Las ventas de hormigón han caído un 40% en dos años

Reciba la revista de cada mes en su domicilio

El pasado año no fue bueno para ningún sector vinculado a la construcción y uno de los más afectados fue el de los fabricantes de hormigón. A pesar de que la obra pública todavía mantenía una razonable actividad, las ventas descendieron al nivel del año 2000 y los problemas parece que no han hecho más que empezar para los hormigoneros, porque la paralización de algunas de las obras estatales más importantes que estaban en ejecución y las escasas adjudicaciones de obra nueva desde comienzos de año permiten aventurar nuevos y dramáticos descensos, que no podrán ser compensados, ni de lejos, por el pequeño repunte que se observa en la construcción de viviendas.
En la penúltima crisis, ocurrida en 1993, el sector tardó seis años en recuperar el nivel de actividad previo, pero en ningún momento se produjeron descensos tan bruscos como el presente, con un 25% de caída en el último año que se acumula al 15% en 2008. Si bien es cierto que por entonces no se alcanzaban los 500.000 metros cúbicos de producción al año, frente a las 723.000 de 2009, el sector llegó a adelgazar un 30% hasta que, al tercer año, se produjo el punto de inflexión.
En el conjunto de España, la crisis se está dejando notar aún con más virulencia. En 2009 se produjeron 48,9 millones de metros cúbicos, un 28,9% menos que en 2008, lo que obliga a retroceder hasta 1998 para encontrar cifras semejantes. La facturación del sector el pasado año fue de unos 2.800 millones de euros.

“Años muy difíciles”

Estamos viviendo unos años muy difíciles, con bajadas muy acusadas de la producción y el empleo, y realmente no sabemos cuándo mejorarán las cosas”, dice Javier Martínez de Eulate, director general de la Asociación Nacional Española de Hormigón Preparado (ANEFHOP), que reúne a más del 80% del sector. “Creemos que la coyuntura mejoraría si el Gobierno fuera capaz de mantener los niveles de licitación pública de otros años y si todas las obras que salen al mercado efectivamente pueden iniciarse, porque –y todo hay que decirlo– la licitación aprobada no se está traduciendo automáticamente en una mayor actividad, debido a la falta de financiación para acometerlas”.
ANEFHOP considera que el Estado debe recuperar los niveles de licitación pública de años anteriores, porque España sigue siendo un país con déficit de infraestructuras y la construcción es el principal motor de la economía nacional, tanto en la generación de riqueza como de empleo.
ANEFHOP cuenta con 509 empresas asociadas en el país, propietarias de 1.706 plantas de hormigón.
Fuentes de este sector, que da empleo a unos 22.000 trabajadores, se muestran convencidas de que, de continuar esta coyuntura será inevitable el cierre de una parte de las plantas, ya que hay mucha capacidad excedente.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close