Sin categoría

La remodelación del Puerto permitirá construir una gran pantalla de edificios

La estrecha relación de la ciudad con el Puerto de Santander ha hecho necesaria una ordenación de los espacios que, en teoría, deberá procurar evitar los conflictos que desde hace años se plantean en las zonas fronterizas y mejorar los aprovechamientos. Sin embargo, el larguísimo trámite del Plan Especial del Puerto no está claro que resuelva la mayoría de ellos, al intensificar la edificación de oficinas y almacenes en toda la zona portuaria sin apenas concesiones a la ciudad y sin aprovechar la oportunidad para una reordenación más ambiciosa de un espacio de extraordinario valor.
La Autoridad Portuaria ha cedido, ante la presión popular, en algunas de sus pretensiones iniciales, como la de instalar tres construcciones en el Muelle Calderón destinadas a hostelería, o un gran edificio de oficinas junto a la Comandancia, pero se mantiene la filosofía general de un plan muy intensivo en construcciones, hasta el punto de autorizar 230.000 metros cuadrados de edificabilidad entre la Comandancia y los terrenos de Campsa. Sólo el derribo de los antiguos almacenillos pesqueros y de la actual lonja facilitará la apertura del área residencial de Castilla-Hermida al mar.

Primeras actuaciones

La aplicación del Plan se ha traducido ya en diversas actuaciones en los Ayuntamientos incluidos en la zona de Servicio del Puerto: Santander, Camargo, Marina de Cudeyo y Ribamontán al Mar. En Santander se llevó a cabo, en 1999, el Paseo Marítimo del Muelle de Calderón, que incluía la polémica construcción de la terminal de pasajeros para el tráfico de la bahía. También se han construido y entregado las nuevas bodegas para artes de pesca y está muy avanzada la construcción de la nueva lonja de pescado en el muelle Oeste de la Dársena de Maliaño. También se ha firmado un Convenio con la Consejería de Obras Públicas para la modernización de las dársenas de Pedreña.

Un Plan polémico

Los aspectos conflictivos que plantea la estrecha relación entre espacios portuarios y urbanos, ha requerido de un consenso entre Ayuntamiento y Autoridad Portuaria sobre la base de las alegaciones hechas al documento por ciudadanos y entidades tras el proceso de información pública al que fue sometido el Plan Especial a lo largo de 1998.
Uno de los planteamientos que suscitó mayor oposición ciudadana era el que afectaba a la zona de San Martín, en la que se prevé la creación de un puerto deportivo, un edificio de oficinas de 6.000 metros cuadrados y un centro comercial, que tendrían que repartirse y prácticamente agotar una superficie de 17.500 metros cuadrados. Ante el cúmulo de alegaciones presentadas, se ha optado por segregar el área de San Martín del Plan Especial y dejar el desarrollo de esta zona pendiente de la redacción de un Plan específico.
El Plan ahora aprobado contempla la ampliación de la Estación Marítima hacia la zona oeste pasando de los 6.000 metros cuadrados que tiene en la actualidad a algo más de 10.000 metros.
En la zona del Barrio Pesquero y Castilla–Hermida, se va a construir un paseo marítimo que incluye un paso inferior para el tráfico pesado y en La Marga se dejará el espacio suficiente para facilitar la construcción de una nueva glorieta distribuidora del tráfico rodado, con una amplia zona verde en su entorno que debe solucionar los graves problemas que plantea la entrada en la ciudad.

Posible recurso

Menos convincentes resultan las actuaciones previstas en la margen este del Puerto Pesquero, donde se contempla la construcción intensiva de almacenes y edificios para oficinas, lo que ha llevado al Grupo Municipal Socialista a anunciar su intención de recurrir el Plan. En opinión de esta formación política, los 3.500 metros cuadrados asignados en este planeamiento a zona verde incumplen las previsiones del Plan General de Ordenación Urbana, que dotaba la zona con 10.000 metros cuadrados.
Los socialistas entienden que el mantenimiento de almacenes, vallas, vías de tren y tráfico de camiones pesados incumple el compromiso de abrir esa zona al mar y que en el planeamiento finalmente aprobado han primado los intereses especulativos, desperdiciando la ocasión histórica que ofrece la recuperación de los viejos espacios portuarios que van a ser liberados.

Reciba la revista de cada mes en su domicilio
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar