5G e IoT para impulsar la industria cántabra

La pandemia ha demostrado la importancia de la tecnología para mantener a la sociedad, las empresas y los gobiernos conectados. Y no solo eso: en estos últimos tiempos, la digitalización ha vivido un impulso nunca visto, con avances que en cualquier otro contexto quizás nos hubieran llevado años. Así, la mayoría de los sectores del país están atravesando una verdadera revolución, marcada por ese auge de la aplicación de las nuevas tecnologías; desde las nuevas fórmulas de trabajo o los hábitos de consumo de los potenciales clientes, pasando por la propia redefinición de los negocios.

En una región como la nuestra, la digitalización debe ser la oportunidad para revitalizar sectores como el agroalimentario, redefinir factorías para que no se queden atrás, o ser el catalizador de nuevas actividades económicas que marquen el camino hacia un futuro mejor. Un horizonte para el que además contamos con una palanca nunca vista en otras generaciones: los Fondos Europeos de Recuperación y Resiliencia, destinados a reactivar la economía y donde, precisamente, la digitalización copa aproximadamente el 30% de las partidas presupuestarias.

Debemos tener muy en mente que el 5G, el Big Data o el IoT serán los interruptores para activar la digitalización: van a suponer un cambio de paradigma llamado a modificar la economía. Y es que los servicios 5G van más allá de la mera transformación tecnológica: amplían la innovación en los procesos productivos para promover el cambio en las cadenas de valor, y van a ser imprescindibles para la supervivencia de muchas empresas en un mercado global, hiperconectado y de entornos cada vez más colaborativos.

La rápida velocidad de descarga que ofrece el 5G, la inmediata comunicación con latencias reducidas y la conexión masiva de dispositivos, entre ellos, IoT, está haciendo posible, por ejemplo, la creación de una agricultura de precisión donde uno de sus mayores ejemplos es un piloto 5G puesto en marcha por Vodafone en una SAT agraria. Un proyecto en el que se ha desarrollado un brazo robótico conectado a la red 5G que captura la imagen de la fruta y la envía a la nube para que la Inteligencia Artificial analice si está en estado óptimo para ser recolectada o no. De tal manera que se minimiza el desperdicio alimentario y hace más eficiente la labor del agricultor. Otro caso clarísimo de aplicación eficaz del IoT es el que hemos puesto en marcha junto a Bodegas Emilio Moro, para maximizar el rendimiento y minimizar el impacto ambiental de la producción de vino a través de la inteligencia artificial y tecnología de imágenes de satélite.

¿Qué se consigue con estas aplicaciones en la industria? La automatización de la producción de cualquier sector, lo que está permitiendo mejorar la productividad, reducir los costes de producción, optimizar las condiciones del trabajo humano o integrar la gestión y la producción. La suma de estas herramientas digitales está posibilitando dotar a la industria de la competitividad y productividad necesarias para hacer frente a los desafíos que se aproximan y puede ser el impulsor para su crecimiento futuro.

Además, no podemos perder de vista que la industria cántabra está conformada por pymes y autónomos, para los que los beneficios de la digitalización contribuirán a garantizar la sostenibilidad económica y la resiliencia, especialmente en las situadas fuera de los centros urbanos. La peculiar y maravillosa orografía de nuestra región no puede ser un hándicap para la competitividad industrial, por lo que, desde Vodafone, trabajamos codo con codo con las Administraciones para desplegar tecnologías en todo el ámbito rural y mejorar la conectividad en pequeñas poblaciones con el fin de acabar con la brecha digital rural.

La implementación de herramientas tecnológicas es, por tanto, una oportunidad económica y de liderazgo que dará respuesta a los retos que plantea la sociedad. Desde Vodafone compartimos ese compromiso para dar un valor añadido a las empresas y a todos los agentes que trabajan por impulsar esta transformación económica. En este 2021, somos más conscientes de que el sector de las telecomunicaciones debe jugar, más que nunca, un papel relevante como aliado tanto de las empresas, como de las administraciones y de los ciudadanos para acelerar ese “salto” a una verdadera y consistente sociedad digital, donde nadie se quede atrás. Siempre hemos tenido claro que para avanzar hay que seguir invirtiendo en nuevas tecnologías, en innovación y en el desarrollo de las mejores infraestructuras y redes de comunicaciones.

Juan Antonio Gomara, director territorial de Vodafone Norte

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar