Cantabria dedica 416 personas todo el año a prevención de incendios forestales

Aunque acaban de ser nombrados bomberos forestales, entre sus tareas se encuentran varias de mantenimiento

Cada año se queman en Cantabria entre 7.000 y 9.000 hectáreas forestales, especialmente entre los meses de diciembre y abril. No obstante, el Operativo de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales de la región no es barato. Para poder intervenir las 24 horas del día los 365 días del año cuenta con nada menos que 416 trabajadores, entre ellos los operarios forestales, a los que la Consejería de Medio Ambiente acaba de convertir en bomberos forestales y se podrán jubilar antes. Cuando no hay incendios, su cometido es realizar labores preventivas, como desbroces o limpiezas.


Desde 2016, el Operativo de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales de Cantabria ha crecido muy considerablemente.  Solo en el último año se han incorporado veinte nuevos agentes del Medio Natural y se han añadido cuatro cuadrillas, de forma que no queda en la región ninguna comarca forestal que no tenga. En estos momentos, el operativo suma ya 416 trabajadores, el mayor número de integrantes de toda su historia.

El Operativo de Incendios Forestales está compuesto por el jefe del Servicio de Montes, once técnicos de guardia (ingenieros de montes e ingenieros técnicos forestales), seis escuchas de emisora central, 158 Agentes del Medio Natural y 239 operarios-bomberos forestales, agrupados en 36 cuadrillas. El responsable de este operativo es el director general de Biodiversidad.

Los bomberos forestales también realizan tareas de silvicultura y replantación en los montes.

El técnico de guardia es el responsable de controlar las actividades diarias de vigilancia y de asignar los medios humanos y materiales a las tareas de extinción cuando se detectan los incendios.

Los agentes del medio natural, por su parte, tienen la misión de acudir a los incendios que surjan en su comarca de actuación, evaluar su peligrosidad y extinguirlos. Las cuadrillas, que llegan a tener hasta seis personas, también se encargan de realizar otras tareas.

Antes de acabar el año, el Gobierno regional ha reconocido a este personal laboral la categoría de bomberos forestales. Una demanda en todo el país que en la región queda atendida al incluir ese reconocimiento en el convenio colectivo.

El consejero de Medio Ambiente, Guillermo Blanco, ha trasladado que este cambio “no significa que van a ganar más dinero”, pero sí les facilita el poder jubilarse cinco años antes –a los 60–, lo que la Consejería justifica por “el esfuerzo y la peligrosidad que este trabajo conlleva”.

La intención de Blanco es extender este estatus a los agentes del medio natural, funcionarios que habitualmente participan activamente en esta tarea como directores de extinción.

Toda la región cubierta

Todas las comarcas de Cantabria cuentan con al menos una cuadrilla forestal que trabaja en prevención y extinción sobre el terreno. Las 36 cuadrillas existentes se reparten por las trece comarcas forestales en las que está dividida la región, a efectos operativos. Eso no impide que puedan movilizarse a otras comarcas en caso de ser necesario.

Tres cuadrillas están siempre de guardia para atender cualquier incidencia que surja, repartiéndose cada una un tercio de la región. En esa situación de guardia permanente se encuentran trece agentes (uno por comarca), un escucha de emisora y un técnico.

En 2020, se han producido cerca de 600 incendios forestales en la región. Los peores meses suelen ser febrero y marzo.

Medio Ambiente estima que aproximadamente el 35% de los días de trabajo de las cuadrillas están directamente ligados a las extinciones, bien por estar de guardia o bien por intervenir directamente en la extinción.

En Cantabria, la media de hectáreas quemadas cada año oscila entre las 7.000 y las 9.000. Los peores meses a escala regional son los que van de diciembre a abril –más especialmente en febrero y marzo–, por las suradas, lo que hasta cierto punto es beneficioso, porque se corresponde con la temporada de menos incendios en el resto del país y resulta más sencillo recabar medios nacionales si es necesario. En la zona sur de Cantabria existe otro pico de incidencia entre los meses de agosto y octubre.

Cuando no están luchando contra incendios, las cuadrillas realizan tareas de prevención, como desbroces, limpiezas de márgenes de pistas, tratamientos selvícolas, mantenimiento de puntos de carga de agua o plantaciones en las zonas que han sido devastadas por el fuego.

Las plantaciones de arbolado en áreas quemadas se planifican por los técnicos de montes y no responden a un único patrón, pues depende mucho de las características del área quemada, de la intensidad del fuego o de las posibilidades de regeneración natural. También dependen de las disponibilidades presupuestarias para abordar las actuaciones o de las alternativas de uso de la zona donde ha ocurrido.


Las mujeres que luchan contra los incendios en Cantabria

La prevención, extinción de incendios y salvamento es un profesión eminentemente masculina, si se atiende a lo que dicen las cifras. España cuenta con 20.041 bomberos, de los cuales apenas 168 son mujeres. En algunas comunidades autónomas no hay ni una sola mujer luchando contra los incendios. Lo mismo sucede en el sector forestal, donde las mujeres son una minoría.

En Cantabria no ocurre eso, aunque la situación dista mucho de la paridad. De los más de 400 trabajadores que forman parte del Operativo de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales, 38 (casi un 10%) son mujeres. Dos de ellas son técnicas de guardia; una, escucha de emisora; 24, agentes del Medio Natural y once, operarias-bomberas forestales en las cuadrillas.

La cántabra Rosaura Campuzano, más conocida como Chaori, fue la primera mujer en formar parte de las cuadrillas forestales hace 34 años.

Chaori es la capataz de la cuadrilla 202 de Cantabria y hace poco más de un año recibió una condecoración por parte del rey Felipe VI de la Orden al Mérito Civil como reconocimiento de la labor que desempeñan los integrantes del cuerpo de extinción de incendios de la Dirección General de Medio Natural a los que representaba.


María Quintana

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar