Cantabria ayudará con 300 euros a trabajadores en ERTE y con 1.500 a empresas

Cantabria repartirá ayudas entre empresas y trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo temporal por la pandemia del coronavirus, durante un mínimo de 30 días y entre el 1 de octubre del año pasado y el 28 de febrero del presente ejercicio.

Serán de 300 euros a los empleados en ERTE y de otros 300 euros a las personas por trabajador en reducción y/o suspensión, hasta un máximo de 3.000 euros. Se calcula que estas ayudas beneficiarán a 9.000 asalariados y a 1.800 empresarios y autónomos cántabros.

Se trata de una de las medidas incluidas en el II Acuerdo del Diálogo Social ante el Covid-19, alcanzado entre el Gobierno y los agentes económicos, ratificado este miércoles por el Pleno del Consejo del Diálogo Social. Está dotado con 13 millones de euros y también contempla otros incentivos, como a la contratación y la conciliación.

El pacto se orienta así a apoyar la contratación, la conciliación y el sostenimiento de los puestos de trabajo, y se suma al consensuado el año pasado, dotado con 90 millones y que abarcaba más cuestiones.

Las nuevas ayudas, de un pago único a los trabajadores, se abonarán en el marco de una ley que se regulará «lo más rápido posible», según ha indicado la consejera de Economía y Hacienda, María Sánchez, que ha participado en la ratificación del acuerdo, en representación de la consejera de Políticas Sociales y Empleo, Ana Belén Álvarez, en cuarentena por contacto con un caso Covid.

También ha sido firmado por el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, el de CEOE-Cepyme, Enrique Conde, y los secretarios generales de CCOO y UGT, Carlos Sánchez y Mariano Carmona. También ha estado presente el director general de Trabajo, Gustavo García, que ejerce de secretario del Consejo.

La rúbrica se ha producido después de que Ejecutivo y agentes sociales dieran, el pasado viernes, luz verde al acuerdo en la reunión de la Comisión Permanente del Diálogo Social.

Las herramientas incluidas en este II Acuerdo permitirán «afianzar» y «potenciar» el apoyo a trabajadores y empresas ante la crisis económica y para afrontar la recuperación, según ha indicado el jefe del Gobierno, que espera que alcanzar otro y por unanimidad en la Cámara para que el dinero aprobado llegue «cuanto antes» a los beneficiarios.

El pasado ejercicio, esta tramitación se hizo en «tiempo récord», según ha recordado la titular de Economía y Hacienda, que ha explicado que el nuevo documento iniciará ahora su tramitación legal en el Legislativo, por la vía de urgencia, para agilizar el procedimiento de concesión de las ayudas.

Por su parte, el portavoz de Comisiones Obreras ha indicado que un porcentaje «altísimo» de los nuevos beneficiarios, en torno al 85%, serán trabajadores y empresas de los sectores de hostelería y comercio, de los más afectados por las restricciones sanitarias.

BUENA NOTICIA POR EL ACUERDO, AUNQUE «DE MÍNIMOS»

Revilla ha calificado de «buena noticia» este acuerdo, que da continuidad al suscrito en abril de 2020, y ha felicitado el «talante negociador» de los agentes sociales y su capacidad para pactar iniciativas en beneficio del tejido laboral cántabro. Especialmente, ha destacado el trabajo de Álvarez y su equipo.

Los representes sociales también han desstacado la importancia de llegar a acuerdos del diálogo social, aunque el consensuado ahora es «de mínimos».

«Nos hubiera gustado que fueran 130 millones en lugar de 13 pero tenemos que ser conscientes de las limitaciones que tenemos», ha expresado Carmona, para quien «aunque es mejorable, es mejor que el anterior y resulta el mejor camino para movilizar el dinero público». También ha puesto en valor la «transversalidad en su aplicación» y ha subrayado que «no venimos a pedir para un sector concreto sino que pedimos para todos».

«El Diálogo Social es un espacio vivo de negociación donde seguir trabajando, sigue abierto porque hay que seguir hablando, entre otras cosas, de empleo juvenil y de calidad en el empleo, uno de los graves problemas que tiene Cantabria», ha agregado Sánchez, que ha subrayado que es la propia empresa quien tramita el procedimiento para que un trabajador en ERTE pueda acceder a la ayuda.

En este sentido, Conde ha remarcado el compromiso de los empresarios para colaborar con la administración y agilizar los pagos. «Es una buena noticia para los empresarios y autónomos de Cantabria. La unión en la mejor respuesta para la salida de la crisis», ha dicho.

LAS MEDIDAS

Este II Acuerdo del Diálogo Social contempla diferentes actuaciones en el ámbito laboral. Las ayudas a empresas y trabajadores en ERTE forman parte del dedicado al sostenimiento del empleo y la actividad económica, dotado con 5 millones.

Para poder acceder a ellas, tendrán que acreditar un mínimo de 30 días de suspensión de empleo entre el 1 de octubre de 2020 y el 28 de febrero de 2021.

Las primeras buscan apoyar la viabilidad de los empresarios y los autónomos para reforzar su continuidad y posibilitar el mantenimiento de los puestos de trabajo, para lo que se establece una cuantía subvencionable de 300 euros por trabajador en reducción y/o suspensión por ERTE durante un mes y hasta un máximo de 3.000 euros.

Las segundas son ayudas, también de 300 euros y en pago único, a trabajadores afectados por regulación de empleo, suspensión de contratos de trabajo o reducción de jornada, incluidos los fijos discontinuos, por causas de fuerza mayor o económicas, técnicas, organizativas o productivas en Cantabria.

El procedimiento para acceder a estas subvenciones varía con respecto a la anterior convocatoria, no solo porque se incluye a las empresas, sino porque, además, en esta ocasión serán las propias empresas las que han de comunicar al Servicio Cántabro de Empleo la relación de empleados sometidos a ERTE y presentar la solicitud en su nombre, al tiempo que solicitan la ayuda para ellas.

Asimismo, habrá otra convocatoria de ayudas dirigida a las empresas para cubrir gastos de material de seguridad y protección frente a la Covid-19, línea que será tramitada por el Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo y estará dotada con 500.000 euros.

En cuanto a las medidas de apoyo a la contratación, en unas circunstancias económicas complejas como las actuales, se contemplan dos. Por un lado, en 2021 se introducirán incentivos a la contratación indefinida, por valor de 4 millones de euros, tanto para la formalización de nuevos contratos como para la transformación de contratos temporales en indefinidos.

Así, el Servicio Cántabro de Empleo aportará entre 4.500 y 7.500 euros por contrato que se mantengan durante un periodo mínimo de un año, frente a los 3 que se exigían actualmente.

Por otro lado, se ha acordado una nueva línea de financiación para la contratación de personas desempleadas que sustituyan a trabajadores que se encuentren en situación de incapacidad temporal como consecuencia de estar contagiados o en aislamiento por Covid-19 o que estén al cuidado de menores de 12 años, dependientes o personas con discapacidad que deban guardar confinamiento domiciliario a causa del virus.

En este caso, la dotación asciende a 1 millón de euros y la cuantía de la subvención se establece en un 100% del Salario Mínimo Interprofesional a jornada completa.

El último eje de medidas insertadas en el II Acuerdo del Diálogo Social ante la Covid-19 está orientado a la conciliación y contempla también dos tipos de ayudas distintas: para personas trabajadoras que hayan reducido su jornada en virtud del Plan MECUIDA o hayan solicitado una excedencia por cuidado de hijos o familiares y las destinadas a apoyar la conciliación de las responsabilidades laborales y familiares de trabajadores y desempleados que tengan hijos personas incapacitadas sometidas a su tutela. Estas ayudas cuentan con una dotación de 1 y 1,5 millones de euros, respectivamente.

Suscríbete a Cantabria Económica
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar