A fondo

‘Si tuviésemos La Pasiega ya, mañana habría cuatro empresas solventes pidiendo suelo’

Jaime González, presidente de la Autoridad Portuaria

Nuevo Lexus UX

‘Si ya estuviese hecha la ordenación urbanística del polígono del Llano de la Pasiega, mañana tendríamos cuatro empresas de absoluta solvencia pidiendo parcelas de entre 120.000 y 25.000 metros cuadrados”. Jaime González, presidente de la Autoridad Portuaria de Santander está convencido de que su emplazamiento y la condición de Zona Franca resultan absolutamente atractivos “para muchísimas empresas”. Este futuro polígono, cuyo proyecto quedó paralizado con la crisis y que ahora se ha reactivado, es la pata que necesita el Puerto para consolidar las líneas regulares internacionales y puede convertir a Cantabria en el punto de distribución para la Península de muchas multinacionales.


Con la obra del Muelle 9, las modificaciones del perfil portuario de la capital cánrtabra prácticamente llegan a su fin. Después de siglos de rellenos en la Bahía que han desecado unas 2.000 hectáreas, y de reformas de menor entidad de los muelles, el actual presidente, Jaime González, cree que no cabe darle más mordiscos a la lámina de agua y descarta el proyecto heredado de rellenar la Dársena Sur. El objetivo ahora está tierra adentro, en el Llano de la Pasiega (la mies de Parbayón), que tiene 2,8 millones de metros cuadrados, y para los que González propone un gran área logística.

Frente a las alternativas de algunos puertos competidores a Oriente y Occidente, que se han endeudado por cantidades que llegan a alcanzar los 800 millones de euros, el de Santander tiene propuestas mucho más modestas pero que considera más realistas.

Vigo ha gastado 391 millones de euros en hacer un puerto exterior; La Coruña ha empleado algo más de 800 en hacer el suyo; y el Superpuerto de Gijón ha costado más de 1.100, llevando a la quiebra a su Autoridad Portuaria, que ahora está obligada a devolver 200 millones a la Unión Europea. Frente a estas cantidades o a lo construido en Bilbao, que además va acometer un gran espigón central que le permitirá competir con Santander en tráfico de coches, el puerto cántabro ha hecho inversiones muy modestas con las que se ha defendido, pero las circunstancias van a ser más difíciles a partir de ahora, porque las autoridades vascas ya han conseguido un acuerdo con Madrid para una circunvalación férrea hasta el puerto de Bilbao (la Variante Sur), con triple ancho de vía: ibérico (Renfe), métrico (Feve) e internacional.

A su vez, por el Sureste se pretende crear el Corredor del Mediterráneo, hasta Algeciras, que basculará el desarrollo económico hacia la mitad Este de España.

Ante un panorama tan poco esperanzador, Jaime González expuso en la UIMP una estrategia para reafirmar el papel del Puerto de Santander aprovechando la ubicación de la región, situada en el centro de la Cornisa Cantabria. Dado que el Puerto no puede disponer de más espacios, salvo la puesta en uso de los antiguos terrenos de Campsa (hay otro que se utilizará para el recrecido de Coated Solutions Santander, que creará 200 empleos), sus ojos están puestos en el Llano de la Pasiega, una gran reserva de suelo situada en un emplazamiento óptimo para usos logísticos, ya que está muy cerca del eje de las autovías del Cantábrico y La Meseta.

Un centro logístico nacional

“Queremos convencer a 25 marcas internacionales de productos de gran consumo para que se instalen allí”, confesó González, además de tratar de llevar a operadores logísticos tan importantes como la naviera CdLN, que ya tiene una línea con Santander, XPO (la antigua Gerposa), Renfe, Transfesa, Comsa, Schenker… Si se consigue que algunas multinacionales abastezcan sus centros de distribución en el país desde Parbayón, a donde llegarían por ferrocarril desde el Puerto de Santander (ya hay un compromiso de Fomento para el desdoblamiento de vía), prácticamente se formará un eje industrial continuo entre Santander y Torrelavega y Cantabria se convertiría en un punto clave en la logística nacional, como ya lo es para algunas cadenas de supermercados e hipermercados.

La iniciativa se aborda en colaboración con el Gobierno de Cantabria, que es el que tiene la competencia para desarrollar la redacción del Proyecto Singular de Interés Regional (PSIR) en el Llano de la Pasiega, ahora en fase de licitación. Teniendo en cuenta los trámites que aún restan, las obras para la construcción del polígono industrial podrían iniciarse en dos o tres años. “Si lo tuviésemos ya, cuatro empresas de absoluta solvencia estarían dispuestas a pedir suelo mañana”, asegura contundente González.

Una vez concluido, se producirá otro efecto: la posibilidad de recuperar el Polígono de Raos para el Puerto, puesto que la mayoría de las actividades que allí se realizan no tienen relación directa con los tráficos portuarios. Esas actividades podrían ser trasladadas, previa negociación, al polígono de La Pasiega.

Jaime González tiene otros proyectos para el puerto que no dependen del ferrocarril, como una terminal de productos frescos destinados a Inglaterra, en alianza con Brittany Ferries; un centro de consolidación de piezas de coches para su envío conjunto; otro de servicio de mantenimiento y reparación para los parques eólicos marinos o la creación de una escuela permanente sobre transporte marítimo ro-ro (embarcado sobre ruedas), con titulación propia.

Reciba la revista de cada mes en su domicilio
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nuestra web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en cualquier momento.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Close