Cantabria económica
Inicio ::: Suscripciones ::: Publicidad ::: Ediciones del Norte ::: Contactar






Artículos
Editorial
Un plan de vida

Un cántabro al frente del imperio de las burbujas doradas
El santanderino Enrique Hevia es nuevo hombre fuerte de Freixenet, el mayor productor de cava

Un agua sin vuelta
Cantabria quiere que no haya que devolver el agua del bitrasvase del Ebro, una operación absolutamente ruinosa

Cantabria quiere gestionar los ríos regionales


CEOE abandera un gran plan de desarrollo que aprovecharía la proximidad al País Vasco
‘No podemos quedarnos encerrados aquí, cada uno por separado’, dice Lorenzo Vidal de la Peña

El lento despertar de los beneficios en las empresas cántabras
Apenas medio millar de empresas superan el millón de euros de resultado bruto

Crece el interés de las empresas cántabras por la exportación
Sodercan recibió el pasado año 161 solicitudes de ayudas para la internacionalización

La exportación se estanca pero mejora la balanza exterior


Más tráfico portuario de vehículos que nunca
En 2016 Raos movió 490.063 coches

Tamames rechaza que se compute el subsidio de paro en el PIB
El catedrático cree que el país se ha empobrecido bastante más de un 8%

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 (11...20)

Siguiente
Cantabria quiere gestionar los ríos regionales
Fecha: 08/02/2017




La conversión del bitrasvase del Ebro en un trasvase no es la única iniciativa que el Gobierno cántabro ha planteado al Ministerio de Medio Ambiente. También pretende que se le transfiera a la comunidad la gestión de las cuencas de aquellos ríos que transcurren en su totalidad por el territorio de Cantabria. Se trata de una vieja aspiración que se recoge en el Estatuto de Autonomía pero que todavía no se ha visto satisfecha, como sí ha ocurrido en otras comunidades.
Además de ampliar sus competencias, el interés que anima al Ejecutivo cántabro a plantear esta transferencia es la posibilidad de que sea la propia región la que obtenga los aprovechamientos eléctricos de alguno de sus ríos. Es el caso del Besaya y del Nansa, donde están próximas a concluir las concesiones que en su día hizo el Gobierno del Estado a favor de Viesgo y Saltos del Nansa.
Otros ríos, como el Deva o el Asón, no podrían ser transferidos ya que su red hidrológica desborda el territorio de Cantabria, aunque sea en un pequeño porcentaje. Basta que algún afluente provenga de otra comunidad para que una región no pueda reclamar la gestión en exclusiva de su cuenca y en ambos casos se da esta circunstancia.


Calcular los costes

La transferencia de esas competencias no solo aportaría beneficios para la comunidad, también llevaría aparejados algunos costes. Hasta ahora, la Confederación Hidrográfica se ha hecho cargo de obras de saneamiento y los trabajos en los cauces de esos ríos para evitar las desbordamientos. Todas esas obras pasarían a ser responsabilidad de la comunidad autónoma de Cantabria, que debería asumir también a los funcionarios que las gestionan.
En definitiva, se trata de hacer un balance de costes y de beneficios. El director General de Medio Ambiente, Miguel Angel Palacio, se lo toma desde un punto de vista más racional que emocional: “Cantabria tiene que hacer un análisis sereno y objetivo de estas transferencias del Estado y, si fuese positivo para la comunidad, iríamos a por ellas”.
No sería la primera vez. La comunidad ya lo intentó hace una década, pero su petición nunca avanzó.

Cantabria Económica © 1996-2017 Todos los derechos reservados.