3 factores a valorar antes de pedir un préstamo por internet

Los préstamos por internet llevan mucho tiempo reforzando su presencia tanto dentro como fuera de los medios digitales. No son pocas las veces que se pueden ver anuncios o incluso recomendaciones de especialistas para recurirr a las financieras de internet en caso de tener complicaciones de dinero. Sin embargo, la otra cara de la moneda nos revela que hay que andarse con mucho cuidado en este ámbito.

Para empezar, hay que tener en cuenta que las estafas por internet han crecido; para terminar, hay que tener muy claro que hablamos de productos financieros y que, al igual que otros como los préstamos para alquileres, no dan nada gratis. Pueden ser un buen remedio en casos difíciles, por supuesto, pero tampoco son el mejor que hay. De hecho, hay que tener muy claro qué buscar en ello para poder firmar algo realmente satisfactorio y fiable.

¿Qué analizar de un préstamo online antes de pedirlo?

Antes de contratar ningún producto financiero por internet, es muy aconsejable analizar varios factores importantes. Aconsejamos, ante todo, consultar medios online para ampliar con todos los detalles posibles y, sobre todo, leer más información sobre estos préstamos aquí. Toda la información adicional a sumar siempre es importante y de utilidad a la hora de tomar una decisión correcta contratando estos servicios.

Ahora bien, lo que vamos a ver aquí son solo tres aspectos clave. Los que debes plantear en primera instancia y comprobar de primera mano para ver qué paso dar con cualquier financiera de internet. Hay muchísimas opciones tanto por parte de empresas como por sus productos, el panorama es amplísimo; pero hay que saber separar lo bueno de lo malo para contratar siempre las opciones más fiables y recomendables.

Plazos de devolución

El plazo de tiempo disponible para poder devolver todo el importe total del préstamo es, probablemente, el factor más importante a tener en cuenta al pedir un crédito a cualquier entidad. Lo cierto es que se trata de una variable que debe conjugarse con el importe total y, también, con los intereses de los que hablaremos en mayor profundidad a continuación.

¿Por qué son tan importantes los plazos? La respuesta a esta pregunta la podemos dar con otra pregunta. ¿Podrías devolver un préstamo de 2000 euros en 30 días? Toparse con este tipo de limitaciones temporales, sobre todo si son demasiado reducidas o estrictas, puede ser mucho más problemático, y precisamente los créditos son para conseguir el efecto contrario. Queremos que sean una solución económica, no otra complicación más a sumar a las que ya podamos tener.

Intereses

El aspecto más peliaguado y, desafortunadamente, el que más se pasa por alto cuando se contrata un préstamo de cualquier clase. Los intereses siempre vienen representados en forma de porcentaje, ya que son precisamente la cantidad porcentual que se añade al importe total solicitado. Un interés de un 3%, por ejemplo, en un crédito de 3000 euros supone pagar, finalmente, un total de 3.090 euros.

No parece gran cosa, pero al final es un extra que debes abonar a la entidad a la que solicitas el dinero. El problema en este sentido está en que, al igual que hay financieras capaces de ofrecer préstamos con intereses del 0%, también las hay que abusan en este sentido. No hansido pocos los casos que han llegado incluso a los tribunales por firmas que han casi triplicado el valor total del préstamo a base de intereses.

Por esa razón, insistimos. Hay que analizar muy bien este aspecto, comprobar qué dicen otros consumidores y hacer los cálculos para ver si coinciden con lo que dicta la empresa en cuestión. Si hay alguna disonancia o valores muy altos, conviene dejarlo pasar y buscar otra alternativa.

¿Realmente lo necesitas?

Esa es la pregunta más importante que hay que hacerse ante cualquier préstamo que se vaya a pedir. ¿Realmente hay que recurrir a él? Es cierto que, en circunstancias complicadas, un préstamo rápido online puede ser todo un alivio; pero tiene un doble filo que ya hemos destacado con los dos aspectos anteriores. Hay que pensar que, al final, es otra deuda añadida, otro importe a pagar que, aunque se pueda hacer a plazos y dilatado en el tiempo, implica incluso pagar más de lo que se debía.

Por eso, es muy importante plantearse la necesidad real de recurrir a este tipo de producto. En caso de contar con algún ahorro o con otra vía para solventar una complicación económica, siempre es más aconsejable que acumular otra deuda más. Hay buenas propuestas financieras, eso es innegable, pero los hándicaps que poseen siempre vuelven más aconsejable optar por otra solución.

Recuerda meditar bien cada paso antes de tomar la iniciativa. Hablamos de créditos, de importes a ir pagando periódicamente y sin incumplir plazos. Afortunadamente, la ley actualmente protege bastante al consumidor en este sentido, ayudando a evitar cualquier cláusula abusiva. Aun así, recuerda, cabeza fría y muchísimo análisis.

 

Suscríbete a Cantabria Económica
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar
Cerrar