El nuevo rostro de Almacenes Aguirre

Es algo más que una nueva marca; Aguirre Decó quiere ser la expresión de un nuevo tipo de establecimiento con el que Almacenes Aguirre se distancia de una imagen tradicional que, en la venta al público, le ha asimilado a una línea de textiles de gama media o baja.
En su renovado establecimiento del Pasaje de Peña, esta añeja firma santanderina se dará a conocer en una faceta suntuaria que hasta ahora venía ejerciendo de manera discreta, vistiendo casi todos los hoteles de lujo que se han abierto en Cantabria en los últimos años. De la mano de decoradores como Paco Entrena o Jesús Rubio, las tapicerías, alfombras, moquetas y cortinas de Almacenes Aguirre han dado forma y color a los interiores de hoteles como el Palacio de Soñanes, Bahía, Milagros Golf, Olimpo, Azul o Marina de Campíos, por citar algunos de los más recientes. Sus moquetas de lana de gran tamaño han sido confeccionadas ex profeso con la forma de las habitaciones o de los enormes pasillos a los que iban destinadas y con los diseños aportados en muchos casos por los clientes, lo que permite la personalización y establecer códigos de colores por plantas.

La expansión de un pequeño comercio

Desde hace sesenta años, Almacenes Aguirre ha sido un establecimiento de referencia para el ajuar de los hogares santanderinos en todo lo relativo a tapicerías, alfombras, cortinas o ropa de cama. La inquietud de su fundador, Julián Aguirre, y sus reiteradas visitas a las entonces emergentes fábricas textiles de la zona del Levante español, convirtió lo que inicialmente era una tienda de confección de la calle San Francisco en un establecimiento especializado en ropa para el hogar, donde se ofrecían los últimos tejidos que salían de los telares catalanes y valencianos. Aquel primer establecimiento de Almacenes Aguirre conoció todavía tres emplazamientos más –Juan de Herrera, en donde resultó afectado por un incendio que destruyó todo el edificio, Santa Lucía y la calle del Cubo– hasta situarse de manera definitiva en el Pasaje de Peña. En la actualidad Almacenes Aguirre cuenta en Santander con otras dos tiendas, situadas en la Plaza del Príncipe y en Camilo Alonso Vega .
El impulso de Julián Aguirre no se detuvo en la capital cántabra y a mediados de los años sesenta comenzó su desembarco en Madrid donde fue adquiriendo locales y abriendo nuevas tiendas hasta completar los nueve establecimientos con que cuenta hoy en la capital de España y que junto a los de Santander y el abierto recientemente en la localidad de Castro Urdiales, totalizan una plantilla cercana al centenar de personas.

Barcos y hoteles

La pujante línea de hostelería, de la que proviene la mitad de los cerca de 900 millones que facturó el pasado año Almacenes Aguirre, tuvo un riguroso banco de pruebas en el sector naval, para el que esta firma cántabra ha trabajado durante largos años.
Las moquetas, estores y tapizados de Aguirre han vestido los camarotes y pasillos de buques construidos o reformados tanto en los astilleros santanderinos –Astilleros del Atlántico y Astander– como en Sestao, Cádiz (AESA), Valencia (UNL) o Vigo (Hijos J. Barreras), a principios de los años noventa. Entre ellos destaca la renovación en 1992 del Princesse Raghild en los astilleros de Cádiz, un barco de la naviera Color Line, capaz de transportar a más de 1.500 pasajeros y que entonces estaba considerado como el segundo crucero más grande del mundo. Almacenes Aguirre instaló en él más de 9.000 metros cuadrados de moqueta.
El declive de la construcción naval hizo menguar considerablemente este área de negocio, pero el auge del sector hostelero vino a sustituir con ventaja a los pedidos que provenían de los astilleros. Un primer contacto con el empresario Armando Alvarez desembocó en la colaboración de Almacenes Aguirre en la renovación del Hotel Sardinero. A este primer hotel le han seguido veinticuatro más en los últimos doce años y seis casonas entre las que se encuentra el Camino Real, en Selores, propiedad del diseñador Paco Entrena, que dio origen a una relación profesional que se ha plasmado en algunos de los hoteles más espectaculares de Cantabria.

Buenas previsiones

Fuera de esta región, Almacenes Aguirre ha colaborado en la decoración de la Casona de Salaverry (Burgos) y tiene previstos dos nuevos proyectos hoteleros en Sevilla y Andorra. La previsible caída de ritmo en la apertura de nuevos hoteles puede verse compensada por la necesidad de renovación de los que ya existen. Este apartado plantea periódicamente una demanda que en el caso de la ropa de cama o las toallas se produce al menos dos o tres veces al año.
“Nuestras previsiones para el año que viene son buenas en cuanto a hoteles –explica el gerente de Almacenes Aguirre, Jaime Iglesias– pero no sabemos cuánto puede durar, por eso queremos lanzar esta nueva línea de decoración de gama alta y media a la que va a estar orientada Aguirre Decó”. Si la acogida de esta nueva línea responde a las expectativas que en ella han depositado los herederos de Julián Aguirre, el establecimiento de la Plaza del Príncipe seguirá también los pasos del local del Pasaje de Peña.

Reciba la revista de cada mes en su domicilio
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar