Círculo Empresarial

‘En estos años hemos mantenido el tipo sin ninguna ayuda del Estado’

MIGUEL ÁNGEL REVILLA, presidente del Gobierno de Cantabria:

Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria, fue invitado a hacer balance del cuatrienio en el Círculo Empresarial Cantabria Económica, donde puso de relieve que el paro se reducido a la mitad y en los dos últimos años la región ha crecido por encima de la media nacional “sin ningún tipo de ayuda del Estado”. Hace una década se llegaron a inyectar 400 millones de euros al año “pero ahora hemos tenido que mantener el tipo con solo 40 millones de inversión estatal en tres años”, dijo. También se mostró satisfecho de haber tenido negociados y aprobados los Presupuestos anuales cada 1 de enero, a pesar de gobernar en minoría, algo que no ha conseguido el Estado ni la mayor parte de las comunidades autónomas. Al referirse a los objetivos inmediatos, insistió en la importancia del tren rápido con el País Vasco, que considera mucho más factible tras haber conseguido el apoyo del PNV.


En su intervención ante los empresarios, el presidente del Gobierno cántabro hizo hincapié en la necesidad de contar con un ferrocarril no de alta velocidad pero sí más eficiente con Bilbao, que en su opinión supondría una extraordinaria palanca de desarrollo para Cantabria. En estos momentos, los 108 kilómetros de distancia que separan Santander de la ciudad vasca se recorren en los trenes de FEVE a un velocidad media de 33 kilómetros por hora, “menos que Usain Bolt”, comparó.

Por eso, destacó la importancia de disponer de un tren con paradas en Noja y Castro que haga el trayecto en 40 minutos. En su opinión, la posibilidad de enlazar con la Y vasca en una oportunidad que Cantabria tiene que aprovechar “y en el momento que llegues a Bilbao, puedes ir desde allí a Madrid en dos horas; a Barcelona, a Zaragoza, y a Europa”, dijo.

‘Necesitamos un tren rápido con Bilbao, no de alta velocidad’

El presidente regional se sintió muy satisfecho de haber obtenido el apoyo del presidente de PNV al proyecto, en una entrevista que ambos mantuvieron, “porque es un aliado de primera magnitud”, y a sabiendas de que Cantabria será la comunidad más beneficiada por esa obra, “como lo fue con la autovía”. Y quiso disipar las dudas de quienes creen que mejorar las comunicaciones con el País Vasco supondrá una extensión de su influencia política en nuestra comunidad: “Bilbao es la gran empresa de Cantabria”, afirmó rotundo “pero que nadie tema nada, porque los que ya temían hace años han visto que el partido más votado en Castro es el PRC, y en Villaverde, que está dentro de Euskadi, el PRC sacó el 92% de los votos”.

El Circulo Empresarial Cantabria Económica reunió a un gran número de empresarios. FOTOS: MARÍA CASUSO

Revilla señaló que, desde que entró en política, su empeño ha sido que Cantabria sea considerada como una comunidad “tranquila, estable y leal, y creo que lo he conseguido”. “De lo que más satisfecho estoy es que durante toda mi vida he intentado crear una imagen de marca Cantabria”, añadió.

Dentro de esta apuesta por la normalidad política enmarcó su capacidad negociadora para conseguir tener publicados cada 1 de enero los presupuestos regionales gobernando en minoría, a diferencia de lo que ha ocurrido en Madrid, Cataluña, Euskadi o en el propio Estado. “Un mal presupuesto es mejor que no tener presupuesto”, sentenció.

‘La mina de zinc puede ser un revulsivo para la comarca del Besaya’

Al entrar en un terreno más concreto, el del estado económico de la región, se permitió comparar los datos de la EPA de 2015, a su vuelta a la presidencia de la comunidad autónoma (51.000 parados) con los 25.800 del cuarto trimestre de 2018. La tasa de desempleo, que entonces era del 18,2% (4,2 puntos menos que la nacional) ha bajado al 9,6% (4,6 puntos menos que la media), la más baja del país después de la de Baleares.

‘Sin colaboración del Estado’

Revilla reconoció que esa mejora o el que el PIB creciese en 2017 un 3,4%, por encima del conjunto de las autonomías, y en 2018 un 2,5% siguen sin reflejarse suficientemente en el poder adquisitivo de los cántabros y lamentó la mínima colaboración del Estado en este terreno, tras recordar que, tradicionalmente, una buena parte del crecimiento de la región ha estado vinculado a las grandes obras de la Administración central, que llegó a superar los 400 millones de inversión al año cuando se construían las autovías. Ahora no llegan a cien y ninguna otra administración tiene capacidad, en su opinión, de compensar estas cifras (“nosotros solo podemos hacer carreterucas de tres o cuatro millones”, dijo). Pero a veces no llega a la región ni lo presupuestado, y Revilla lamentó ante los empresarios reunidos en el club de Cantabria Económica que, en 2016, el Estado solo ejecutó el 14,7%, y en 2017, el 22,6%. Quedaba sobreentendido, aunque no lo aludió, un reproche al exministro cántabro Íñigo de la Serna. Las cosas no han cambiado mucho al marcharse De la Serna del Ministerio, porque lo gastado en 2018 en obras en la región ha sido solo el 16% de lo presupuestado.

‘Hemos mantenido el tipo en el PIB, a pesar de no tener ninguna colaboración del Estado’

“Han desaparecido las inversiones del Estado de Cantabria”, resumió con crudeza Revilla, que sacó la conclusión de que se desvían a los lugares “donde se juegan más votos”.

Aunque se avecina una  ralentización de la economía nacional, el dirigente regionalista dejó ver que sus sensaciones de cara al futuro son optimistas, por las iniciativas que se van a materializar. “No es fácil agarrar un proyecto, pero lo tenemos”, aseguró, en referencia a la futura explotación de zinc.

Un interruptor económico en el Besaya

La Real Compañía Asturiana de Minas llegó a contar con una plantilla de 3.750 trabajadores pero el agotamiento del mineral que podía extraer en las cotas que trabajaba y el notable descenso que experimentó el precio del zinc la llevaron a abandonar la explotación.

La empresa se marchó, pero en la Escuela de Minas de Torrelavega dejó los resultados de unas catas que detectaban una bolsa con al menos 20 millones de toneladas de rocas con mineral (el zinc es una parte pequeña) a unos 500 metros de profundidad, entre Torrelavega, Reocín y Santillana del Mar.

Revilla auguró que la construcción del túnel de acceso y las tareas previas a la extracción darán empleo a unas 2.000 personas, lo que convertiría “la mina de zinc en un revulsivo para la comarca del Besaya”. También lo será para el puerto de Santander, desde donde saldría el mineral a ritmos de hasta un millón de toneladas al año.

El presidente Revilla, junto al director de Cantabria Económica, Alberto Ibáñez, y el jefe de gabinete, Guillermo Blanco.

Frente a quienes advierten sobre los efectos ambientales que puede tener, Revilla garantizó que no se producirá ninguna afección a la superficie. “Queremos sacar lo que queda allí con métodos extractivos del siglo XXI”, dijo. “Nadie va a ver nada más allá de los agujeros. Una vez se sepa dónde está el mineral, se taparán y volverá a haber verde”, garantizó.

Uno de los obstáculos que más complicaciones le ha creado al Gobierno ha sido la Ley de Minas, pero la modificación de la Ley del Suelo que se llevó a cabo en 2017 ya hace posible la actividad minera en cualquier terreno rústico, una reforma a la que se han opuesto algunas formaciones políticas. “Nos ha costado muchísimo solucionarlo”, confesó Revilla.

Según la empresa Emérita Resources, hay un 99% de probabilidades de que la mena se encuentre a 600 metros bajo tierra. Para demostrarlo, ya se han iniciado unas prospecciones en Queveda, donde hay una máquina que profundiza 50 metros diarios.

También se harán sondeos en Mercadal, Cartes, Mijares, Ganzo o Puente San Miguel con el objetivo de realizar 150 catas durante los próximos trece meses. En esta fase, la empresa extranjera y su socio español Aldesa invertirán 17 millones de euros y contratarán a unas 40 personas.

La Pasiega: Un reto personal

Otro de los caballos de batalla del presidente regional es el área logística de La Pasiega, hasta el punto de haberse convertido para él en “un reto personal”.

A pesar de este empeño, el Ayuntamiento de Piélagos  no lo ha puesto fácil, al plantear una mayor protección para los terrenos afectados por el futuro polígono industrial. La intención era reforzar su valor agrícola y ganadero, pero la polémica se ha apagado tras la enmienda de la Ley de Acompañamiento, por lo que la sobreprotección que recoge el PGOU del municipio queda anulada y los dos millones de metros cuadrados que se van a utilizar ya son industriales por ley.

Entre los alicientes de  este proyecto que Revilla consideró “imprescindible”, y que aún sigue en fase administrativa, están la proximidad a núcleos urbanos y al puerto y las buenas conexiones: “El tren pasa por mitad del polígono, y está a diez minutos del puerto, del aeropuerto y de Santander, y a 15 de Torrelavega”, desgranó.

Un impulso para el Puerto de Santander

En su opinión, la comunidad autónoma “tiene que especializase en la logística” y el polígono de La Pasiega, en el que se han interesado ya varias empresas, liberaría muchos espacios portuarios. Los coches podrían esperar allí mientras los barcos atracan y la enorme extensión que ahora ocupan los vehículos en el puerto quedaría disponible para otros usos.

Pero para que el centro logístico pueda ejecutarse, Fomento tiene que colaborar en la construcción de un apartadero de ferrocarril para el movimiento de mercancías y en la de los accesos desde la autovía.

En la charla, Revilla también tuvo tiempo para referirse al buen momento por el que pasa el Puerto de Santander, que el año pasado creció un 16% y prevé que este superará los seis millones de toneladas, además de incrementar significativamente la afluencia de cruceros. Para este ejercicio ya hay 24 escalas comprometidas, en las que llegarán unos 32.000 turistas. A mediados del año pasado, el responsable de la Autoridad Portuaria, Jaime González, también presente en la charla, mostró su confianza en que en 2021 atracarán 50 barcos. “Jaime está haciendo una muy buena labor en el Puerto”, le dijo Revilla agradecido.

Para corroborarlo, destacó las cinco conexiones semanales que se han establecido con Gran Bretaña y las dos con Irlanda. “Somos los únicos de toda España que tenemos conexión con Irlanda de pasajeros y de mercancías”, recordó.

Revilla anunció a los empresarios la intención de desplazar hacia el sur la estación marítima antes de concluir el año próximo, para conseguir un 40% más de superficie. El objetivo es disponer de todos los terrenos que hay desde el Centro Botín hasta la Zona Franca. La operación permitiría eliminar la valla de cuatro metros que separa el puerto de la ciudad y que abarca desde la Estación Marítima hasta Tabacalera.

Récord de pasajeros en el aeropuerto

El presidente regional tampoco dejó pasar la oportunidad de recordar que, en 2003, a su llegada a la presidencia, el aeropuerto de Parayas tenía 180.000 pasajeros, un panorama completamente distinto al actual. Desveló que en la llegada de Ryanair tuvo mucho que ver el interés de su consejero delegado Michael O’Leary, aficionado al golf, por conocer a Severiano Ballesteros. Sabedor de ello, Revilla telefoneó a Ballesteros, que se prestó a jugar con O’Leary en Pedreña y, a raíz de esa estancia, la comunidad autónoma entró en negociaciones con la compañía de bajo coste, que cambiaron el signo decadente de Parayas.

El objetivo para este año es afianzar esta progresión. “Vamos a superar con creces los 1,2 millones de pasajeros con un crecimiento del 15%”, anunció Revilla, felicitándose de que Parayas ya tenga “más pasajeros que el de aeropuerto de Zaragoza”.

Aunque en este curso se van a reducir los destinos de 24 a 22, se fortalecerán las rutas a Madrid y Barcelona, debido a que son las ciudades que más pasajeros mueven, ya que juntas suman dos terceras partes del tráfico total.

‘Ya tenemos más pasajeros que el aeropuerto de Zaragoza’

Se pierden los vuelos a Lisboa, Dusseldorf-Weeze y Varsovia, pero las compañías que operan en el aeropuerto ofrecerán otros nuevos destinos, como Bucarest, Katowice (Polonia), Gran Canaria y Milán, que estará disponible durante todo el año.

La Universidad es otro de los activos más importantes de la región, según Revilla. “Cuando llegamos no había firmado ningún contrato con ella, ni se hacían inversiones, ni se renovaba personal”, aseveró, y lo contrapuso con el convenio que se ha firmado en esta legislatura para garantizar la financiación durante un lustro.

Además de los cien millones que le llegan de los presupuestos regionales, la Universidad cántabra es la que más recursos externos consigue, proporcionalmente, a través de proyectos con empresas privadas y fondos europeos. Un éxito que Revilla reconoció y que la ha llevado a situarse entre las “diez primeras de España”. “Tenemos una gran Universidad”, dijo con orgullo.

Reciba la revista de cada mes en su domicilio
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar