Sodercan convocará ayudas por 11,8 millones para los sectores afectados por la guerra de Ucrania

El Consejo de Gobierno ha aprobado destinar, a través de SODERCAN, una cuantía de 11.800.000 euros a empresas de los sectores económicos afectados por la Guerra de Ucrania, fundamentalmente, industrial, agroalimentario, del transporte y exportadoras a Rusia, Ucrania y/o Bielorrusia.

En relación a las subvenciones de SODERCAN, cuyas convocatorias se publicarán «en las primeras semanas de septiembre», el vicepresidente y portavoz del Ejecutivo, Pablo Zuloaga, ha explicado que el objetivo es articular un régimen de ayudas directas para mitigar las consecuencias económicas de la guerra, dirigidas a todas las empresas del sector industrial y agroalimentario que se ven afectadas por un elevado consumo energético, cuyos precios se han incrementado notablemente, con una consecuente pérdida de competitividad.

También se dirigen al sector del transporte, donde el conflicto ha aumentado el coste en partidas esenciales dentro de esta actividad, que tiene una dificultad estructural para trasladar de manera inmediata los aumentos de costes a sus clientes, ha indicado.

Y en lo que respecta a las empresas exportadoras a Rusia, Ucrania y/o Bielorrusia, el vicepresidente ha recordado que éstas han visto una reducción automática de la actividad por las complicaciones y limitaciones generadas por el conflicto bélico.

El expediente económico que permite esta transferencia a SODERCAN se recoge en el plan de choque a raíz de la guerra de Ucrania de la Consejería de Economía y Hacienda que «sirvió para rascar sobrantes del presupuesto de diferentes lugares y hacer nuevos cálculos sobre la amortización de la deuda», ha explicado el vicepresidente.

CONVENTO DE LAS CLARISAS

Además, el Consejo de Gobierno ha autorizado la celebración del contrato de obras a realizar en el Convento de las Clarisas de Santa Cruz, en Santander, que, con un presupuesto de 1.986.856 euros, tienen por objeto interrumpir el deterioro que viene sufriendo el edificio ubicado en la Calle Alta de Santander y darle la firmeza necesaria para su permanencia y posterior uso administrativo.

En 2015 Patrimonio del Estado cedió al Gobierno de Cantabria la parcela en la que hay varias construcciones de carácter industrial y religioso cuyas obras de conservación es necesario abordar para frenar su deterioro.

La obra se realizará en tres fases; iglesia y torre, en la primera; demoliciones de anejos, en la segunda, y lo que afecta al Convento, en la tercera.

El objetivo inicial en esta primera fase es actuar sobre la consolidación de muros y la reparación de las cubiertas, con el fin de evitar «que el deterioro vaya a más y empezar a luchar contra el tiempo», de forma que al final el edificio «recupere su esplendor y pueda tener un uso administrativo, que puede ser de diferentes formas.

Zuloaga ha recordado que se ha debido «rehacer» el proyecto de esta primera fase para garantizar que haya interés por parte de las constructoras para lo que se ha incrementado el presupuesto hasta estos 1,9 millones.

El portavoz del Gobierno ha destacado que se trata de una zona «de especial valor patrimonial para Santander» por la antigüedad de los inmuebles, que «han visto pasar parte de la historia de la ciudad».

Desde que Altadis se trasladara del mismo en 2002, el edificio quedó en desuso, con «un evidente deterioro de sus instalaciones», cuando tiene figuras de protección por su valor patrimonial.

Ahora, ha dicho, el Gobierno asume la responsabilidad de «custodiarlo para darle un nuevo uso».

El edificio está adscrito a la Consejería de Presidencia y el objetivo último es convertirlo en dependencias administrativas, «si bien el devenir de proyectos como éste pueden cambiar el uso».

En 1982 el ‘Convento de las Clarisas de la Santa Cruz’ fue declarado Monumento Histórico Artístico de carácter encontrándose además dentro del entorno de protección del Antiguo Hospital de San Rafael.

EMPLEO

En el ámbito de Empleo y Políticas Sociales, el Gobierno ha aprobado dos convenios con la Cámara de Comercio de Cantabria para la ejecución de las actuaciones ‘Píldoras para emprender y consolidar’ y ‘Asesoramiento y acompañamiento integral de personas emprendedoras’, ambas en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, y dotadas con un presupuesto de 369.480 euros y 197.256 euros respectivamente.

Las ‘Píldoras para emprender y consolidar’ se plantean como recursos de microformaciones, puestas a disposición de emprendedores, para potenciar y desarrollar sus capacidades y presentar de manera ágil y eficaz un recorrido por todos los aspectos relacionados con la creación y el funcionamiento de una empresa y su consolidación.

Esta formación abarcará todas las fases del proceso de emprendimiento y de manera transversal se abordará la adquisición de conocimientos, habilidades y destrezas para afrontar el proceso de digitalización de la economía.

Cada píldora tendrá una duración entre 4 y 6 horas y adicionalmente se pondrá a disposición de los participantes una bolsa de horas de tutorías personalizadas para profundizar o mejorar aspectos concretos de la idea, modelo de negocio o del plan de empresa.

Por su parte, el segundo convenio se traduce en la creación de Puntos de Atención Integral de Personas Emprendedoras, que podrán ser tanto físicos como virtuales. Se potenciará que la actuación se desarrolle lo más descentralizada posible y combinar una atención presencial y virtual, con horarios flexibles en función de las necesidades de las personas emprendedoras.

Finalmente, en Cultura, se ha autorizado la concesión de una subvención nominativa de 75.000 euros al Ateneo de Santander para el desarrollo de sus actividades culturales.

Suscríbete a Cantabria Económica
Ver más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Escucha ahora