Cantabria económica
Inicio ::: Suscripciones ::: Publicidad ::: Ediciones del Norte ::: Contactar






Artículos
Sofía Ellar en Santander: ‘Cuando pongo un pie aquí… es donde escribo mis canciones’
La cantante toca en el Escenario Santander este sábado a las 22.00 horas

Vuelve el Santaner Musica Festival
Los Planetas, The Vaccines, Sidonie y Lori Meyers desembarcan en la Magdalena

Editorial
Un congreso atragantado

BSH apostará por los proveedores cántabros en la planta de Santander
Su nueva válvula reguladora, que ha protegido con 30 patentes, marcará una nueva época en el gas

CEOE impulsa visitas de empresarios a las ’fábricas del futuro’
Pretende aprender de experiencias ajenas

KIA o la historia de cómo la Cenicienta se convirtió en Princesa
El concesionario Numar en Cantabria recibe el premio al mejor concesionario de Europa

“Antes vendíamos precio, ahora calidad y diseño”
Emilio Herrera, director general de KIA Iberia

MERINO VALDOR: Cómo hacerse hueco entre los gigantes de la distribución de electrodomésticos
El mayorista cántabro vende diez millones de euros y comercializa sus productos por todo el país y en internet

Ni un edificio sin rehabilitación
El Gobierno cántabro amplía las ayudas y cuantías para multiplicar las actuaciones

Santander también aumenta las ayudas para la rehabilitación
Entre un 30 y un 50%

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 (11...20)

Siguiente
Editorial
Fecha: 08/04/2017

Un congreso atragantado

El tiempo ha traído el cumplimiento de dos simplonas profecías que hicimos en estos comentarios. La primera, realizada cuando Nacho Diego se convirtió en presidente del PP de Cantabria, es que ni era del agrado del PP de la capital (el Santander de toda la vida, para entendernos), ni lo sería. La segunda, más reciente, es de cuando fue desalojado del poder. Entonces aventuramos que muchas de las lealtades internas, las de aquellos ‘barones’ con los que compartía el Gobierno, entrarían en crisis a partir de los ocho o diez meses (cuando los que han perdido el empleo son realmente conscientes de lo que eso significa) y que a partir de los dos años ese movimiento interno resultaría incontestable. No hace falta tener dotes de augur, basta conocer el alma humana y tener la suficiente experiencia, porque estos ciclos se repiten una y otra vez.
El PP es un partido rocoso, pero al modo de los partidos americanos, en los que la militancia solo aflora en las campañas electorales, cuando se registra para tener derecho a votar en las primarias. Su sistema es bastante poco ortodoxo, hasta el punto que en cada estado se hace de una forma distinta, pero la maquinaria está engrasada por siglos de uso; el PP, en cambio, acaba de estrenarla y ahí está el problema.

El principal partido español acostumbra a celebrar sus congresos como un encuentro festivo de saludos y abrazos, y el presidente puede fotografiarse probándose los artilugios de los puestos comerciales, porque no hay tensión; todo lo que supuestamente van a decidir los compromisarios ya ha sido previamente decidido por el único que puede decidir. Basta ver que en el reciente congreso nacional del PP nueve de cada diez delegados ni siquiera entraron a votar la única decisión conflictiva, la que admitía la acumulación de cargos. En esta cultura de candidato único, no tener un censo de militantes que se pueda denominar como tal apenas tiene importancia. El problema surge cuando aparecen dos o más candidatos, como ha ocurrido en Cantabria. Nadie sabe cuántos de los supuestos 14.000 afiliados están muertos desde hace años, cuántos de los que aportó Hormaechea abandonaron con él (la inmensa mayoría) o cuántos más se han ido marchando después, porque ni siquiera los que se consideran activos suelen pagar las cuotas. Eso da lugar a que el último día de registro se descubra que en el partido hay 3.000 personas... o 13.000. Basta con que alguien llegue en el último momento y pague cientos de cuotas de otros tantos afiliados, como ha ocurrido, para que esa base se ensanche hasta casi el infinito.
Manejar un partido donde nadie conoce el censo real y solo se pueden hacer suposiciones facilita mucho las cosas para las ejecutivas, pero tiene estos inconvenientes cuando se introducen las primarias, un gesto del que Maíllo probablemente ya se esté arrepintiendo. Y más cuando el procedimiento a dos vueltas puede dar lugar a que los delegados elegidos por los afiliados voten lo contrario de lo que habían decidido los militantes de base. Algo que no resulta muy elegante aunque no vulnere el reglamento.

Por solo cuatro votos, el PP ha salvado la cabeza en Cantabria, porque ha triunfado el pragmatismo de tratar de entenderse con otras fuerzas y porque no era imaginable tener un partido en la región abiertamente rebelde a la dirección nacional (hubiese sido como volver a los peores tiempos). Pero ahora ha de recomponerse internamente, lo que no será fácil, después de las dos heridas con las que ha salido de esta crisis: la que produce la guerra de poder –restañable con el tiempo, sobre todo si vuelve a gobernar– y la personal, que resultará mucho más difícil de curar, porque lo que se han dicho a través de las redes sociales no será fácil de olvidar por los aludidos. Ese sí que será un problema de muchos años, en el que no debiera haberse embarcado nunca de no haber mediado la tozudez de Diego en presentarse, el interés personal de quienes le impulsaron a ello para no perder protagonismo y el descaro de Génova al decidir quién tiene que ser el presidente del PP local, al margen de lo que piensen o dejen de pensar los militantes. El congreso regional ha sido un fracaso y el PP tendrá que sacar conclusiones para que no se le atraganten más procesos democráticos internos. Ahora nos toca esperar a lo que ocurra en el nacional del PSOE, que tampoco será una balsa de aceite, aunque los socialistas tengan mucha más experiencia en estas disputas.

Alberto Ibáñez
Cantabria Económica © 1996-2017 Todos los derechos reservados.