Círculo Empresarial

‘Deberíamos ser un poco más atrevidos’

ENRIQUE CONDE, PRESIDENTE DE LA CEOE-CEPYME CANTABRIA Y GERENTE DE SONINGEO

El gerente de Soningeo y nuevo presidente de CEOE-Cepyme en Cantabria, Enrique Conde, asegura haber detectado en las empresas un “deseo de hacer cosas” que echaba en falta años atrás. Conde intervino en el Círculo Empresarial de Cantabria Económica donde hizo un breve repaso por su trayectoria y alentó a las empresas de la región a arriesgar un poco más. Además, manifestó su deseo de que el presidente de la Asociación de Hosteleros, Ángel Cuevas, pase a formar parte del comité ejecutivo de la organización para cerrar la brecha surgida con las elecciones. También se mostró muy dispuesto a hablar con los ayuntamientos y con el Gobierno regional. Conde habló claro y con respecto a su sector, la construcción, opinó que “le hace falta profesionalizarse”.


La crisis económica sigue siendo una realidad para buena parte del empresariado cántabro, pero el nuevo presidente de la CEOE-Cepyme de Cantabria y gerente de la compañía Soningeo, Enrique Conde, ha comprobado en los dos meses que lleva al frente de la organización que los ánimos están mejorando. “La gente está con ganas de hacer cosas y de unirse”, aseguró.

Durante su intervención en el Círculo Empresarial de Cantabria Económica, Conde lamentó que el tejido empresarial de la región tenga cierto temor a salir de su zona de confort, pero considera que en estos momentos se respira un ambiente de mayor optimismo y se mostró partidario de asumir más riesgos, algo que ha caracterizado su propia carrera empresarial.

El también ingeniero de  Caminos se mostró ilusionado por otro cambio que también detecta: la actitud de los jóvenes a la hora de decidir su futuro profesional. “Estoy viendo a la gente joven mucho más animada a emprender. Me acuerdo que, cuando empecé, leí una encuesta que decía que el 96% de los jóvenes cántabros que hacían una carrera querían ser funcionarios”, subrayó.

Perder miedo al fracaso

Si hay algo de lo que Enrique Conde puede presumir es de su entereza frente a las adversidades. Después de poner en marcha Soningeo en 2001, para hacer trabajos de geotecnia y controles de calidad en ámbitos como la edificación y la obra civil, se vio obligado a afrontar el primero de los dos incendios que afectaron a su laboratorio. Tuvo lugar en 2003, mientras se encontraba de vacaciones en Andorra con su mujer. “Algo que  te enseña mucho”, dijo.

Después de tres limpiezas industriales, la compañía pudo reemprender su actividad y, a partir de entonces, Soningeo vivió una época de crecimiento. La plantilla pasó de los diez empleados anteriores a 75. Un proceso de expansión motivado por la burbuja de la construcción, que para él se detuvo bruscamente algo antes que para el resto, como consecuencia de un segundo incendio en 2008.

‘Estoy viendo a la gente joven mucho más animada’

En esa ocasión, la gravedad del incidente le obligó a buscar un nuevo emplazamiento. Al día siguiente ya tenía otra nave, “aunque sin absolutamente nada dentro”.

En la charla se definió como una persona “tranquila y de no mirar atrás”, lo que pudo servirle para salvar airosamente esos momentos de incertidumbre, con el apoyo de varias fábricas que le proporcionaron equipos para poder mantener la actividad. “Ese compañerismo es una de las bases que deben estar implícitas en la CEOE-Cepyme”, dijo.

Tras encarar un ERE y numerosos despidos, como consecuencia de la crisis de la construcción, la compañía remontó a partir de 2013, gracias a la decisión de explorar nuevos horizontes, adentrándose en los análisis de aguas, medioambientales y agroalimentarios. También salió de la región. “En Soningeo me hice fuerte porque empecé a trabajar no solo en Cantabria, sino también en País Vasco”, aunque finalmente decidió cerrar el laboratorio que había abierto en esta comunidad. “Para empatar no he venido a esta fiesta”, justificó.

También cerró, posteriormente, otra sede abierta en La Rioja.

Ese afán aventurero de explorar otros territorios es el que, en su opinión, le hace falta a la región: “Deberíamos ser un poco más atrevidos”, dijo, “y tener menos miedo al fracaso. Si uno está convencido de que algo va a funcionar, hay que ir a por ello”.

Además de estas iniciativas, el actual presidente de la CEOE impulsó, junto con otro socio, un laboratorio de acústica: “Siempre estoy atento a los proyectos empresariales que se nos presentan. Por el carácter que tengo, por lo menos los escucho”.

Sobre los incendios de su empresa: ‘Eso te enseña mucho’

Esa puede ser la razón por la que el empresario se encuentra en el accionariado de empresas de sectores tan variopintos como la consultoría de la agroalimentación, ingeniería civil, la eficiencia energética o la distribución y venta de eventos deportivos por internet. Incluso la promoción inmobiliaria: “Estamos haciendo una promoción en el centro de Lima”, informó.

El Círculo Empresarial de Cantabria Económica congregó a medio centenar de empresarios de la región.

No es la primera aventura internacional en la que se embarca Conde. Además de los trabajos que ha realizado en México con compañías cántabras, el empresario aterrizó en Arabia Saudí, aunque con menos fortuna. “Yo creo que no he perdido más dinero en mi vida”, confesó.

El único punto favorable de aquella defectuosa operación en Oriente Medio fue que se produjo en un intervalo de tiempo reducido. “Lo perdimos en cuatro meses, pero prefiero perderlo rápido y salir a estar varios años para el mismo resultado”, explicó.

La clave, delegar

La estabilidad y la solvencia económica actual de Soningeo le brinda ahora más tiempo libre. “Soy uno de los convencidos de que hay que delegar de una manera exagerada”, siempre basándose en una “confianza total” en sus empleados, ya que de este modo, “les ayudas a desarrollarse y también te desarrollas tú, porque te acaban enseñando ellos a ti”.

Esa mayor disponibilidad le ha permitido compaginar su actividad empresarial con otros cargos. Ha sido decano durante dos mandatos del Colegio de Caminos, Puertos y Canales; presidente de Unión Profesional; tesorero de la CEOE y participa en ONG’s: “Tienes que aportar a la sociedad lo mismo que te aporta ella a ti”.

‘Si uno está convencido de que algo va a funcionar, hay que ir a por ello’

Durante la conferencia, insistió en extrapolar la misma estrategia a la CEOE. En su opinión, el procedimiento a seguir es crear un proyecto, “empaquetarlo en condiciones” y dejarlo en manos del personal. Un modelo de trabajo que, según él, “ha venido funcionando con el ex presidente de la organización, Lorenzo Vidal de la Peña.

Conde alabó en varias ocasiones el trabajo de su antecesor en la CEOE. “Lorenzo para mí ha sido un fenómeno en la CEOE-Cepyme”. “Necesitábamos un presidente presidencialista y con mucho carácter”, lo que, en sus palabras, “le ha venido de maravilla a la CEOE y le ha permitido salir de esa situación caótica en la que estaba”.

Una nueva forma de entender la CEOE

En su intervención, destacó el “arduo” trabajo durante la campaña electoral y la información que ha adquirido en sus conversaciones con todo el empresarial de Cantabria. Recordó que “dan el voto a cambio de que atiendas sus problemas”, aunque también reconoció las muchas peticiones que le plantearon de tener un sitio en el comité ejecutivo.

El director de Cantabria Económica, Alberto Ibáñez, presentó al ponente Enrique Conde.

Remarcó que “hay empresas de las que solo se acuerdan cuando hay elecciones” y dijo que intentará evitarlo. La solución que propuso en la conferencia fue dar un giro de 180 grados en la atención a las necesidades de las empresas. “Hay que socializar la CEOE”, enfatizó.

En ese sentido, sugirió la posibilidad de descentralizar parte de las actividades, de forma que algunas reuniones de la patronal se repartan por la región. Asimismo, recomendó la puesta en marcha de un despacho abierto donde tengan cabida compañías, no necesariamente del mismo sector, y donde se dialogue con ellas al menos una o dos veces al mes. También avanzó que “Hay muchas empresas interesadas en entrar en la CEOE que no están actualmente”.

De estas reuniones tampoco quedan excluidos los autónomos y la pequeña empresa. Conde señaló que su intención es organizar asambleas o comidas para que conozcan la CEOE y les trasladen sus preocupaciones.

La relación con el Gobierno

Con respecto a la interacción con las administraciones, aseguró que “la CEOE no está politizada” (descartando una de las críticas realizadas por el sector que perdió las elecciones a la presidencia) y reconoció que “no podemos estar sin hablar con los ayuntamientos y el Gobierno regional, para “tener más capacidad de convencimiento” sobre ellos. “Quiero ver a todos los alcaldes para hablar de licencias, planes y de esas listas de espera que ralentizan la puesta en marcha de los negocios”, dijo.

‘En la CEOE hacía falta un carácter fuerte como el de Lorenzo. Ha sido un fenómeno’

El presidente de la CEOE en Cantabria, se mostró de acuerdo con la integración de Sodercan en la Consejería de Industria, a diferencia de lo que ocurrió en la anterior legislatura cuando estaba adscrita a la Vicepresidencia, e incidió en las dificultades que suele haber para nombrar directores generales en las consejerías tras las elecciones, por lo que se prestó a colaborar: “Nosotros sugeriríamos alguno si tenemos una buena opción y nos dejan, pero no porque queramos meter nadie de la CEOE”, aclaró.


‘Al sector de la construcción le hace falta profesionalizarse’

U no de los sectores que más dificultades está encontrando para dejar atrás la recesión económica es la construcción. La escasa inversión pública de los gobiernos central y regional  está obligando a las empresas locales del sector a disputarse a la baja los pocos proyectos que se materializan. “Si tú tiras una chuleta a siete lobos hambrientos, se despedazarán entre ellos”, comparó Conde.

El presidente de la CEOE-CEPYME destacó que los precios temerarios que la administración pública admite en las adjudicaciones repercuten negativamente sobre el resultado final. “Si el periodo de vida de una obra es de 15 o 20 años, lo que va a ocurrir es que, a estos precios, la vida solo va a ser de tres o cuatro años”, advirtió.

En este sentido, el gerente de Soningeo trata de convencer a las administraciones de que no se pueden hacer contratos por debajo de un precio “lógico”, y pidió sacar conclusiones de lo ocurrido en los últimos años, para saber si lo ocurrido ha sido bueno o no para la propia Administración contratante.

El empresario se sirvió del País Vasco como ejemplo a seguir, por su “brutal” capacidad para hacer obras, y subrayó que son las empresas vascas las que se adjudican prácticamente la totalidad de los proyectos de su comunidad.

Conde no se caracteriza por la ambigüedad y también fue crítico con su propio sector. Aseguró que “a la construcción le hace falta profesionalizarse”, y dijo que “no se recupera porque no se pone manos a la obra”. Además, ofreció una vía de salida para empresas y trabajadores del sector que hayan podido quedar fuera de juego: las explotaciones forestales, sin precisar demasiado en cómo se podría hacer esta reorientación profesional.


Cantabria 2030

El compromiso de la CEOE con el futuro  de la región se materializa en la elaboración del plan Cantabria 2030, una hoja de ruta diseñada por el empresariado local, con el propósito de establecer nuevas líneas de trabajo y favorecer el crecimiento de la región.

El Plan ofrece cuatro ‘palancas de transformación’. La primera se refiere a las infraestructuras y al equilibrio territorial, unas carencias que el acuerdo entre el presidente Pedro Sánchez y Miguel Ángel Revilla puede ayudar a resolver, en opinión de Conde.

