La ciencia al día

Tumores de piel

Los cánceres de piel son cada día más frecuentes pero, por fortuna, la ciencia ha descubierto un nuevo tratamiento cutáneo y subcutáneo basado en la electroquimioterapia (ECT) que está resultando bastante efectivo.
Se trata de combinar un aparato y una técnica de actuación basada en la ECT. Para tratar estos tumores se provoca primero que las membranas de las células cancerosas se vuelvan porosas y para ello se aplican una serie de impulsos eléctricos cortos y fuertes. Una vez que se ha conseguido, se administra la droga, cuya eficacia aumenta notablemente.
De los 170 tumores del tipo Kaposi y melanomas malignos tratados con este sistema, para los que ya no había otra opción, se han conseguido resultados positivos en aproximadamente un 80% de los casos.

Tecnología NFC

La tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID) va ganando terreno y pronto revolucionará todas las áreas de negocio, desde las cadenas de suministro hasta la atención sanitaria.
Lo último de lo último es la tecnología llamada NFC –en español, Comunicación Cerca del Campo–, un procedimiento que permite obtener desde un teléfono móvil información de una etiqueta de radiofrecuencia instalada, por ejemplo, sobre un cartel pegado en la calle.
En el futuro no sólo los espías van a estar entretenidos con tanta tecnología, también cualquier ciudadano. Y es que estas etiquetas pueden contener información asociada, como ofertas, promociones o la dirección de una página web donde se pueden comprar entradas para ir al cine.

El calor de la cara

Todos aquellos delincuentes que hasta ahora se burlaban del largo brazo de la ley sometiéndose a operaciones de cirugía estética ya se pueden ir olvidando de este truco. Y es que unos daneses han conseguido reconocer en tres dimensiones la cara de una persona usando cámaras de rayos infrarrojos.
Estas cámaras son capaces de grabar el modelo de la temperatura de la cara del individuo con una gran exactitud, ya que el calor facial puede cambiar a lo largo del día o del año por distintas circunstancias, como un sofocón, pero el modelo de emisión de calor de una persona siempre es el mismo, lo que da una fiabilidad extraordinariamente alta al sistema.

Espejos en el desierto

La madrastra de Blanca Nieves le preguntaba a su espejo parlante por su belleza, pero dos científicos alemanes han demostrado que los espejos sirven para algo más que para mirarse y han mejorado su eficacia en el campo de la energía solar concentrada.
Su propuesta es que Europa, Oriente Medio y África del Norte trabajen unidos para construir enormes granjas solares en los desiertos africanos.
Los espejos concentrados pueden elevar la temperatura de los rayos solares hasta los 400ºC y dirigirlos hacia una tubería rellena con un gas. Cuando el gas se calienta, produce un aumento de la presión que mueve unas turbinas de vapor convencionales de las que se obtiene finalmente la energía eléctrica.
Los científicos calculan que bastaría con ocupar con estos captadores solares el 0,5% de los desiertos para cubrir las necesidades de iluminación de toda la Humanidad. Además, gracias a la sombra que producen, esos suelos podrían ser usados para la agricultura y regados con el agua desalinizada obtenida a través de la energía solar.

Reciba la revista de cada mes en su domicilio
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar