Tantas vocaciones como en EE UU, pero menos empresarios

El informe elaborado por las Cámaras de Comercio del ámbito europeo para conocer el espíritu empresarial de sus ciudadanos indica que se está produciendo un rápido incremento de las vocaciones empresariales en toda Europa, pero especialmente en España, donde ya sólo un 35% de las personas prefieren ser asalariados. La media europea es de un 49%. Curiosamente, en Estados Unidos, el país de los emprendedores por naturaleza, en los dos últimos años ha subido en ocho puntos el porcentaje de quienes prefieren ser asalariados y no arriesgar. No obstante, sólo suponen el 37% de la población laboral.
Los españoles ya contemplan el autoempleo como una opción más, pero esta actitud más positiva a la posibilidad de convertirse en emprendedor sigue lastrada por sus grandes temores al fracaso, algo que diferencia a Europa de los EE UU, donde este problema no parece preocupar tanto. El 56% de los españoles dispuesto a lanzarse a los negocios teme perder su patrimonio personal, bastante por encima del 47% de europeos que manifiesta el mismo temor. Pero, además, los españoles aparecen penalizados por otro factor mucho más intangible, ya que vinculan el éxito del negocio a su propia autoestima, de forma que un 20% están convencidos de que si su empresa no llegase a funcionar, le costaría asimilarlo personalmente al interiorizarlo como un fracaso personal. Los norteamericanos tienen un punto de vista bastante más positivo. Cuando ponen en marcha una empresa, su principal y casi único temor está en la incertidumbre de si los ingresos que va a generar cubrirán sus expectativas.
La diferencia es más notoria si se tiene en cuenta que otra encuesta realizada por las Cámaras en España indica que la motivación puramente económica es la séptima en orden de importancia entre las citadas por los emprendedores españoles a la hora de crear una empresa. Por delante aparecen otras razones mucho más intengibles, como trabajar en lo que le gusta, seguir la tradición familiar, ser su propio jefe, salir del desempleo u obtener un reconocimiento a la valía personal. Unas respuestas que indican que el español no es demasiado materialista y le falta un punto de ambición económica que probablemente acaba por penalizar la evolución de su negocio.

Más temor al contratar

Para los nuevos empresarios, el mejor asesor es otro empresario. Esta opinión está generalizada a uno y otro lado del Atlántico, pero en EE UU y en Europa también se considera útil la figura de un consultor o el asesoramiento de los bancos, opciones que los emprendedores españoles apenas valoran.
En lo que coinciden todos es que los conceptos básicos para crear una empresa se pueden aprender, si bien hay una cierta confusión de ideas sobre cómo y dónde se podría impartir esta disciplina.
Los emprendedores españoles y europeos tienen respuestas bastante homogéneas y muy restrictivas con respecto a la creación de empleo, pero no con los norteamericanos, que tienen una actitud mucho más despreocupada en este terreno, quizá como producto de haber vivido en un mercado muy flexible donde la gente entra y sale de los trabajos con relativa frecuencia. Mientras que en el Viejo Continente los empresarios son reticentes a crear empleo, y lo achacan sobre todo a los costes laborales (44%), los norteamericanos aparentemente no parecen preocupados por el asunto laboral (sólo el 28%). El único motivo que encuentran para no contratar más trabajadores es, sencillamente, porque el negocio no los necesita. Las circunstancias administrativas también son muy distintas en EE UU y los norteamericanos no encuentran incomodidad en los trámites burocráticos para crear empresas, en las dificultades para hacer despidos o en la formación de los trabajadores, tres quejas recurrentes entre los emprendedores del Viejo Continente.
Como se ve, son muy distintas las formas de ver la empresa a uno y a otro lado del Atlántico. Y, por razones que convendría estudiar, a este lado la perspectiva es mucho más acomplejada.

Reciba la revista de cada mes en su domicilio
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar