Sin tabús: la tecnología al alcance de todos

El ingeniero Mario Granero es el autor de la web que pretende simplificarla y acercarla al público

Existen casi 4.400 millones de usuarios de Internet en el mundo, lo que supone el 57% de la población, y muchos más disponen de teléfono móvil –unos 5.112 millones de personas–. En España, según el informe Digital 2019, ya hay casi 43 millones de personas que acceden a Internet (un 93% de la población), pero utilizar Whatsapp o mirar la app del tiempo no equivale a tener conocimientos básicos. Y eso es precisamente lo que pretende Mario Granero con su blog Sin tabús, acercar esos conocimientos sobre tecnología a la mayoría de la población.


Por María Quintana

Mario Granero es un ingeniero informático madrileño que desde 2012 vive en Santander, ciudad a la que se mudó por trabajo y amor. Su mujer es santanderina y ambos residían en la capital pero, por cuestiones laborales, hicieron las maletas y se vinieron a la tierruca. Ahora, es el lugar donde ha formado su familia, por lo que ya se siente “casi adoptado”. Apasionado de las nuevas tecnologías, son su profesión desde 2005 pero también les dedica una parte muy importante de su tiempo libre. Siempre ha tenido varias ideas empresariales en mente, que nunca llegaban a convertir en realidad, pero en 2018 se apuntó a la tercera edición del coworking organizado por la Escuela de Organización Industrial (EOI), el Banco Santander y el Ayuntamiento de Santander “para formarme y no empezar una idea a lo loco. Y, sin duda, me sirvió”, explica.

Después de esa experiencia, reconoce que “lo que pretendía hasta entonces era como tratar de empezar la casa por el tejado y ahora la estoy llevando a cabo de otro modo, creando los pilares”, relata.

Sin tabús

Su proyecto es una plataforma tecnológica de divulgación con varias fases. La primera, una página web, tiene como objetivo acercar los conocimientos sobre tecnología a quienes tienen interés en manejarse con fluidez en estas materias, y crear una comunidad. Las circunstancias de la población a la que va dirigida son muy variadas: personas que se acaban de jubilar y quieren aprovechar el tiempo libre para aprender sobre la materia, jóvenes que no tienen demasiado contacto con la tecnología o educadores cuyos conocimientos en este campo se ven sobrepasados por los de sus alumnos.

El nombre de la página, Sin tabús, viene del interés del emprendedor por explicar estas materias tecnológicas “sin usar palabras raras o muy técnicas”. El contenido está formado por artículos, pero recientemente ha empezado a grabar vlogs, es decir, videoblogs, de dos tipos: entrevistas con personas que utilizan la tecnología en el día a día de sus negocios y explicaciones verbales realizadas por el propio Mario.

 

Como en el juego de mesa Tabú, siempre que se utilicen términos complejos que no son necesarios para entender la explicación, Mario hará sonar una especie de bocina. Los usuarios aprenderán de manera sencilla contenidos muy diversos y podrán responder a preguntas como qué es un smartwatch o un sistema operativo o cómo funciona un asistente virtual. El siguiente paso que quiere dar con su blog es alcanzar a las personas del mundo de la empresa. Este contenido, al que se accederá mediante una pequeña cuota de suscripción (dos euros mensuales), será más avanzado que el contenido abierto, pero mantendrá la línea de Sin tabús.

Se centrará, sobre todo, en servicios de Internet o tecnologías incipientes. “Desde los diversos servicios que ofrece Google a términos como blockchain o big data”, concreta el madrileño. Los usuarios también podrán solicitar informaciones que quiere conocer.

Segunda fase

Una vez se forme la comunidad Sin tabús, el emprendedor habilitará una plataforma que permitirá a sus integrantes acceder a la compra o venta de productos y servicios. Serán los intermediarios para personas que quieran vender algo que producen o quieren comprar algún producto online y no disponen de conocimientos para ello. A cambio, recibirán una pequeña comisión por esta gestión. Es decir, su modelo de negocio se basa en una mezcla de marketing de afiliados y economia colaborativa para remunerar a la comunidad que lo hace posible. “Si una persona mayor que vive en un pequeño pueblo necesita comprar una tablet, y no sabe dónde ni cómo, alguien de la comunidad Sin tabús que viva en su misma localidad podrá hacer la gestión por él a través de la plataforma.

Lo mismo ocurriría si otra persona quiere vender su producto artesanal”, explica Mario. Por el momento, el emprendedor prefiere centrarse en el blog, ya que tiene mucho trabajo por delante para crear la comunidad Sin tabús. En seis meses espera tener suficientes contenidos como para comenzar a hacer publicidad online en zonas geográficas muy concretas de España y América Latina y dar a conocer Sin tabús, “su granito de arena a la sociedad”.

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar
Cerrar