Cantabria económica
Inicio ::: Suscripciones ::: Publicidad ::: Ediciones del Norte ::: Contactar






Artículos
Editorial
La importancia de Reinosa

¿Por qué no despega la economía cántabra?


Una cama quiere ser más que una cama
Cantabria saca poca rentabilidad de sus visitantes. Los hoteles tratan de vender paquetes completos y retenerlos por más tiempo

Al alcance los dos millones de turistas y el millón de pasajeros en Parayas
Dos hitos de gran relieve se pueden producir este año: que Cantabria supere los dos millones de visitantes, algo que no ha ocurrido nunca, y que Parayas alcance el millón de pasajeros, una cifra a la que llegó a finales de la pasada década y que añora desde entonces. Es posible que el mal tiempo de julio no llegue a permitirlo, pero con cualquiera de estas dos cifras tan rotundas la región vería colmados unos objetivos que parecían inalcanzables, incluso en los buenos tiempos.

Una escala para el turismo náutico francés
El Gobierno cántabro quiere atraer a los miles de yates galos que recorren el Cantábrico en verano

La Dama Blanca cumple 100 años
El Hotel Real permitió alojar a cortesanos y ministros y apenas ha cambiado en un siglo

La hora de la colaboración entre empresas
Sodercan fomenta la creación de clusters y consorcios de exportación en sectores estratégicos de la economía cántabra

El cluster de automoción GIRA agrupa ya el 30% del PIB industrial cántabro
Se creó en 2005 con 16 empresas y hoy suma 27

El primer cluster nuclear de España
El CINC colabora en grandes proyectos como el reactor de fusión ITER

Una macroempresa en el sector metal-mecánico
Santander Global Metal agrupa a ocho compañías y cerca de 800 trabajadores

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 (11...20)

Siguiente
El cluster de automoción GIRA agrupa ya el 30% del PIB industrial cántabro
Fecha: 08/08/2017

Se creó en 2005 con 16 empresas y hoy suma 27

El GIRA, el cluster que agrupa a las empresas de automoción de Cantabria, es el más veterano de los constituidos en la región. Se creó en 2005 y agrupa ya al 90% de las empresas de su sector. Para poder seguir creciendo, ha incorporado como partners a firmas de otros sectores, como el de las TIC, que aportan sus conocimientos al objetivo estratégico: implantar la Industria 4.0.
La implantación de la fórmula del cluster en Cantabria comenzó, en buena lógica, por el sector más potente de la industria regional, el de la automoción. Aunque la Administración regional llevaba trabajando en esta idea desde el año 2000, impulsando actuaciones conjuntas de las empresas, no fue hasta 2005 cuando se formalizó la creación del GIRA (Grupo de Iniciativas Regionales de Automoción), del que formaron parte 16 empresas. Su primer gerente, el representante de Sodercan Pedro Herrero, recuerda, como anécdota significativa del papel que venía a cumplir el cluster, que en aquel momento los directivos alemanes de las tres multinacionales de cabecera que había en Cantabria (EvoBus, Edscha y Bosch Treto) no se conocían entre ellos. Fue a raíz de la constitución del cluster cuando se empezaron a tejer también relaciones personales que acabaron redundando en la mejora de la colaboración entre empresas, que era el objetivo perseguido con el GIRA.
Aún así, ha hecho falta un intenso trabajo para convertir el cluster en una herramienta eficaz para las empresas que lo integran. Su actual gerente, Celia Monsalve, que llegó al GIRA en 2008 y cuya experiencia profesional estaba ligada a la industria automovilística alemana, recuerda también el contraste que encontró entre la desarrollada cultura de asociación de la que provenía y la realidad de las empresas cántabras de entonces. Sin embargo, en estos años esa voluntad de colaboración ha ido creciendo, hay más empresas en el cluster (actualmente son ya 27) y se implican de forma más activa.


