la OMS, ha calificado el PFOA como una sustancia potencialmente cancerígena, que además está asociada con un incremento en los niveles de colesterol y con algunos problemas en órganos como el hígado y riñones, y en los sistemas reproductivo e inmunitario.

Otra de las ventajas del nuevo producto de Vitrinor es que su revestimiento antiadherente reduce el uso de aceite o grasas. Las arcillas naturales que se utilizan para el vitrificado permiten que estas piezas resistan en perfectas condiciones temperaturas de 840 grados.

Otra de las gamas de menaje que la firma cántabra está introduciendo en el mercado con mucho éxito es la Hygitech, cuyo esmaltado elimina el 99% de las bacterias. “La pandemia ha aumentado la demanda de superficies lo más higiénicas posibles”, justifica Fernando Garay.

Más allá de las tendencias de mercado, Vitrinor aprovecha las oportunidades negocio que facilitan las distintas culturas de cocción, y desarrolla piezas de cocina adaptadas a las tradiciones gastronómicas de algunas zonas geográficas. En Guriezo se produce, por ejemplo, el tajine, un utensilio de cocina milenario en Marruecos y otros países del norte de África, donde está hecho en cerámica o barro. Vitrinor lo ha reinterpretado en acero vitrificado, con una apariencia más moderna, pero conserva la típica tapa cónica, que retiene el vapor de agua en el recipiente y ayuda a mantener mejor las propiedades de los alimentos, gracias a su cocción lenta.

La empresa también fabrica la olla Dutch Oven para países de la Europa Central, como Holanda, Suecia, Noruega, Alemania o Francia, donde tiene mucha demanda. Vitrinor es el primer fabricante que se atreve a hacerla en acero vitrificado, en lugar de emplear el habitual hierro fundido. “Es más ligera y atractiva”, defiende Garay, y lo cierto es que el mercado ha aceptado esta opción.

Presencia nacional e internacional

La compañía facturó 50 millones de euros el año pasado, un 65% más que hace un lustro. Fernando Garay atribuye parte de esta rápida evolución a la actividad comercial que se ha llevado a cabo en misiones comerciales y en ferias de menaje de Estados Unidos y Alemania, las más importantes del mundo, algo que hace años la empresa ni siquiera podía plantearse.

Esta labor ha surtido efecto. Antes, Vitrinor operaba en 30 países y ahora lo hace en medio centenar, a los que exporta el 75% de su producción. En cambio, el mercado español, muy maduro, no crece, aunque el año pasado experimentó un repunte como consecuencia de los problemas logísticos que originó la pandemia del coronavirus, que colocó a la empresa cántabra en una posición de ventaja con respecto a su principal competidor asiático. Sin embargo, Garay entiende que esta situación es solo coyuntural. “Entendemos que la competencia asiática va a seguir”, acepta resignado.

Vitrispan

Gracias a la experiencia acumulada durante décadas en la fabricación de acero vitrificado, Vitrinor decidió crear la filial Vitrispan, que produce paneles de acero para el mercado nacional y para países como Chile, Panamá y Francia. Los paneles vitrificados son versátiles y funcionales y se utilizan para el revestimiento de estaciones de transporte público, fachadas, túneles y pasos soterrados, donde su demanda no dejan de crecer.

Además de presentar un acabado moderno y una fácil limpieza, el acero vitrificado aporta luminosidad, lo que reduce el consumo energético en la iluminación de los túneles y ofrece una mayor seguridad vial.

Otra de las ventajas es su resistencia frente al vandalismo. Admite el uso de ácidos y productos de limpieza, con lo que se convierte en una alternativa muy sólida frente al aluminio y al hormigón en lugares de gran tránsito de personas.

Las estaciones madrileñas de Metro de Goya y Paco de Lucía, revestidas con los paneles de Vitrinor.

Vitrispan ocupa 5.000 metros cuadrados en la planta de Vitrinor y de sus instalaciones también salen paneles antibacterianos para pasillos de hospitales, clínicas, salas asépticas, quirófanos, revestimiento de paredes y fabricación de mesas de laboratorio.

La compañía sigue ahora la misma estrategia comercial de su matriz, centrando sus prospecciones de negocio en la exportación. Recientemente ha conseguido un contrato para revestir dos kilómetros de un túnel canadiense con sus paneles, lo que resulta una buena carta de presentación en aquel mercado .

Aunque la plantilla de esta filial suele rondar entre los 30 y 40 empleados, dependiendo de la carga de trabajo,  la compañía prevé llegar a los 50 contratados antes del verano.

Ahora mismo, Vitrispan está presente en una veintena de mercados, pero trabaja con las oficinas comerciales del ICEX en otras dos decenas más y la empresa se muestra muy satisfecha con la receptividad que está encontrando en ellos.

David Pérez

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar