Un gran acontecimiento social

La inauguración del Centro Botín, con la presencia de los Reyes y del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, convirtió Santander en un hervidero del mundo artístico y del empresarial. No faltaba nadie, excepto el fallecido Emilio Botín y los representantes de las dos constructoras. Los aviones de ese día y del anterior llegaron a la ciudad repletos de mecenas y coleccionistas, directores de museos, ferias, centros de arte, salas de subasta y fundaciones; artistas, galeristas, comisarios, críticos, periodistas internacionales especializados y empresarios como José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona, la vicepresidenta de ABC, Soledad Luca de Tena; Gustavo Cisneros y su mujer, Patricia Phelps; el presidente de la Fundación Areces, Florencio Lasaga; Álvaro Fernández-Villaverde, marqués de Santa Cruz; Ricardo Gómez Acebo, marqués de Deleitosa; el cardenal Carlos Osoro, que entró acompañado del obispo de Santander, Manuel Sánchez Monje; las exministras Pilar del Castillo e Isabel Tocino; el empresario y coleccionista de arte Plácido Arango; el embajador del Reino Unido, Simon Manley, el exdirector del Museo del Prado Miguel Zugaza, ahora al frente del Bellas Artes de Bilbao; el nuevo presidente del Banco Popular, Rodrigo Echenique; Patrizia Sandretto Re Rebaudengo, una de las grandes coleccionistas de arte contemporáneo del mundo; Elena Cué y su marido, Alberto Cortina; Rosario Nadal, Carlos Urroz, Elvira González, Pilar González de Gregorio, María y Lorena Corral, Borja Baselga, Íñigo Navarro, Oliva Araúna, Pepe Martínez Calvo, Luis Valverde…
Entre los muchos representantes de la sociedad cántabra estaban el Gobierno prácticamente en pleno, la presidenta del Parlamento regional y la mayoría de los miembros de la Corporación santanderina; los parlamentarios nacionales, el exalcalde Manuel Huerta y su hijo Manuel Huerta Terán, presidente de la Asociación Cántabra de la Empresa Familiar; el presidente de Viesgo, Miguel Antoñanzas; los expresidentes regionales José Joaquín Martínez Sieso e Ignacio Diego; el presidente de la Cámara de Comercio de Santander, Modesto Piñeiro; los rectores de la UIMP y de la Universidad de Cantabria, César Nombela y Ángel Pazos; el presidente del Racing, Manuel Higuera; el director territorial del Banco Santander, Carlos Hazas, o el economista Guillermo de la Dehesa.
Con todos ellos, la familia Botín casi al completo, incluida la presidenta del Santander, Ana Botín, y la viuda del promotor del edificio, Paloma O’Shea. En esta ocasión era Javier Botín el anfitrión, como presidente de la Fundación, al que los Reyes felicitaron efusivamente por la iniciativa de su padre y por la plasmación final de la idea, a cuyo frente ha estado él en estos últimos años.

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar