Sin categoría

Llame usted mañana

Reciba la revista de cada mes en su domicilio

Por Fernando Montaner

¡Hombre mira, aquí tenemos una tienda Movistar!, podemos pedir que nos den el número de teléfono o la dirección del departamento de marketing y publicidad.

–Buenos días, necesitaría que me diera la dirección o el teléfono del departamento de marketing de Movistar.
–¿Cómo? No, mire aquí sólo somos una tienda, nosotros no somos Movistar, sólo vendemos teléfonos y no sabemos nada.

La verdad es que la chica compuso una cara de sorpresa que no dejó lugar a dudas. Mejor continuar, y buscar en otro sitio. ¡Y qué mejor lugar que el teléfono de información general, el 1003!

–Ha llamado al servicio de información de Telefónica, le atiende la posición 34. Dígame..
–Buenos días, mire quisiera el teléfono del departamento de marketing y publicidad, de Movistar.
–Un momento por favor…
…Aquí, por Movistar, departamento de marketing… a ver… pues no, no me sale nada. Sabe que, lo mejor es llamar al 1004, que es el teléfono de atención personal y allí sin duda le informaran. ¿De acuerdo? Buenos días.

Pues no, la tecnología todavía no permite interconectar los directorios de dos empresas hermanas. Seguro que si pido los teléfonos de cualquier departamento de Airtel o de Amena, me lo dan. En fin, ya se sabe, en casa del herrero…

–Ha llamado al servicio de información de Telefónica, le atiende la posición 678. Dígame.
–Buenos días. Necesitaría el teléfono de su departamento de marketing y publicidad
–¿De quién?
–De ustedes, de Movistar.
–¡Ah!, un momento…
…Pues así, por este nombre no me sale nada… a ver…Y por publicidad, tampoco… ¿Seguro que es de Movistar?, ¿no será de Telefónica? ¿Por qué no llama al 1003 y allí…?
–No, señorita, allí ya he llamado y me han dicho que les llamara a ustedes, que disponían de esa información.
–¿Qué raro?… pues no sale nada… ¿Llama usted desde Madrid?
–No.
–Sabe qué, le daré el número de Telefónica Móviles de Madrid, que allí lo tienen todo centralizado y le darán la información que necesita. Mire, el teléfono es el 91 336 33 00. Buenos días y gracias.

Desde luego hay días en que uno no está para nada. Eso de hacer periodismo de investigación debe ser la leche, porque si conseguir el teléfono del Departamento de Publicidad y Marketing de Telefónica es tan complicado, no quiero ni imaginarme lo que debe ser intentar conseguir el teléfono de un juez de la Audiencia Nacional o el de Florentino Pérez.
Bueno, intentémoslo en la capital del reino.

–Telefónica Móviles, dígame.
–Buenos días, mire quisiera comunicarme con el del departamento de Publicidad y Marketing.
–Un momento por favor… Mire, le paso con el Departamento Comercial.
–Sí, dígame.
–Buenos días, quisiera hablar con alguien de Publicidad, por favor.
–Oiga, nosotros somos el departamento comercial, la información se la darán en el 1004.
–No, si ya sé, pero es que son los del 1004 los que me han dado su número porque ellos no disponían de esa información, y me han asegurado que ustedes podrían ayudarme.
–A ver, un momento, que voy a consultar.
Escuche, que aquí no sabemos nada del departamento de publicidad. Lo mejor es que llame al teléfono que le voy a dar y allí le atenderán. Mire el número es el 91 584 47 51. Gracias y disculpe.

Esto empieza a ser increíble. Que nadie del complejo Telefónica-Movistar sepa darme el teléfono del Departamento de Marketing y Publicidad de una de las empresas que más dinero se gasta en estos conceptos, en España, es delirante.
¡Perseveremos en el intento!

–Dígame
–Buenos, días. Necesito el teléfono del departamento de Marketing y Publicidad de Movistar, ¿podrían facilitármelo ustedes?
–Pues no, nosotros no somos el departamento de información y estos datos no están a nuestra disposición.
–Ya, ya lo sé, pero es que su número me lo han dado en el departamento comercial, a donde he llamado siguiendo las indicaciones del 1003 y el 1004. La verdad es que no sé quién puede tener este teléfono, pero empiezo a estar un poco desesperado. Llevo media hora intentando localizar el teléfono del departamento de publicidad de la empresa más grande de este país y nadie sabe darme razón.
–Un momento por favor, no se enfade. Voy a consultar con mi jefe…
…Oiga, lo siento muchísimo pero aquí no disponemos de esta información y a mí me sabe mal, pero sólo se me ocurre que llame al 91 584 09 98 que disponen de un ordenador con más información y posiblemente allí le podrán dar el número que busca. Lo siento, buenos días.

¡Joder! ¿Estaré soñando?… No es posible. Esta gente invierte cada año miles de millones en publicidad y resulta que es imposible localizar el departamento responsable.
A lo mejor se trata de una estrategia comercial. Ya llevo tres cuartos de hora colgado del teléfono, en hora punta y con tarifa de conferencia interprovincial. La próxima vez, antes de hablar con ellos, pediré un crédito.

–Sí, diga.
–Mire, buenos días. Ya sé que ustedes no son información, pero los del departamento comercial me han dado su número para ver si es posible que ustedes me faciliten el teléfono del departamento de publicidad de Movistar. Parece ser que desde su ordenador no podían acceder a esta información.
–Ya, pero lo que no entiendo es porque usted no llama directamente al 1003 o al 1004.
–No, si ya lo he hecho. Debe hacer de esto unos tres cuartos de hora. Pero ellos tampoco disponían de esa información y son los que me han facilitado el teléfono del departamento comercial.
–Pues mire, lo siento. Yo sólo puedo decirle que llame al 900 121 004, que es llamada gratuita y allí le informarán. Buenos días.

Increíble. No me lo puedo creer. Se anuncian en todos los medios y nadie sabe dónde están. ¿Estarán en Miami con Villalonga, de vacaciones?.

–Buenos días, dígame.
–Buenos días. Mire, ya se que ustedes no son información, pero en el 1004 me han dado su número para que me faciliten el teléfono del departamento de publicidad de Movistar.
–¿Qué raro? Déjeme un momento que lo busco…
…¡Hombre, menos mal! Ha costado, pero al fin la persistencia ha sido recompensada…
– Oiga, mire que aquí no me sale nada con este nombre. Lo más parecido a publicidad, debe ser lo de comercial. ¿Quiere que le dé el teléfono del departamento comercial?… Oiga, ¿ no me oye… no hay nadie?…oiga…
–Sí, sí que la oigo, sí. Pero déjelo. Creo que he cambiado de idea. Gracias. Infinitas gracias.

Este relato no es fruto de la fantasía, no es ficción. No sufro delirios, ni sueño despierto. Pueden llamar a cada uno de estos teléfonos y comprobarán que son ciertos y hay personas atendiéndolos.

Telefónica Servicios Móviles, S.A. es el primer anunciante del país; el pasado año invirtió la friolera de casi 13.500 millones de pesetas en publicidad. Telefónica S.A. es el tercero en el ránking, con 12.000 millones más. Y, a pesar de todo, sus sistemas de información no permiten acceder al departamento que gestiona ese inmenso capital.
Sociólogos como Max Weber y Michel Foucault, dedicaron mucho tiempo a analizar cómo aparece, se consolida y finalmente se deteriora una organización burocrática. Aunque al principio se asoció la burocracia a la Administración del Estado hoy nadie duda que las grandes organizaciones empresariales han llegado en muchos casos a un grado de burocratización del trabajo que las han convertido en inmensos elefantes, incapaces de responder con agilidad y eficiencia a las necesidades de las sociedades modernas.
La especulación puede ofrecer sorpresas, en un sentido o en otro, pero no todas las crisis tienen un origen financiero. Hay todavía un largo camino por recorrer, en el ámbito de la gestión eficiente de los recursos.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close