Cantabria económica
Inicio ::: Suscripciones ::: Publicidad ::: Ediciones del Norte ::: Contactar






Artículos
Sofía Ellar en Santander: ‘Cuando pongo un pie aquí… es donde escribo mis canciones’
La cantante toca en el Escenario Santander este sábado a las 22.00 horas

Vuelve el Santaner Musica Festival
Los Planetas, The Vaccines, Sidonie y Lori Meyers desembarcan en la Magdalena

Editorial
La Liga de las regiones

El empleo justifica media legislatura
El Gobierno, acosado por la falta de recursos y las crisis industriales, ha hecho cambios significativos en la educación y la sanidad y ha tenido que actuar como apagafuegos en la industria

‘El fracking ha revolucionado el mundo del petróleo’
Álvaro Mazarrasa, director de la Asociación Española de Operadores Petrolíferos

Renzo Piano: ‘La gente se enamorará de este edificio poco a poco’
El arquitecto genovés asegura que le ha dado ‘la dignidad de lo público pero ha evitado ser arrogante’

Un gran acontecimiento social
Inauguración del Centro Botín

‘Renzo y yo somos gente que escucha’
Luis Vidal, coautor del Centro Botín

IMEM instala un espectacular ascensor de cinco metros de altura


La trastienda de una obra con muchas incidencias


1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 (11...20)

Siguiente
‘LA CULTURA DE LA PREVENCIÓN HA TRIUNFADO’
Fecha: 08/02/2017

Javier Iglesias, director general de Prevemont

Después de estudiar Dirección de Empresas quería ser bancario como todos sus amigos pero el mundo de la prevención de riesgos laborales se cruzó en su vida y a él se ha dedicado durante los últimos trece años. Nunca se ha arrepentido porque le apasiona su trabajo y la cultura preventiva como camino para mejorar la salud de las empresas. Al tiempo que se consolidaba la Ley, lo hacía también su compañía, Norprevención, un grupo gallego que se ha extendido desde una oficina de apenas 30 metros cuadrados y 8 empleados a 30 delegaciones que emplean a más de 300 personas y atienden a unos 20.000 clientes. En Cantabria adquirieron Prevemont a la Mutua Montañesa y acaban de estrenar unas nuevas instalaciones en Peñacastillo como punto de partida para su inminente expansión bajo el nombre de Grupo Ibersys.
P.- Hace apenas unos días se han trasladado a unas nuevas instalaciones en Peñacastillo, junto al centro deportivo GoFit. ¿A qué responde esta mudanza?
R.- Queríamos ofrecer a los clientes una zona de aparcamiento más amplia, que no teníamos antes en nuestra antigua sede del Parque Tecnológico de Cantabria. Las nuevas instalaciones son más accesibles y mucho más grandes para acoger el crecimiento de la plantilla y los espacios dedicados a la formación. El local dispone de 750 m2 en los que trabajamos 45 personas repartidas en dos zonas diferenciadas, una sanitaria que consta de diez consultas y otra técnica que alberga las oficinas.

P.- ¿Cuáles son los principales retos de su grupo de prevención para 2017?
R.- Nuestro principal objetivo para este año es una apuesta clara por el crecimiento. De hecho, las instalaciones pueden ampliarse hasta 1.200 m2 porque nuestra intención es crecer un 20% en Cantabria. Hemos incorporado más comerciales y estamos reforzando la atención al cliente y su fidelización. En ese sentido, otro gran avance es la mejora de nuestra plataforma tecnológica que, a partir de ahora, va a permitir las citas online y la consulta de cualquier documentación desde cualquier lugar.

P.- Es usted muy joven pero veterano en la empresa. ¿Cómo fueron sus comienzos laborales?
R.- Toda mi vida profesional ha estado vinculada a este proyecto y ya son más de 13 años. Acabé la carrera un viernes y el lunes ya estaba trabajando, me estaban esperando (ríe). Soy gallego de nacimiento y licenciado en Administración y Dirección de Empresas, así que mis primeros años estuvieron vinculados al área económica. La compañía, Norprevención, nació en Lugo y, por entonces, empleaba a muy pocas personas. Hace unos meses hemos comprado Prevemont, los servicios de prevención de Mutua Montañesa, y ahora formamos el Grupo Ibersys, Ibérica de Seguridad y Salud, una marca que representa mejor nuestro carácter nacional.

P.- Su evolución personal, la de su empresa e incluso del mercado han ido de la mano. ¿Cuáles han sido los cambios fundamentales en el sector de la prevención de riesgos laborales?
R.- En 2003 no nos imaginábamos las dimensiones que iba a tener la empresa ni tampoco el esfuerzo y la inversión que iba a requerir. Gracias a la apuesta que entonces hizo el presidente del Consejo de Administración, hemos convertido un sueño en realidad. Al principio, yo no tenía ni idea de prevención de riesgos laborales pero enseguida nos dimos cuenta de que era un tema de futuro. Nadie conocía este mundo, nadie lo entendía… Por eso fue clave rodearnos de gente muy profesional. En los poco más de 20 años que han transcurrido desde la aparición de la Ley, las empresas han pasado de considerar la prevención como una tasa legal a preocuparse por ella como algo necesario para dar valor a sus negocios. El verdadero cambio ha sido el triunfo de la cultura de la prevención.

P.- ¿Influyó la crisis económica en esa mayor convicción del empresariado respecto a la importancia de proteger a sus trabajadores de los posibles riesgos laborales?
R.- Mucho, sin duda. Cayó mucho la inversión en prevención de riesgos. El empresario se quedaba estrictamente en la obligación legal y, si consideraba que algo no era realmente necesario, no lo hacía. Eso nos obligó a buscar nuevas oportunidades para poder preservar nuestras plantillas. Y como consecuencia, el año pasado ampliamos nuestra actividad a otros mercados con una profunda extensión geográfica y una reinversión total de nuestros recursos en el crecimiento de la empresa.

P.- Fusiones, integraciones, reagrupaciones de empresas… Como buen conocedor del mercado de la prevención de riesgos laborales ¿cómo valora la agitación que se ha producido en los últimos meses?
R.- Nosotros hemos nacido en este sector y pretendemos quedarnos en él. No es un asunto de inversión financiera, ni estamos buscando operaciones para aumentar las ventas y eso es algo de lo que me siento muy orgulloso. Con todas, las reagrupaciones que se están produciendo van a acabar dando lugar a dos tipos de servicios de prevención muy diferenciados: los que pertenecen a fondos de capital riesgo y los que dependemos de un modelo de mayor proximidad. El capital riesgo ha decidido entrar en ese sector porque ven una oportunidad en el negocio y las empresas se están comprando por su volumen de facturación. Nosotros, sin embargo, buscamos responder a los problemas diarios de las empresas con un trato muy cercano y una especialización total en prevención de riesgos laborales, lo que mejor sabemos hacer.

P.- ¿Cuáles son esos problemas que pueden solucionarle a los empresarios?
R.- Antes se tomaban el cumplimiento de sus obligaciones preventivas como un requisito de la inspección de trabajo mientras que ahora entienden que somos colaboradores que les podemos ayudar. Las compañías están saturadas de problemas en el día a día y buscan soluciones dirigidas a mejorar la salud y la seguridad de la plantilla ante, por ejemplo, el estrés, la falta de motivación o el absentismo laboral.

P.- ¿Absentismo laboral? ¿No se supone que las bajas laborales se habían reducido mucho a causa de la difícil coyuntura económica que vivimos?
R.- No crea. En el último año estamos sufriendo otra vez un repunte del absentismo laboral porque la gente se siente más segura. Está demostrado que el fenómeno del absentismo es directamente proporcional al PIB. Cuando crece el PIB, aumenta la siniestralidad laboral. Ahora la recuperación económica se está empezando a notar por una mayor contratación de trabajadores y nuevas altas. Nosotros mismos estamos creando muchos empleos. Hemos pasado de ser 96 a 124 personas y el 98% son titulados universitarios, médicos o enfermeros; por tanto, personal cualificado.

P.- De lo que sí se habla mucho últimamente es de adecuar nuestra jornada laboral a la europea. ¿Ha notado algún paso en esa dirección en el mercado laboral de Cantabria?
R.- En absoluto. El mercado laboral cántabro es bastante tradicional tanto en la organización de la jornada como en el teletrabajo, que es una fórmula estancada, sobre todo, por los gastos asociados a los espacios de trabajo (luz, climatización, instalaciones). En nuestro caso, al ser una empresa joven y moderna, creemos poco en el presentismo y mucho en la necesidad de atender al cliente y darle un servicio permanente, aunque el trabajador disponga para ello de flexibilidad horaria.

P.- Usted es el primero que está acostumbrado a viajar mucho para visitar a los clientes allí donde estén. ¿Cómo lleva lo de vivir ahora en Cantabria?
R.- En realidad no he acabado de fijar mi residencia aquí ya que viajo todas las semanas a mi tierra, Galicia. Estoy muy contento por las personas y empresas que estoy conociendo. A los cántabros, al principio, les cuesta confiar pero poco a poco, si les demuestras seriedad, son muy fieles.

P.- ¿Tiene alguna afición en el escaso tiempo libre que le queda?
R.- Me gusta mucho leer libros sobre dirección de empresas, coaching y motivación y también practico la bici de montaña. Lo que más valoro es estar con la familia, que es el pilar de mi vida. No obstante, ahora tengo muy poco tiempo libre porque estoy terminando la carrera de Derecho. Hace tres años me puse a estudiar con mucha ilusión y ya sólo me quedan tres asignaturas para acabar.

Patricia San Vicente
Cantabria Económica © 1996-2017 Todos los derechos reservados.