Diez años de la Fundación que impulsa el conocimiento financiero

Reciba la revista de cada mes en su domicilio

Cuando se quieren resaltar las áreas de conocimiento que singularizan a la Universidad de Cantabria, suelen citarse materias como la Hidráulica, la Física o la Biotecnología. Sin embargo, la UC también es un referente en la ciencia financiera.
Hace diez años, y culminando la larga etapa de colaboración que mantenía la Universidad con el Banco de Santander, se creó la Fundación de la Universidad de Cantabria para el Estudio y la Investigación del Sector Financiero (UCEIF). Fue uno de los argumentos de peso que la Universidad de Cantabria pudo aportar cuando presentó ante el Ministerio de Educación su propuesta para convertirse en Campus de Excelencia.
En esta década, y gracias a los recursos aportados por el Banco Santander, la Fundación ha impulsado proyectos de investigación en cuestiones que van desde los nuevos productos financieros o cómo proteger a los usuarios al proceso de digitalización del negocio bancario. Ha potenciado el estudio de la historia bancaria en España y en Cantabria, gracias al importante archivo reunido por el Santander a lo largo de su trayectoria, depositado en un gran edificio construido en Solares, y ha formado a los futuros bancarios, a través del máster en Banca y Mercados Financieros que imparte la UC desde 1996. Por él han pasado más de 1.350 estudiantes, 771 de ellos en España y el resto en países como México, Marruecos o Brasil. A partir de este año, también se impartirá en Chile.
Para llevar a cabo esas acciones, la Fundación se dotó en 2012 de una herramienta, el Santander Financial Institute (SANFI), con el que se dispone a dar un salto cualitativo, la conversión en un Instituto universitario, lo que le permitirá acceder a convocatorias oficiales de investigación y lograr más recursos.

Un Instituto oficial

A pesar de lo que las actividades que viene desarrollando son similares a las que lleva a cabo un Instituto universitario, el SANFI aún no lo es, al no estar aprobado oficialmente como tal por la propia Universidad y por el Gobierno de Cantabria. La diferencia no es pequeña. De lograr esa autorización, pasaría a contar con investigadores propios, y, lo que es más importante, dejaría de depender en exclusiva de las aportaciones de quien seguiría siendo su socio en ese Instituto mixto, el Banco de Santander, ya que podría presentarse a proyectos nacionales e internacionales para captar nuevos recursos.
La Fundación se propone solicitar esa calificación oficial a medio plazo. Mientras llega ese momento, trabaja para que el SANFI pueda ofrecer el bagaje de merecimientos lo más amplio posible. “Lo que estamos haciendo –explica el director general de la Fundación, Francisco Javier Martínez– es construir para que cuando hagamos la solicitud podamos aportar todo el trabajo realizado; las líneas de trabajo del Instituto, su organización y su trayectoria en el ámbito de la formación, investigación y transferencia de conocimientos”.
Uno de estos pasos ha sido solicitar a la Universidad de Cantabria la adscripción provisional de algunos de sus investigadores al Instituto.

Un archivo histórico de la banca

Otra de las áreas que tiene encomendadas el SANFI es la gestión del Archivo Histórico Banco Santander, para catalogar, investigar y difundir la inmensa documentación depositada en él. En el Archivo no solo se encuentran los fondos documentales de la historia del propio Santander, sino también los de todas aquellas entidades que el banco cántabro ha ido absorbiendo a lo largo del tiempo. En el edificio construido dentro del recinto del Centro de Proceso de Datos de Solares están depositados, por ejemplo, los archivos del Banco Central, el Hispano o el Banesto, que junto a los del Santander acumulan la historia documental de cuatro de las siete grandes entidades bancarias que había en España hasta hace unos años. En esos fondos está reflejada también la historia económica y financiera de Cantabria, y la Fundación tiene el propósito de investigar y difundir esa parte de la historia que nos es más cercana.
Los trabajos de investigación o de formación de alumnos no agotan las actividades que impulsa la Fundación. También a través del SANFI, se organizan congresos, como el que tuvo lugar en febrero sobre historia bancaria y financiera; cursos de verano en colaboración con la Universidad Internacional Menéndez Pelayo; se conceden becas de investigación y se premian tesis doctorales.
La actividad formativa de la Fundación no está solo orientada hacia los estudiantes universitarios. También se ocupa de la formación de profesionales del sector bancario, a través de un master de gestión de banca homologado por por la Asociación Europea de Analistas Financieros. La meta que se ha marcado ahora es convertirse en entidad certificadora de los asesores financieros.

Apoyo a emprendedores

A la par que nacía el Instituto, la Fundación se dotó en 2012 de otra herramienta, el Centro Internacional Santander Emprendimiento (CISE). El objetivo era, por una parte, la difusión del conocimiento y cultura emprendedora y, por otra, el apoyo a las pymes para mejorar su gestión y hacerlas más competitivas. Una de las iniciativas más sobresalientes del CISE es el concurso de talento tecnológico Yuzz Jóvenes con Ideas, que se convoca anualmente en toda España, y al que pueden presentarse candidatos de 18 a 30 años.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close