El 16% de las pymes cántabras perdió empleo en 2020 por el covid

Solo un 15% aumentó sus ventas, según un informe del Colegio de Economistas y la Cámara de Comercio

Las pymes forman el 99,8% del tejido industrial español y la mayoría ha tenido que hacer muchos esfuerzos para sobrevivir a la crisis derivada de la pandemia. Aunque en Cantabria las cifras son mejores que en el conjunto nacional, el 16% de las pymes de la región perdió empleo durante el año 2020 y más de la mitad vieron reducidas sus ventas, según un informe presentado por la Cámara de Comercio de Cantabria y el Colegio de Economistas.


Un 15,8% de las pequeñas y medianas empresas (pymes) de Cantabria perdió empleo el pasado año por la pandemia y más de la mitad, el 54,1%, vieron reducidas sus ventas, unos datos algo mejores que los recabados en el conjunto de España, donde estas cifras se elevan hasta el 25,3% y 52,6%, respectivamente.

Así lo revela el informe ‘Impacto económico de la Covid-19 sobre la pyme en España’, elaborado por la Fundación FAEDYME junto con el Consejo General de los Economistas y la Cámara de Comercio de España, en la que han participado catorce universidades españolas, entre ellas la de Cantabria.

El informe y su desarrollo para Cantabria ha sido presentado por el presidente de la Cámara de Comercio de Cantabria, Modesto Piñeiro; el decano del Colegio de Economistas de Cantabria, Fernando García Andrés, y el profesor titular de Economía Financiera y Contabilidad de la UC Francisco Somohano, uno de los tres coordinadores nacionales del trabajo.

García Andrés ha considerado el informe una «buena radiografía» del impacto que ha tenido el Covid en las pequeñas y medianas empresas y cree que será “clave para una acertada definición de las políticas estratégicas».

Por su parte, Piñeiro ha opinado que «en estos momentos» la pandemia parece «remitir» y ha señalado que se está volviendo a «recuperar» una actividad «más fuerte y más normal».


LOS EMPRESARIOS CÁNTABROS SE CANSAN DE LA BUROCRACIA.– Los presidentes de Ceoe-Cepyme, Enrique Conde, de la Cámara de Comercio; Modesto Piñeiro, de la Cámara de Torrelavega, Carlos Augusto Carrasco; y de la Asociación de la Empresa Familiar, Vicente Alciturri, han firmado un manifiesto en el que urgen al Gobierno regional a tomar decisiones que reduzcan la burocracia y faciliten las inversiones en la región. Las cuatro organizaciones firmantes recuerdan que algunas de estas medidas se incluyeron en la Ley de Presupuestos de 2021 pero “han terminado por enredarse en las diferentes consejerías, sin que seamos capaces de vislumbrar cuándo y cómo finalizará este periplo”, y recuerdan que es crucial para la recuperación económica de Cantabria ser ágiles y simplificar los procesos administrativos. El documento también hace hincapié en que la burocracia ahuyenta las inversiones y lastra la economía y el empleo.

Mayor efecto negativo de la crisis en la región

El informe estudia cómo ha impactado la crisis del covid en diferentes indicadores económicos y financieros de la empresa (facturación, rentabilidad, productividad, inversiones, deuda, liquidez…). La mayoría de ellos se han visto afectados negativamente y más en Cantabria.

El indicador peor parado es la facturación, que se redujo en el 72,5% de las pymes cántabras (un 64,3% en España). En consecuencia, se produjo una brusca caída de la rentabilidad, que afectó al 71% de pymes regionales y al 62,2% de las españolas.

El informe indica que aguantaron bastante bien la liquidez y el endeudamiento (probablemente por los créditos ICO) y que disminuyó mucho la actividad innovadora, rompiendo la favorable tendencia de los años anteriores.

Pero una moneda tiene dos caras y, pese a que la mayor parte de empresas se han visto afectadas negativamente por la pandemia, para otras, tuvo una incidencia positiva.

Un 15,4% de las pymes locales reconoce que facturó más en ese año de crisis y, más o menos la misma proporción, mejoraron su rentabilidad y productividad. En el contexto nacional este porcentaje de empresas que tuvieron un buen año mientras todas las demás empeoraban es ligeramente superior.

Camino a la recuperación

Pese a todo lo ocurrido, un 72,8% de pymes cántabras logró mantener el empleo el empleo el año pasado, frente al 68,6% de la media española, e incluso un 11,4% lo aumentó (un 1,6% de forma intensa).

Las perspectivas para 2021 en cuanto a crecimiento del empleo también son más halagüeñas en Cantabria. El 19,1% de las pymes esperan incrementar su plantilla, casi cuatro puntos más que en el conjunto del país.

El informe también sondeó sobre las expectativas para 2021. Para el primer semestre, un 29,7% preveía incrementar sus ventas; un 56,8% mantenerlas y un 13,5% disminuirlas, mientras que en el conjunto del país eran menos las que pensaba aumentarlas (25%) y más los que creía que las verían reducidas (22,6%).

Sin embargo, para este segundo semestre cambian las tornas y mientras que el 37,5% de las pymes españolas prevé vender más, las cántabras son el 31,5%.

El documento también aborda la facturación online de las pymes españolas, que es muy pobre. Solo un 15,6% realizan venta online y el porcentaje se reduce a la mitad en Cantabria (un 7,5%).

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar