Costa Deriva: Bodas creativas a pesar del coronavirus

Deva Carmona fundó una empresa organizadora de eventos días antes del inicio del confinamiento

Bodas en medio de un bosque, de estilo campestre, clásicas, informales o con temáticas navideñas. La cántabra Deva Carmona, dirige una compañía especializada en la organización de eventos donde prima la creatividad y el respeto por el medio ambiente. La empresa, que nació justo antes de declararse el estado de alarma, ha sufrido el aplazamiento de algunos enlaces, pero su fundadora prefiere verlo como una oportunidad

Decantarse por el camino del emprendimiento obliga, casi por definición, a salir de la zona de confort a quienes se aventuran.

Después de habérselo planteado durante años, Deva Carmona por fin ha decidido quemar las naves y explotar la experiencia que ha acumulado en la organización de eventos para fundar, apenas unos días antes del inicio de la cuarentena, Costa Deriva, una compañía especializada en la planificación de bodas. “El estado de alarma se decretó un sábado y yo había creado la empresa el miércoles”, explica.

Muchos pueden pensar que constituir una compañía justo antes de comenzar la pandemia es muy mala suerte y decidir ponerla en marcha , a pesar de todo, descabellado, pero Deva puso todo su empeño en convertir en oportunidad lo que para otros perfectamente podría ser una situación de crisis.

Varias de las bodas que tenía planificadas para este verano se han aplazado. Alguna, finalmente se celebrará en diciembre, y estando inspirada en motivos navideños, algo muy distinto a lo que se había previsto inicialmente. “Con creatividad todo se puede hacer”, explica Deva, que no pone mala cara a la adversidad.

Durante el confinamiento, empresas de muchos sectores tuvieron que parar, pero ella centró todos sus esfuerzos en preparar una página web atractiva, con la intención de que se pudieran ver anteriores trabajos y consultar los servicios que ofrece.

Una pareja durante una sesión fotográfica planificada por Costa Deriva. FOTO: MIRIAM MORA.

Su clientela son las parejas que van a contraer matrimonio y no tienen tiempo para planificar su enlace, conseguir contactos y proveedores o simplemente quienes prefieren confiar en profesionales, que asumen las labores de diseño, decoración y organización del evento.

Esta modalidad permite a los novios despreocuparse de toda la planificación, lo que no impide que Deva tenga en cuenta los gustos y necesidades de los clientes en cada fase de la organización. También ofrece este servicio a cántabros que deseen celebrar su boda fuera de la región y asesora a quienes quieren planificar su boda por su cuenta pero necesitan resolver dudas o buscan algún apoyo profesional. Ella les estructura los planes de acción, les revisa los presupuestos o les da consejos sobre los proveedores, entre otras cosas.

La primera boda

Ya ha organizado bodas campestres, de estilo clásico, informal e incluso un enlace inspirado en las ferias inglesas del siglo XIX. Uno de sus proyectos más ilusionantes, por los desafíos que implicaba, se celebró en mitad de un bosque.

Recuerda que las labores de acondicionamiento requirieron mucho esfuerzo. Hubo que reparar los accesos y retirar ramas para que los camiones que transportaban los preparativos pudieran descargarlos, con las complicaciones que suponía no disponer de tomas de agua ni de electricidad. Durante los diez meses previos, trabajó para presentar presupuestos de varios proveedores de catering, servicio de carpas, bandas de música y DJ’s y tuvo que visitar el lugar elegido varias veces para analizar las posibilidades que ofrecía esa localización y evaluar los problemas.

La logística y la organización de los invitados son factores aparentemente menores pero resultan vitales en el resultado final. También, el tener alternativas inmediatas para el caso de que la climatología impida celebrar el acto tal como estaba previsto.

Algunos de sus clientes vienen de fuera, pero en esos casos uno de los novios es oriundo de Cantabria y prefieren celebrar la boda en la región.

Filosofía respetuosa

Deva defiende que la sostenibilidad ambiental casa perfectamente con una boda de ensueño y aboga por consumos responsables. No utiliza menaje de un solo uso ni usa especies vegetales invasoras en la decoración ni concibe que los animales se empleen como divertimento y además, apuesta por proveedores locales.

Una novia en una de las últimas sesiones fotográficas. FOTO: MANU RUIZ.

La emprendedora está segura de que la experiencia acumulada en eventos institucionales, académicos, de empresa, privados, markets y bodas le ayudará a organizarse y crecer como compañía. También confía en ver cumplido su objetivo de contar algún día con unas instalaciones propias, “para poder realizar también otro tipo de eventos en petit comité”, confiesa.

Deva no se encuentra sola en su aventura emprendedora, ya que para algunos de los proyectos que surjan en el futuro, tratará de colaborar con una excompañera autónoma.Una de las propuestas que ronda por su cabeza es organizar eventos para familiares y amigos que quieran despedirse de sus seres queridos, aunque por respeto a los fallecidos por Covid-19 prefiere posponer este tipo de iniciativas. “Quiero ayudar a crear una despedida especial, un último recuerdo bonito”, avanza.          

David Pérez

 


 

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar
Cerrar