“Una asociación de empresas para empresas”

El actual presidente del GIRA, Antonio Monteiro da Silva (director de Chassis Brakes) define el papel que juega el cluster para sus asociados como “una asociación de empresas para empresas”. Porque son las propias empresas las que deciden los problemas que se deben abordar conjuntamente. “No nos regimos por modas ni por subvenciones” –señala Celia Monsalve, “sino por buscar soluciones a los problemas reales que tienen las empresas. Y cuando esos problemas son comunes a un grupo de ellas, entonces los abordamos desde el cluster”.
Un problema globalmente compartido es el de la digitalización de los procesos, camino de esa meta que es la implantación de lo que se ha dado en llamar la Industria 4.0, en la que todos los procesos están interconectados.
Para afrontar este reto, el GIRA ha creado una comisión de innovación que partía con un handicap, el de la inexistencia en la región de dos empresas de este sector que fabricasen lo mismo y, por lo tanto, la dificultad de impulsar un proceso de innovación conjunto en aspectos muy concretos. Pero el cluster ha conseguido transformar ese handicap en una ventaja, que las empresas puedan aprender unas de otras sin miedo a la competencia.
Así, se ha trabajado conjuntamente en la innovación en procesos, en trazabilidad y en trasladar a las empresas los últimas novedades en torno a la Industria 4.0. En este aspecto está siendo muy útil la colaboración con otros clusters de automoción nacionales, con los que se está confeccionando una lista de proveedores 4.0. También se están organizando jornadas de trabajo, como la que tuvo lugar el pasado mes de abril en Santander con el Cluster de Automoción de Cataluña para el análisis de buenas prácticas de sus empresas. Unas jornadas que tendrán continuidad el próximo mes de septiembre con el Cluster de Castilla León.
El pequeño tamaño del cluster cántabro, en comparación con los de otras comunidades puede llegar a suponer una ventaja. Le permite actuar con más agilidad y adaptarse con más rapidez a las necesidades de las empresas.
El GIRA no renuncia a seguir creciendo, pero como aglutina ya al 90% de las empresa de automoción cántabras, ha optado por crear la figura del partner. De esta manera, da entrada como colaboradores a empresas que no podrían ser socios de pleno derecho, bien por no tener instalaciones de producción en Cantabria o porque al menos el 40% de lo que facturan no proviene de la automoción.
Siguiendo ese modelo, se han incorporado al GIRA como partners como la empresa especializada en recursos humanos Adecco; Enwesa (automatización y robótica) y las TIC Sayme y Consulting Informático de Cantabria (CIC). Este paso ha sido valorado positivamente por sus asociados, como expresa el responsable industrial de Maflow, José Antonio Blázquez: “El mayor problema que tenía el GIRA en sus inicios era la falta de masa crítica y de conocimiento por parte del resto de la sociedad. Poco a poco estamos cambiando con la adhesión de nuevos asociados y partners, mayor colaboración con otros clusters así como la divulgación de las actividades a través de diversas acciones”.


Objetivo alcanzado

Para concretar sus objetivos, el GIRA ha elaborado un Plan Estratégico, cuya ejecución comenzó en 2016 y que concluirá en 2019. Entre esos objetivos se encontraba el de conseguir elevar su peso en el PIB industrial de Cantabria desde el 25% hasta el 30%. Y esa meta se ha alcanzado mucho antes de concluir la vigencia del Plan, gracias a la incorporación como socios de empresas de la talla de GSW. Si en 2015 la facturación de los socios del GIRA fue de 1.800 millones de euros, con 5.000 empleados, durante el pasado año creció un 60% y el empleo un 20%, según los datos del cluster.
Resta ahora completar las líneas estratégicas marcadas por el Plan, como la subrayada por el director general de Talleres Oran, Pedro Burgada: “La estrategia de GIRA debe focalizarse en iniciativas que impulsen a las pymes. Es fundamental poner en marcha acciones encaminadas a fortalecer a las pequeñas y medianas empresas de la industria de automoción en Cantabria, potenciando la colaboración en proyectos, aprovechando sinergias y ofreciendo servicios diseñados a la medida de sus necesidades”.
Un objetivo compartido por todos los asociados, como seguramente también lo hacen con la reflexión del Managing Director de Ecrimesa, Alejandro Martínez: “El principal punto a mejorar sería una mayor implicación por nuestra parte en más grupos de trabajo”.

Cantabria Económica © 1996-2017 Todos los derechos reservados.