Las medidas que propone la patronal  son, más o menos, las recién comprometidas por el Gobierno central y pasan por la conexión ferroviaria entre Santander y Madrid para reducir el tiempo de viaje; la elaboración de un estudio informativo para mejorar la línea de tren entre Santander y Bilbao; la puesta en marcha del polígono industrial de La Pasiega; y el pago de las deudas pendientes del Estado con Cantabria por las obras de ampliación del Hospital Valdecilla, entre otras cuestiones.


Integración: ‘Yo quiero que en el Comité esté Ángel Cuevas’

Enrique Conde no dejó de responder a las críticas de quienes creen que no ha procedido a la integración del sector perdedor de las elecciones en los órganos de dirección de la CEOE: “Siempre he dicho que no vamos a hacer una integración, porque ya estamos integrados”, explicó rotundo.

Sí echa en falta la presencia de un representante de la patronal de hostelería, la más numerosa de la región, y que ahora no está presente en el Comité Ejecutivo. Aseguró que su intención es que entre, y reconoció haber mantenido contactos en tres ocasiones con su presidente Ángel Cuevas, con el que dijo tener “una estupenda relación”, y haberle propuesto estar en el Comité Ejecutivo. “Yo quiero que esté el presidente”, añadió, dejando implícito que no contaba con Emérito Astuy, que fue su rival en las recientes elecciones de la CEOE y la persona en la que habían pensado los hosteleros como representante en el Comité.

Conde felicitó a Cuevas por su reelección al frente de la Asociación de Hotelería. “Yo creo que ha hecho muy bien presentándose a la reelección porque es muy buen presidente”, dijo.

Tampoco dejó de recordar que en el nuevo Comité Ejecutivo de la CEOE están los presidentes de otras asociaciones sectoriales importantes, como los de Coercan, la construcción o el transporte.


En lo que queda mucho por avanzar, según el gerente de Soningeo, es en resolver  “el desequilibrio brutal” que hay entre la “Cantabria de la costa” y la “Cantabria del interior”.  Según Conde, no se está sabiendo obtener el rendimiento que se podría sacar a sectores como el surf, la espeleología o las actividades turísticas que se desarrollan en el pantano del Ebro. “Tú te vas a otras comunidades autónomas que son competencia tuya y ves que sí lo aprovechan”, dijo.

‘No podemos estar sin hablar con los ayuntamientos y el Gobierno regional’

Admitió que, en lugar de competir con regiones como País Vasco, una de las alternativas podría pasar por establecer sinergias con ellas, “porque nos necesitan”.

Otra de las palancas del plan Cantabria 2030 es la innovación y el emprendimiento. En su intervención, informó de que CEOE está preparando unas vías de actuación en sectores no tradicionales y en la búsqueda de inversiones. “Fuera hay gente con dinero y hay que vender las bondades de esta región y de sus profesionales”, expuso.

APROBADOS LOS PRESUPUESTOS DE LA CEOE- Apenas dos meses después de ser elegido, Conde tuvo que someter a votación la memoria de 2018, que ha tenido un superávit de algo más de 200.000 euros, y los presupuestos de 2019, en el que se presumen unos ingresos de 1,3 millones de euros y resultados parecidos. Ambos fueron aprobados por unanimidad. En la foto, Conde con los vicepresidentes Gema Coria y Javier Rodríguez, y con Gregorio Izquierdo, asesor de CEOE España, que ofreció una charla.

Enrique Conde alertó también de las carencias que las compañías cántabras están detectando en la formación de los trabajadores. “Ni la gran empresa ni la pequeña están conformes”. El presidente de la CEOE relató su propia experiencia. “He tenido que fichar hace poco a un profesional y formarle directamente, algo que no había hecho desde que empezamos con la empresa” y centró sus críticas en la jibarización de la FP Dual, que ahora apenas ofrece medio centenar de alumnos por año a las empresas “probablemente los que necesitaría por sí sola una sola de las empresas que está hoy en esta charla”, dijo refiriéndose a Solvay. Unos números, a su entender, muy insuficientes.

Reciba la revista de cada mes en su domicilio
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cerrar
Cerrar